lunes 27 de junio de 2022
POLICIA Provincia de Córdoba

La increíble historia de la beba que una mujer compró por Facebook y pagó con dólares falsos

Fue encontrada en una casa de Villa Giardino. Sus padres viven en Cañuelas y la vendieron previa entrega de 500 mil pesos y un saldo que se pagó con 3.200 dólares falsos.

14-05-2020 22:30

Sofía llegó a un mundo convulsionado por una pandemia inesperada, aunque en el futuro eso será apenas un simple dato de color en su vida. Cuando sea grande alguien le contará esta historia. No faltará -seguramente- el que intente adaptarla a un formato televisivo, porque lo que le pasó no es algo que ocurra habitualmente.

El martes 28 de abril pasado Sofìa nació sin mayores complicaciones en el hospital de Ezeiza. Hacía rato que su mamá, Daiana F. (26), venía hablando con una mujer llamada Carolina Bakker (48), que reside en la localidad serrana de Villa Giardino, provincia de Córdoba.

Según fuentes del caso, se habrían conocido vía Facebook porque la madre biológica de Sofía y su pareja, identificada como Gustavo U. (45), estaban decididos a venderla.

Después de varias conversaciones habrían acordado el pago inicial de 500 mil pesos a modo de anticipo, que se realizó mediante varios giros bancarios. El saldo debían abonarlo en efectivo el día que Sofía dejara el hospital, aunque la operación se demoró varios días.

Recién este lunes se encontraron cerca de la estación de ferrocarril de Cañuelas, donde viven los padres de la recién nacida. La compradora llegó en una camioneta Chevrolet Tracker, acompañada de una mujer a la que supuestamente había contratado para realizar el viaje. 

2020 15 14 Villa Giardino Beba Sofia Cañuelas

De acuerdo con los voceros, Bakker saldó la deuda con dólares falsos. No está claro si eso fue lo que finalmente llevó a los padres biológicos a denunciar el caso o si efectivamente se arrepintieron, como confesaría después Daiana. En el relato inicial la pareja planteó la hipótesis de un robo y la mujer detalló que la supuesta ladrona la había ayudado mucho durante el embarazo, y que por esa razón había decidido elegirla madrina, según publicó el sitio infocanuelas.com.

La versión de los padres, plagada de contradicciones, llenó de dudas a los investigadores. Sin embargo, algunos datos eran ciertos. Por ejemplo, el lugar donde habían pactado encontrarse con la mujer que finalmente se llevaría a la beba. Los detectives revisaron las cámaras de seguridad y confirmaron que el encuentro existió. También pudieron obtener la chapa patente de la Tracker, una pista que terminó siendo clave a la hora de establecer el paradero de la menor.

Agobiada por las preguntas, Daiana cambió la versión inicial y terminó confesando el plan de venta, aunque dijo que se arrepintió a último momento y acusó a Bakker de haberse llevado a su hija sin su consentimiento. Los investigadores están seguros qué no le sacaron a su beba por la fuerza, sino que ella la entregó después del pago restante. En poder de su pareja, los policías secuestraron 3.200 dólares falsos y 2.000 pesos.

Los escalofriantes detalles del crimen que cometió el escribano en Morón

En ese momento lo importante era recuperar a la beba. En estos casos es clave avanzar en el menor tiempo posible. El fiscal de instrucción, Lisandro Damonte, siguió de cerca los avances en los días posteriores a la denuncia y este miércoles viajó a Córdoba, cuando finalmente la Policía dio con el domicilio en el que se encontraba Sofía.

No fue una tarea sencilla porque la camioneta no estaba a nombre de la mujer que se había llevado a la beba. Recién cuando pudieron ubicar a la conductora avanzaron en la pista que terminaría cerrando esta historia. 

Sofía estaba sana y salva en la casa de la familia Bakker. Una agente de la Policía de Córdoba salió a la calle con la criatura en brazos, en medio de un fuerte operativo policial.

Con apenas 15 días de vida, la beba fue subida a un patrullero. La Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia Córdoba (SENAF) dispuso que, al menos por ahora, quede bajo la guarda de una familia sustituta cordobesa. La apropiadora -al igual que los padres biológicos- terminó detenida.

“Yo le iba a salvar la vida”, alcanzó a decir antes de ser esposada.