miércoles 30 de noviembre de 2022
OPINIóN Un asado y un curriculum vitae

Sergio Massa: ¿Ministro argenchino?

El ministro Sergio Massa antes de la hecatombe económica que se avecina, y producto de la voracidad fiscal del gobierno, hizo algunas gestiones para molestar a los argentinos que tienen depósitos en los EEUU, impulsando un acuerdo con la Secretaria del Tesoro, a través de la Internal Revenue Service (IRS), organismo homólogo de la AFIP.

18-11-2022 13:00

El ministro Sergio Massa antes de la hecatombe económica que se avecina, y producto de la voracidad fiscal del gobierno, hizo algunas gestiones para molestar a los argentinos que tienen depósitos en los EEUU, impulsando un acuerdo con la Secretaria del Tesoro, a través de la Internal Revenue Service (IRS), organismo homólogo de la AFIP. Luego éste invitó un asado a un grupo de legisladores de ese país que se encontraban de visita en la República Argentina, del que participaron el reconocido Senador por el partido Demócrata, Bob Menendez, y otros pares que curiosamente no renovaron mandato en estas últimas elecciones.

De dicha comida surgió un apoyo para que nuestro político con peor imagen presida el Banco Interamericano de Desarrollo. En efecto, Sergio Tomás, tal vez haciendo uso de su clásica venta de humo, habría salido a la búsqueda de un trabajo, un contrato o como se dice en la jerga “un laburo”; algo que preanuncia una no muy lejana renuncia. Esto último se vería reforzado luego que días atrás el funcionario manifestó: “Aspiro a mirar de lejos la batalla electoral”.

En las últimas horas se difundió también, a través del ministerio que lidera Massa, que la licitación y modelo de subasta del espectro 5G ocurrirá en el primer trimestre del año próximo. Esta es un área sensible en la que el régimen chino viene apostando fuerte en el país. En efecto, el gobierno aspira a recaudar 1,400 millones de dólares para incrementar las reservas; pero se debe tener particular cuidado, pues en caso de resultar éstos vencedores, dejaría el control de esta tecnología en manos de una dictadura que envía a la cárcel a minorías y disidentes.

En este orden de ideas, sería catastrófico para la seguridad nacional criolla y la integridad de todos los argentinos que la necesidad de satisfacer el gasto público desbordado lleve al ministro Massa a cometer un error irreparable que nos afecte a todos. No olvidemos que recientemente se difundió la versión sobre la presión de dicho régimen sobre funcionarios de Tierra del Fuego en relación a la construcción de un Polo Logístico Antártico que se construirá en dicha provincia. Si bien el responsable del área económica descartó tal posibilidad en un principio, no volvió a reforzar dicha posición frente a la nueva embestida. Este silencio se suma a que su cartera incluyó en el presupuesto nacional la posible compra de aviones de combate de procedencia china, conformándose un combo peligroso para nuestro país.

El Gobierno es el otro

La Vicepresidente Cristina Fernández en su búsqueda de una derrota digna que le permita ser la líder de la oposición y amortiguar los efectos judiciales, afirmó que “Voy a hacer lo que tenga que hacer para que haya un proyecto que nos devuelva la alegría”. Esta frase fue esgrimida como si no hubiera sido ella quien eligió al actual presidente, le indicó qué ministros designar y le trazó el rumbo tanto político como económico. Sin embargo llegó el momento de desmarcarse, volver a una clásica fórmula que tenían con su difunto marido; que es culpar a otros del desastre que fueron dejando en el camino. La falta de soluciones la ha llevado a focalizarse en la causa de “Los copitos” y la gran red de conspiradores que existen en su cabeza, sus seis grados con Kevin Bacon, el diputado Gerardo Milman, y el resto del macrismo. En efecto, en una serie de actos bochornosos, llegaron a meter presas a personas prácticamente al azar para satisfacer los caprichos del oficialismo; pero por suerte la Cámara de apelaciones puso un poco de orden a todo ese disparate.

