viernes 14 de mayo de 2021
POLICIA Homicidas simuladores
20-08-2020 17:30

Dos de cada diez femicidas alteran la escena para no ser detenidos

Según datos del Ministerio Público Fiscal Bonaerense los acusados simularon no saber qué había sucedido o tergiversaron los hechos. El caso de Lucrecia.

20-08-2020 17:30

Lucrecia Borda murió a golpes hace más de un mes en su casa de Florencio Varela. Su marido dijo que les habían entrado a robar y los delincuentes habían atacado a su esposa hasta matarla. Era mentira. Ahora, la justicia, ordenó su detención y lo acusa por el femicidio. En provincia de Buenos Aires, dos de cada diez femicidas fingió no ser el autor del crimen. 

Juan Monzón (53) salió a la calle y empezó a gritar que su esposa no se despertaba. Eran las cinco de la madrugada y todo era silencio en la calle 1149 al 1100 de la localidad de Ingeniero Allan, en el partido de Florencio Varela. El hombre dijo que tres ladrones, con guantes y la cara cubierta, habían entrado por la ventana de la habitación a robar. 

A él lo llevaron a la planta baja de la casa y con Lucrecia se habían quedado un par de ladrones, en la habitación de arriba. La golpearon y le produjeron la muerte. Después de robar 19 mil pesos que la pareja tenía guardado se fueron por la misma ventana por donde habían ingresado, todo según el relato de Monzón. 

Cuando la policía llegó estaba toda la casa revuelta y encontraron un bolso tirado en las inmediaciones de la propiedad con pertenencias de las víctimas. Ambos detalles fueron simulados por Monzón, según entienden los investigadores.

Dos semanas después del hecho, hasta los vecinos de Ingeniero Allan se manifestaron para pedir justicia por Lucrecia y seguridad en el barrio. 

Lucrecia Borda femicidio.20200820
Familiares de la víctima se manifestaron pidiendo justicia.

Pero el robo no existió y el homicida, resultó ser el que alteró la escena para simular una situación que estaba alejada de la realidad. Aunque este es una actitud que adoptaron dos de cada diez acusados de femicidio durante el primer semestre del año. 

Según el último informe del Ministerio Público Fiscal bonaerense, entre enero y junio del 2020, se cometieron 53 homicidios de mujeres en el contexto de violencia de género. En el 21 % de los casos, el femicida “simuló no saber qué había sucedido, tergiversó los hechos a través de su discurso y/o modificó la escena primaria del femicidio”. Mientras que la mayoría (36%) optó por irse del lugar del hecho.

Femicidios en cuarentena: el 43 % de las mujeres fueron asesinadas en Buenos Aires

Para los investigadores, el relato de Monzón no era del todo claro y generaba dudas. Había demorado en llamar a la policía, los supuestos ladrones no se habían llevado, por ejemplo, los celulares ni otros elementos de valor. Tampoco había marcas de pisadas o saltos desde la ventana por donde aparentemente habían ingresado. 

"Desde el inicio advertimos contradicciones en su relato. Se le tomó una declaración testimonial, en la que el relato tampoco cerraba, y finalmente, junto a otro elementos analizados por el grupo de Casos Especiales de la Policía Científica, se reforzó la hipótesis de que él la había matado y montado la escena", informó a Télam uno de los investigadores del caso.

Lucrecia Borda femicidio.20200820
Juan Monzón fue detenido acusado de asesinar a su esposa. 

El fiscal de la causa, Hernán Bustos Rivas, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 descentralizada en Florencio Varela, solicitó la detención del sospechoso, que hoy será indagado por el delito de homicidio agravado por existir una relación de pareja y por mediar violencia de género. 

Femicidio en Rosario: "Le cortó el cuello con un cuchillo", contó un vecino de la víctima

Lucrecia tenía 50 años, dos hijos y trabajaba en el hotel Alvear, del centro porteño. “Hoy nos tocó a nosotros. Era la luz de la casa. Era una mujer con muchos proyectos”, contó Andrés, su hijo, cuando aún no estaba claro lo que había pasado en esa casa. “Mi mamá tenía 16 años y mi papá, 18 cuando se conocieron y desde ahí no se separaron nunca. Se compraron su terreno, hicieron la casa, trabajaban como gastronómicos en dos hoteles distintos”, relató.

“Mi mamá era una persona muy alegre y amante de las plantas. Ahora tenemos que pagarle a un abogado para pedir justicia”, contó Andrés a FM Ayres. “Mi papá está destrozado por lo que pasó. Mi papá perdió a su compañera de vida y yo perdí a mi mamá. No podemos creer lo que le hicieron”. 

Ahora, es su papá el que está detenido acusado por el crimen de Lucrecia.

NGMC

En esta Nota