25th de February de 2021
OPINIóN Coronavirus
18-05-2020 14:23

Cómo desarmar la ayuda a la economía cuando finalice la pandemia

El panorama es complicado, el Estado no puede hacer oídos sordos al pedido de alivio de los contribuyentes pero la respuesta es poca, no hay mucho con qué poder darla.

18-05-2020 14:23

La Cámara de Diputados, debutando en las sesiones de tipo virtual, sancionó la exención del pago del Impuesto a las Ganancias para trabajadores de la salud y de los que trabajan en seguridad. Por otro lado, a través de otro proyecto se trata de reducir, transitoriamente, la alícuota del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y del Impuesto a los Débitos y Créditos Bancarios, para las actividades de hotelería y gastronomía, que como otras han sido muy golpeadas por la cuarentena sanitaria. La ayuda del Estado parece siempre que es insuficiente, hay un “delay” entre lo que necesitan los contribuyentes y lo que va ofreciendo de a poco el Estado a partir del 20 de marzo en que comenzó la cuarentena. Los recursos del Estado son limitados, y en el caso de Argentina extremamente limitados. Provienen de la magra recaudación tributaria, que será mínima al no haber actividad económica; se nutre principalmente de la emisión monetaria, que algún día va a pasar la cuenta con la inflación; y de endeudamiento externo que hoy en nulo estando a las puertas de otro default. El panorama es complicado, el Estado por un lado no puede hacer oídos sordos al pedido de alivio de los contribuyentes pero, por el otro, la respuesta es poca, no hay mucho con qué poder darla. Bajo este panorama, qué puede suceder en el momento que la pandemia pase, cómo se desarmará la batería de ayuda oficial que le ha otorgado el estado a las empresas y a las personas de un día para otro, a pesar que no sea para ellos la suficiente. 

La historia tributaria de los últimos 5 años: de la teoría del derrame a la economía de la ebullición

Los comienzos:

En el año 1984 en el primer gobierno de la vuelta a la democracia de Alfonsín comenzó, a través de las cajas del Plan Alimentario Nacional (PAN), el primer plan organizado de ayuda alimentaria en el país. Más tarde, en el año 1989, Menen instauró el plan conocido como del Bono Solidario, y un año después se puso en marcha en Buenos Aires el Plan Integral Alimentario y Solidario (PAIS); luego apareció a nivel nacional el Plan Trabajar, y así continuaron los planes que cada vez incorporaban a más habitantes y necesitaban de más recursos. Con la crisis del 2001, en donde más de la mitad de la población cayó por debajo de la línea de la pobreza, se sucedieron el programa Jefes y Jefas de hogar destinándose capas de más presupuesto para cubrir la alimentación de la población. Más cercano en el tiempo apareció la Asignación Universal por Hijo,que posteriormente en el 2016 también incorporó al beneficio a los hijos de los pequeños contribuyentes (Monotributistas).

De esta manera. A lo largo de 37 años se fueron consolidando diferentes planes que en la actualidad de destinan a una gran parte de la población.