Entre 40 países, la inflación de octubre subió en 36 y Argentina se llevó el podio
 

El tratamiento del presupuesto nacional ha sido la vidriera del momento que viven tanto el gobierno como la oposición. La quita del 20% de los subsidios a las tarifas va a impactar en más de 5,5 millones de hogares, y el 33% de los usuarios comenzaran a sentir la gestión de Sergio Massa a partir del 1ro de Noviembre pagando el aumento. Esto último debemos sumarlo al “jubileo” a las distribuidoras eléctricas que el ministro les regaló a sus socios políticos Daniel Vila y José Luis Manzano, para con CAMMESA. El déficit de las empresas del estado es de 5,600 millones de dólares, confirmando que no hay país productivo posible y con bajos impuestos si tenemos que alimentar a toda esta gente, contando los nuevos 11,000 empleados de planta permanente que ingresaron en 2020. Por el contrario, los fondos para educación se reducirán un 15% e incluyeron recortes a prestaciones por discapacidad; todo al tiempo que amagaban con hacer pagar a los jueces el impuesto a las ganancias y aprobaban un artículo para que los camioneros paguen una reducción en ese tributo. Es decir, el dinero de la política y los aliados no se toca. También se votó la “Tasa Milei” o Tasa de Seguridad de la Aviación, que ocurrió gracias all faltazo del “outsider” más caro de los últimos meses y su gente; siendo de esta manera muy funcional a los intereses de la casta que dice combatir.

Un mundo de armonía opositora

La reunión de los presidenciables de Juntos por el Cambio no tuvo armonía ni unidad. Cuando el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta llegó al encuentro para contarle a sus pares que está enamorado y quiere ir por la primera magistratura, se encontró con Mauricio Macri sentado en el centro de la mesa. El mensaje de los presentes era claro “El Líder es Macri”. Es obvio que más allá de las definiciones de Larreta, Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal; también se llevaron una sospechosa y casi evidente indefinición del ex Presidente.  La UCR tuvo su fiestita, consagraron al “Rulo” Martín Lousteau como precandidato a Jefe de Gobierno porteño, y le dieron un tremendo abrazo de oso a Horacio en ese evento. Mientras tanto, Macri apoyado en todo el caudal de votos de JxC presentó su libro, y dijo “Con el discurso progre cínico no nos corren más”, es decir, salió a comer parte de los votos de los extremos que le faltan. Por su parte Patricia, a modo de pacificar el espacio, le espetó en la cara a Felipe Miguel, número dos de la Ciudad de Buenos Aires “La próxima -que me ataques en los medios- te rompo la cara, conmigo no se jode’.

Ganó Lula en Brasil y Alberto no espero un segundo para ir a emboscarlo y sacarle la foto a quien lo criticó durante la campaña electoral en el país vecino. Luego vino el viaje a Francia, y tampoco se perdió el incomodo toqueteo a Emmanuel Macron. Desde luego que en ese encuentro debió condenar enérgicamente la invasión y al régimen de Vladimir Putin, pero cómo era de esperar eso no ocurrió. Esto sucede unos días después que los EEUU desplegó a la 101, desde la Segunda Guerra Mundial y casi al mismo que la Fuerza Aérea de Israel destruyó una planta de fabricación de drones iraní en Siria. Para cerrar, y como lo veníamos anticipando hace tiempo, el General Serguei Surovikin le rindió cuentas en vivo a su comandante Serguei Shoigu y este decidió la retirada de las tropas rusas de la ciudad capital Kherson y las localidades adyacentes sobre la margen derecha del río Dnieper; dando así por terminada la única conquista de relevancia rusa en territorio ucraniano.

Estamos a un ratito del comienzo del mundial, momento en que el país ya palpita la parálisis definitiva de la gestión, tiempo en que se taparán con goles las malas noticias políticas y económicas; todo ello hasta que nuestra selección quede afuera o se consagre campeona del mundo.