viernes 24 de septiembre de 2021
OPINIóN
04-08-2021 12:44
04-08-2021 12:44

Educación y salud públicas: hablemos en serio

Con hacer un recorrido por los diversos establecimientos, tanto en la PBA como en CABA, podremos corroborar aquello que lamentablemente predomina.

04-08-2021 12:44

En el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) un eje que enfrenta a las dos coaliciones que protagonizan la escena político-partidaria, se centra en la educación y la salud. El énfasis colocado en la necesidad de mejorar la calidad educativa en escuelas primarias y secundarias y la calidad sanitaria en los hospitales, no es un tema exclusivo de la agenda argentina en pandemia, los diferentes gobernantes que fueron ocupando sus cargos en la Provincia de Buenos Aires (PBA) y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) prometen hace décadas mayor inversión para mejorar la educación(mejoras en la calidad edilicia, en cuanto a contenidos académicos y en relación a las condiciones bajo las cuales trabajan los docentes) y la salud (mejoras en la calidad edilicia, en cuanto a insumos y tecnología y en relación a las condiciones bajo las cuales trabaja el personal de la salud).

Las dos coaliciones que protagonizan las escena político-partidaria, son, la opositora Cambiemos, más tarde llamada Juntos por el Cambio (hoy rebautizada Juntos en algunos distritos) y la oficialista Frente de Todos (nueva nomenclatura del Frente para la Victoria a partir de 2019).

Pandemias y el origen de nuestro sistema de salud

La coalición opositora fue conformada desde su génesis por tres partidos, Propuesta Republicana (Pro), Unión Cívica Radical (UCR) y Coalición Cívica (CC). Luego de una interna en la coalición, que dio ganador a Mauricio Macri del Pro, Macri pudo ganar la presidencia en 2015 y su partido supo hegemonizar poder dentro de la coalición. Por su parte, el Frente para la Victoria (FPV) fue la nueva nomenclatura adoptada por el peronismo luego de la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia en el año 2003. A partir de ese momento, el FPV gobernó sin pausa hasta el 2015 (cediéndole Néstor Kirchner el bastón presidencial en 2007 a Cristina Fernández de Kirchner (CFK) y manteniéndose ésta en el poder hasta 2015 tras ser reelegida en 2011).

Escuchamos como el actual gobernador de la PBA, Axel Kicillof, junto al resto del Frente del cual forma parte, responsabilizan del ultra deteriorado estado de la educación y la salud públicas bonaerense a la coalición opositora, tras los 4 años de gobierno de María Eugenia Vidal. Escuchamos como el actual jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), Horacio Rodríguez Larreta del Pro, coloca de relieve una y otra vez a la educación como único modo de salir de la crisis estructural que atraviesa la nación argentina. Y presume gestionar una salud pública de categoría.

Ahora bien, si queremos hablar en serio sobre el estado de situación de las escuelas primarias y secundarias y de los hospitales públicos, tanto en la PBA como en CABA, solo debemos hacer un recorrido por los diversos establecimientos para corroborar aquello que lamentablemente predomina. En la PBA y CABA, la mayoría de los establecimientos escolares públicos no cuentan con calefacción, y aquellos que tienen estufas, en su mayoría no funcionan.

Una visión contraria a la educación pública

Los comedores suelen improvisarse colocando caballetes y sillas en corredores o pasillos de los diferentes establecimientos; baños, patios, bibliotecas solo pueden mantenerse dignamente si la cooperadora de cada escuela logra reunir los recursos necesarios; y las computadoras, tan importantes para los avances de la educación que tanto debemos perseguir, datan de 15 o 20 años de antigüedad. En los hospitales públicos de la PBA y de CABA la situación no es mucho más auspiciosa, en la provincia varios hospitales funcionan como salitas donde faltan los insumos más básicos, y los hospitales más agraciados también carecen de los insumos y tecnología más elementales, mientras las condiciones edilicias van de deplorable a aceptable.

