domingo 24 de octubre de 2021
OPINIóN Elecciones 2021
21-09-2021 08:00
21-09-2021 08:00

Macro mata relato

Con una coyuntura marcada por el COVID-19, el Gobierno no pudo responder a las expectativas de los argentinos. El país tuvo un pésimo desempeño económico y un cuestionable desempeño en el área sanitaria.

21-09-2021 08:00

Debo comenzar el artículo diciendo que la realidad económica que recibió el Gobierno de Alberto Fernández era realmente mala. El Gobierno de Mauricio Macri dejó todas las variables macroeconómicas sumamente deterioradas.

Sintetizando, una situación interna y externa delicada. Una economía en estanflación con una deuda externa impagable. Justamente fue esa mala situación económica lo que le hizo perder las elecciones presidenciales del 2019. Más allá del relato sobre la apertura e integración al mundo, la lucha contra el narcotráfico, pobreza 0 y la unión de los argentinos, la mala situación macroeconómica fue lo que determinó su derrota electoral.

Siempre que asume un nuevo Gobierno, la esperanza se renueva. Esto sucedió cuando la coalición del Frente de Todos (kirchnerismo duro con Alberto como mascarón de proa) asumió las riendas del país. Con una coyuntura marcada por el COVID-19, el Gobierno no pudo responder a las expectativas de los argentinos. El país tuvo un pésimo desempeño económico y un cuestionable desempeño en el área sanitaria. Además de verse envuelto en diversos escándalos de índole moral, que junto a lo mencionado anteriormente terminaron de restarle seriedad y confianza a este Gobierno.

Cambios en el gabinete: ¿fractura o sometimiento?

Nuevamente, la mala situación económica es lo que definió la tremenda derrota en las PASO a nivel nacional que sufrió el Gobierno la semana pasada. Post-PASO el panorama se agrava ante la falta de seriedad institucional del kirchnerismo para asumir la derrota e intentar desestabilizar al Presidente de la Nación. Aquí la única víctima es el pueblo argentino que queda supeditado a los caprichos de la coalición de turno. Alberto cuando asumió ir en la fórmula con el aparato kirchnerista sabía a lo que se exponía: “Ahora hágase cargo”.

Volviendo al plano económico, la situación económica es realmente preocupante, quizás peor que la heredada. Esta coalición ha llevado la inflación, la pobreza, la indigencia y consecuentemente el gasto social a récords históricos, constituyendo estas variables un círculo vicioso del cual el Gobierno no sabe cómo salir. El problema es que en vez de focalizarse en la producción y en la generación genuina de empleo, siguen las mismas recetas que nos han traído a esta realidad: controles excesivos del Estado, presión impositiva, confrontaciones sin sentido, emisión monetaria y elevado Gasto social. Además de protagonizar situaciones que rozan la inmoralidad y la corrupción, como por ejemplo “el vacunatorio vip”, “Victoria Donda usando fondos estatales para arreglar con su empleada doméstica”, “Ischi declarando usar ambulancias para acciones dudosas”,  o imágenes del Presidente celebrando un cumpleaños en plena pandemia. 

Frente a estos problemas, no se ve ningún plan serio para solucionar los problemas estructurales de la Argentina. Por el contrario, se siguen profundizando medidas y confrontaciones que no generan soluciones a los problemas de la gente. Cada día es más complicado vivir en el contexto que ellos han generado. Siguen apostando a una épica pasada que cada vez menos gente cree y a un relato que se vuelve incoherente cuando lo contrastamos con la realidad.

Era la moderacion, estúpido

Lamento decir que el “peronismo” como lo entiende la coalición gobernante ha dejado de ser el partido de los trabajadores, simplemente porque en Argentina falta cada vez más el trabajo. Se ha convertido, absorbido por el kirchnerismo, en el partido de las organizaciones sociales, unos pocos sindicalistas y un puñado de funcionarios y militantes fanáticos (como la docente de la Matanza). Y cualquiera que desnude esta realidad es considerado un traidor, desde su forma de entender la política. La lógica kirchnerista es simple: se es esclavo o traidor.

Ya no existe redistribución del ingreso, ni ampliación de derechos. En Argentina lo que hay es cada día menos producción, menos empleo, más inflación, más pobreza y más desesperanza. Las ayudas sociales con las que intentan tapar la deplorable situación económica son ya insuficientes, dados los niveles de inflación que tiene este país. Si están emparejando, lo están haciendo para abajo. Cada día que pasa somos todos y todas un poco más pobres.

