domingo 02 de octubre de 2022
OPINIóN Columna de la UB

La importancia del ecoturismo y el ejemplo de los Esteros del Iberá

Su bioma combina pastizales, selvas en galería, bosques secos y montes húmedos, en tonos verdes, ocres y amarillos… Y todo se puede observar en un mismo paseo.

08-02-2022 15:10

Un total de 830 kilómetros separan a Buenos Aires del Portal Laguna de Iberá, acceso Sudeste, para ingresar a los maravillosos Esteros del Iberá. Desde Mercedes, ciudad cabecera de este ingreso, debemos aventurarnos a transitar 40 kilómetros de asfalto y otros 80 de tierra y ripio. El camino no es fácil, tampoco imposible, pero lo que nos espera bien vale la pena el esfuerzo. Al final de esta ruta, se arriba a Colonia Carlos Pellegrini, el pueblo que supo crecer al ritmo del turismo.

Colonia Carlos Pellegrini creció significativamente a partir de 1983, con la creación de la Reserva Natural Provincial Iberá. Desde 1985, emprendimientos privados desarrollaron iniciativas turísticas, comprendiendo el potencial de esta región. Así, con el impulso de leyes provinciales y nacionales, la creación de la Reserva Provincial y el Parque Nacional Iberá, el turismo se ha incrementado en forma constante y ahora se va recuperando con ritmo sostenido luego de la pandemia. De hecho, reciben visitantes de todo el mundo.

Esteros del Iberá: 48 horas para descubrir este paraíso natural

El pueblo, una pequeña pero próspera localidad de fuerte identidad correntina, ofrece al turista todo lo que necesita para descubrir esta magnífica geografía y encontrarse con su cultura. Hay variadas opciones de alojamiento, cabañas, casas rurales y hosterías, todas rodeadas de exuberante naturaleza. El personal que trabaja en la hospitalidad está preparado para brindar información, servicio y amabilidad a los viajeros.

Los guías son un punto fuerte en el lugar. Muchos jóvenes de Colonia Carlos Pellegrini, con amplios conocimientos de flora y fauna, capacitados en la carrera de Guarda parques en la Universidad Nacional del Nordeste, comparten sus saberes y experiencia en los paseos que proponen, en lanchas, safaris fotográficos diurnos y nocturnos, caminatas, trayectos en 4 x 4, cabalgatas y charlas educativas en el Centro de Interpretación Iberá, donde diariamente se lleva a cabo la tarea de divulgar, valorar y proteger la riqueza natural del parque.

Los Esteros del Iberá, un destino único en el corazón del litoral

¿Y que encontramos en los esteros que los hacen tan únicos? Es un extenso humedal que abarca unos 12.000 kilómetros cuadrados, en la provincia de Corrientes. Su bioma combina pastizales, selvas en galería, bosques secos y montes húmedos, en tonos verdes, ocres y amarillos… Y todo se puede observar en un mismo paseo. Además de esta riqueza paisajista, tenemos garantizado el avistaje de animales silvestres como carpinchos, yacarés, corzuelas, ciervos de los pantanos, lobitos de rio, pecaríes, osos hormigueros e infinidad de aves, una más colorida que otra, de tamaños tan diversos, como garzas gigantes y guacamayos, hasta pequeños colibríes.

El ecoturismo constituye una de las actividades económicas más importantes para revalorizar y dar a conocer áreas protegidas. Es también una herramienta valiosa para fomentar las economías locales, buscar un modelo de desarrollo en el que los pueblos puedan liderar su propio proyecto y los jóvenes permanezcan en sus lugares de origen, capacitándose y gestionando junto a toda la comunidad los planes de acción que se propongan, con la ayuda de municipios y gobiernos provinciales.

Un viaje al corazón de los Esteros del Iberá

Muchos emprendedores privados también capacitan en forma solidaria a familias locales en distintos oficios como costura, telar y artesanías, para que puedan ofrecer sus producciones al turismo. Estos proyectos autosustentables hacen que la comunidad se involucre, se entusiasme y apropie orgullosamente del proyecto que comparten con los visitantes.

 

* Paula Flores, profesora de la Escuela de Hotelería, Gastronomía y Turismo de la Universidad de Belgrano.