En CABA la situación es un poco mejor, pero no tanto, será por eso que la mayoría de los porteños acuden a la salud privada; la falta de insumos básicos, las largas filas y demoras de meses para poder obtener turnos, y las condiciones edilicias de los hospitales porteños también dan que hablar. Aún falta revelar algo más, si queremos hablar en serio del estado de situación de la educación y la salud públicas en la PBA y en CABA, los docentes y el personal de salud cobran salarios magros, en su mayoría no logran superar la línea de pobreza que hoy se ubica en un ingreso para una familia tipo de $66.488 (fuente INDEC). Así, la gran mayoría de quienes velan por nuestra vida y por la calidad de vida de nuestros niños y adolescentes no logran llegar a cubrir la canasta básica total.

Reflexiones sobre la salud pública en tiempos de pandemia

¿Saben cuánto tiempo gobernó el peronismo en sus diversas variantes en la PBA? Casi 30 años. Solamente 4 años, desde diciembre de 1983 hasta diciembre de 1987, gobernó un dirigente radical, Alejandro Almendáriz, y desde diciembre de 2015 a diciembre de 2019 gobernó 4 años una dirigente del Pro, María Eugenia Vidal. Los casi 30 años restantes, y en orden de llegada, la PBA fue gobernada por dirigentes peronistas (Antonio Cafiero, Eduardo Duhalde, Carlos Ruckauf, Felipe Solá, Daniel Scioli, y desde diciembre de 2019 hasta la actualidad Axel Kicillof). Sin embargo, la responsabilidad de la pésima situación educativa y sanitaria parece deberse a los últimos 4 años de gobierno Pro.

¿Saben cuánto tiempo gobernó el Pro en CABA? 14 años. La fórmula del Pro de Mauricio Macri- Gabriela Michetti superó a la fórmula de Daniel Filmus-Carlos Heller del FPV en junio de 2007. En 2011 Macri presentó su candidatura del Pro para ser reelegido junto a su compañera de fórmula María Eugenia Vidal y pudieron vencer a los kirchneristas Daniel Filmus-Carlos Tomada. En 2015 venció nuevamente el Pro en la ciudad porteña con la fórmula Horacio Rodríguez Larreta-Diego Santilli en una segunda vuelta electoral contra Martín Lousteau-Fernando Sánchez, de Energía Ciudadana Organizada (Eco), dejando en un tercer puesto a Mariano Recalde-Leandro Santoro del FPV. En 2019 vuelven a ser reelegidos los candidatos macristas Horacio Rodríguez Larreta-Diego Santilli, ya bajo la nomenclatura de Juntos por el Cambio, venciendo holgadamente a la fórmula Matías Lammens-Gisela Marziotta del ya rebautizado Frente de Todos.

¿Es la educación pública una prioridad en la Argentina?

Pregunto: ¿la educación y la salud públicas en el AMBA se encuentran en buenas condiciones? Muchos consideramos que no, y si bien la pandemia motorizó un mejoramiento de la situación sanitaria, aún se está lejos de lograr que la mayoría de los hospitales se transformen en nosocomios donde se trabaje y se atienda con la calidad requerida, y que los trabajadores de la salud reciban dignos salarios. Respecto a las escuelas públicas, se sigue manifestando un estado de deterioro lamentable, y cuando nos comunican sobre la importancia de acudir en pandemia a la escuela, pocos (o nadie) pueden negar sobre la importancia de acudir en pandemia a la escuela, pero sería decoroso que se considere que los niños, adolescentes y docentes que acuden a escuelas públicas están sufriendo lastimosamente el frío, estudiando con ventanas abiertas y sin calefacción, y que siguen trabajando con computadoras que datan de más de una quincena de años de antigüedad. Respecto al plan de computadoras para cada estudiante: un muy buen gesto que ya quedó en el olvido. Así se cura y se educa en la mayoría de hospitales y escuelas públicas de la PBA y CABA, y el que dude de esto, está invitado a corroborarlo.

 

* Sandra Choroszczucha. Politóloga y Profesora (UBA). www.sandrach.com.ar.