No hace falta agregar que Argentina arrastra una recesión profunda. Su PBI ha caído más de 15 puntos porcentuales durante los últimos 3 años, con niveles de inflación récords. Para ser más técnicos económicamente lo que atraviesa Argentina hace una década es una profunda estanflación (recesión + inflación). Como di a entender al comienzo del artículo es nuevamente el “kirchnerismo” más duro y puro quien gobierna, detrás de un mascarón de proa llamado “Frente de Todos”. Es fácil notar esto ya que la línea ideológica del Gobierno es la marcada por Cristina Kirchner y “La Cámpora”.

  • Argentina tiene la inflación acumulada más alta del mundo durante los últimos 37 años (excluyendo a Venezuela).
  • Argentina en 2019 tuvo la tercera inflación más alta del mundo (54%) después de Zimbabue y Venezuela.
  • Argentina promedia un 36% de inflación durante los últimos 11 años (2010 - 2020).
  • Argentina lleva durante 2021 una inflación acumulada del 23% para el primer semestre (ene21 – jun21) y exhibe una tasa del 52% para la inflación anualizada a julio 2021. Claramente se ve la continua aceleración de esta variable.
  • La inflación del 2021 terminará entre el 47% y el 52%, si todo va por caminos normales. Aunque podría ser peor si se devalúa el peso argentino después de octubre o continúa el proceso de descongelamiento tarifario. O deciden realizar una fuerte expansión fiscal basada en emisión monetaria.

Un gabinete para una democracia de cuarta

Con estos datos económicos es fácil entender la tremenda derrota electoral que sufrió el oficialismo en las PASO de la semana pasada. El relato se les cae a pedazos al contrastarlo con la realidad macroeconómica del país. Como le pasó a Macri: MACRO MATA RELATO. Argentina tiene serios problemas económicos, que ninguno de los dos partidos que han gobernado durante la última década han sabido resolver. Por el contrario, ambos los han profundizado.

Se precisa retomar un camino racional, con objetivos claros a mediano y largo plazo, basados en la producción, la industria, las Pymes, el empleo y la educación. Pilares básicos de cualquier país que quiera prosperar. Debe quedarle claro a todos los argentinos y argentinas que este es el único camino para crecer y desarrollarse. Es el único camino para lograr estabilidad macroeconómica y mejorar la vida de los argentinos. En poco tiempo les toca a los argentinos y a las argentinas elegir representantes. Es una elección importante para el futuro del país. Es momento de reflexionar.

El electorado respondió "esta no es la vida que queremos"

Me gustaría dejar 5 reflexiones políticas sobre las PASO de la semana pasada.

  1. La derrota electoral del oficialismo es totalmente merecida y entendible. No han sabido responder a las expectativas de la gente. Con sus políticas continúan generando una Argentina cada día más pobre e injusta, mientras se preocupan por cuestiones judiciales para favorecer a una sola argentina.
  2. “Juntos” ha sabido capitalizar el mal desempeño del Gobierno con candidatos moderados que muestran racionalidad y empatía. Pero no deben confiarse, porque las mismas personas que le dieron la espalda a Mauricio Macri y a “Cambiemos” en 2019 son quienes hoy le dan la amplia victoria a nivel nacional. No deberían repetir errores del pasado si en algún momento les toca gobernar nuevamente. 
  3. El Partido Justicialista debe repensarse por fuera del kirchnerismo. Hay gente valiosa en el Peronismo, pero el kirchnerismo los expulsa. Tengo la seria convicción que el kirchnerismo no es Peronismo, ni representan los valores del partido Justicialista. Ideológicamente ellos defienden a personajes como Chávez ó Maduro, y eso no es Justicialismo. Lamentablemente, el kirchnerismo duro, a base de poder político y caja ha absorbido al PJ, a tal punto que pretenden que Máximo Kirchner llegue a ser Presidente de este país. El Justicialismo debe actuar y reaccionar ante los avances prepotentes de un grupo minúsculo llamado “La Cámpora”.
  4. Personalmente, veo el futuro del país bajo el Gobierno de una coalición de gente racional y con experiencia en la gestión. Buenos valores de “Juntos” y buenos valores del “PJ”, excluyendo por completo de cualquier función pública a funcionarios del ala dura del kirchnerismo, fácilmente identificables. Esta coalición debe tener una buena relación con los medios de comunicación, respetando la libertad de prensa.
  5. Como en toda economía, hay ciclos. Argentina va a estar mejor, va a volver a crecer,  siempre y cuando no tengamos al mando a políticos ideológicamente alineados con ideas castristas-chavistas. Venezuela ya no tiene ciclos económicos. La decadencia es continua y profunda, gracias a Chávez y a Maduro.

 

* Juan Marcos París. Licenciado en Economía (Universidad Nacional de Mar del Plata). Mg. Comercio Internacional y Mercados Emergentes (Universitat de Barcelona).