lunes 26 de septiembre de 2022
POLITICA TENSIÓN OPOSITORA

Combatir o no dar excusas es el dilema que enfrenta posturas en Juntos por el Cambio

El intento de asesinato de Cristina Kirchner volvió a mostrar las diferencias, sobre todo puertas adentro del PRO. La división entre Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta gira en torno a cómo pararse frente al kirchnerismo. Juan López, titular del bloque de Diputados de Carrió, cruzó a la presidenta del PRO.

03-09-2022 22:23

Cada situación en la que en Juntos por el Cambio se ven obligados a tomar definiciones sobre cómo posicionarse frente al kirchnerismo afloran las grietas. Duros y moderados están cada vez más lejos de ponerse de acuerdo, con posturas que se van endureciendo semana a semana.

Los cruces más fuertes se dan en el PRO, con Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta en una pelea descarnada para llegar fortalecidos como candidatos presidenciales a 2023, pero terminan contagiando al resto de JxC.

El intento de asesinato de Cristina Kirchner de este jueves volvió a poner sobre el tapete esas diferencias. Unos sostienen que la división es por las convicciones sobre cómo hay que plantarse frente a la estrategia del oficialismo; otros, que solamente es para buscar sacar réditos proselitistas. 

Los movimientos de Bullrich obligarían a Larreta a endurecerse

¿Cuál sería esa diferencia de convicciones? Cerca de Bullrich explican que la diferencia de origen es que “todos quieren la paz social, pero algunos creemos que mientras esté el kirchnerismo es muy difícil”. “Ellos no te proponen un orden democrático, sino una lógica distinta donde vos sos un enemigo a vencer. Es antidemocrático que el Presidente acuse a la oposición, por eso la discusión es qué hacés cuando el otro, el kirchnerismo, te dice que te va a destruir”, argumentan. Y añaden: “Estamos de acuerdo con que la oposición tiene que ser mejor y más democrática que el kirchnerismo, pero ¿cómo lo hacés? Unos creen que cediendo ante eso y mostrándote distinto, y otros pensamos que hay que combatirlo hasta vencerlo, y una vez vencido consolidar el sistema democrático”. 

La visión combativa de Bullrich, claro está, choca con el larretismo y otros aliados del PRO, que consideran que en este período histórico “no hay que darle excusas para que se salgan del sistema”. “Estamos ante un fin de ciclo de ellos, hay que tener otra estrategia”, explican, para concluir que “el objetivo es que el ciclo termine con la menor cantidad de traumas posibles, tenemos que ir maniobrando”.

Bullrich y Larreta
Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta

Los movimientos de Bullrich, en ese sentido, obligan a Rodríguez Larreta a endurecerse. Las vallas en Recoleta tenían esa lógica y al final de la jornada en Uspallata creían que el balance era positivo. Cerca de Larreta saben que la dinámica los está obligando a mostrarse más duros, incluso saliendo de la zona de confort. Con una advertencia que da Federico Di Benedetto, estratega comunicacional: “Nunca perder la autenticidad”.

Las críticas de la titular del PRO fueron un baldazo de agua fría. El jefe de Gobierno porteño está convencido que detrás de cada uno de esos comentarios hay una especulación electoral y se lo planteó de frente cuando empezó a hablar en el almuerzo de líderes del PRO este lunes. Bullrich replicó que él también se movía con interés electoral.
Tras el intento de magnicidio, la exministra de Seguridad volvió a diferenciarse. No repudió el hecho (como sí Larreta o Mauricio Macri) y primereó con las críticas a Alberto Fernández por responsabilizar a la oposición. El viernes por la noche lideró la estrategia PRO para la sesión de Diputados de “consensuar un texto mínimo y después no prestarse al show”. Larreta no se opuso.

Juan López, titular del bloque de la Coalición Cívica, la criticó: “Patricia es de una generación para la cual la violencia era una opción, lo lamento por ella”. Recibió reproches de los halcones y defensa de moderados. Pelea por un liderazgo que promete seguir profundizándose.