lunes 08 de agosto de 2022
POLITICA Daniel Scioli

“La Ciudad de Buenos Aires me apasiona”

El vicepresidente volvió a la ciudad en la que ganó su primer título mundial como motonauta tras haberse accidentado. Estratega de su futuro, asistió allí al encuentro de alcaldes latinoamericanos.

06-11-2005 10:13

—¿Aprovechó el encuentro de alcaldes en Mar del Plata para picar en punta en la carrera para ser jefe de Gobierno de Buenos Aires?

—No… A veces presido aniversarios de un pueblo o inauguro un congreso y eso no significa, puntualmente, un interés.

—Cuando termine su gestión como vicepresidente, ¿no querría ir por la Capital?

—(Piensa unos segundos) Todo mi esfuerzo hoy está, se lo puedo asegurar, en cumplir lo que el pueblo votó en 2003, para acompañar al presidente Kirchner. Y después, bueno… todo llega como consecuencia del trabajo y del esfuerzo.

—Pero es sugestivo que, en medio de rumores sobre su futuro político en la Ciudad, usted venga a Mar del Plata y presida una reunión de alcaldes…

—(Se incomoda, y afloja el nudo de la corbata) Es lógico que, después de una elección, en los análisis periodísticos puedan empezar a perfilarse las candidaturas nacionales, gobernaciones y la jefatura del Gobierno porteño. ¡Acabamos de terminar una campaña y ya empezamos a hablar de 2007! Me parece que lo que tenemos que hacer es trabajar día a día. Ahora, todos saben de mis deseos…

Scioli: "Buenos Aires es una ciudad que me apasiona, el electorado porteño fue quien siempre me dio las grandes oportunidades de mi vida política"

—¿Cómo se ve compitiendo con Mauricio Macri?

—Nadie tiene el mismo electorado que el otro. Yo me considero una persona progresista y de centro. Mauricio hizo su campaña, una parte importante del electorado lo acompañó... y bueno. Con él somos amigos, pero es una relación muy anterior a la política.

—¿Kirchner irá por la reelección?

—Yo veo mucha más ansiedad en los análisis periodísticos que en los propios protagonistas. Yo al Presidente lo vi después de la elección, y él ha tomado el triunfo con una gran serenidad y humildad.

—¿Usted se ve como el candidato K para la Ciudad?

—Pero… Yo no quiero hablar de esas cosas…

Scioli: "En este momento mi única preocupación es cumplir mi rol en plenitud, porque yo también tengo una gran responsabilidad de darle a mi cargo de vicepresidente un nuevo perfil"

—¿Por ejemplo?

—Mostrar que desde ese lugar se pueden hacer muchas cosas para lograr recomponer la imagen del país en el exterior, para trabajar con el sector privado, para mejorar, incluso, un Senado que hoy se abrió a la comunidad. Mi satisfacción es que yo me jugué, en su momento, porque confiaba en la capacidad de Kirchner como buen administrador, y hoy el tiempo me fue demostrando que no me equivoqué. Muchos se sorprendieron, me miraban raro, yo tenía la Ciudad de Buenos Aires prácticamente ganada, había superado en intención de voto a los demás candidatos, pero yo sabía que si el Gobierno nacional no mejoraba, la Ciudad no podía mejorar. Hoy se dan las condiciones.

—¿Cómo es su relación con Alberto Fernández?

—(Molesto y cortante) Correcta, madura y de responsabilidad.

Los albertistas lo acusan de que usted no le puso el cuerpo a la campaña de Bielsa en la Ciudad.

—Pero mire… Yo en los dimes y diretes de la política, la verdad, no me meto. Nunca perdí tiempo en estas intrigas.

—Entonces admite ese roce...

—Yo he pasado momentos muy duros en mi vida, adversidades terribles y, ahora, mirando este mar, no puedo dejar de recordarlo, ¿no es cierto? Acá comenzó mi carrera deportiva, en la que salí último. Pero también aquí gané mi primer campeonato mundial después de haber perdido un brazo. Entonces, muchas veces pueden dejar trascender algunas cosas para tratar de molestarme, pero mi pasión por el país no va a decaer por eso. Por el contrario, esos trascendidos me fortalecen. Anoche estuve cenando en mi casa con Carlos Slim, el empresario mexicano, y me preguntaba cómo había hecho yo en siete años para comenzar mi carrera política viniendo del mundo empresario. Y yo le respondí que no pierdo el tiempo. En los internismos de alcoba no me meto.

—Usted es de los pocos políticos que siguen manteniendo una buena relación con Menem y habla seguido con Duhalde, al punto que sus esposas son amigas. También es amigo de Macri. ¿Qué precio paga en el gobierno K por conservar esas amistades?

Scioli: "Para los peronistas la lealtad es importante. Y hay que ser coherente"

—¿Qué opina de Cristina Kirchner?

—Ella es el resultado de su capacidad y su determinación.

—¿Se la imagina como presidenta de la Nación?

—No… bueno… eh… No me parece serio hablar de candidaturas hoy. Yo le tengo un enorme respeto.

—¿Habló estos días con Duhalde?

—No, no. Tengo entendido que estuvo afuera. Ya hablaremos. Además, “la Chiche” va a ser una integrante del Senado en la nueva etapa. Como Rodríguez Saá, como Menem…

—¿Sirve para algo este tipo de cumbres de presidentes?

—Esta sirve. Mire las obras que han quedado para Mar del Plata, lo que va a significar esto en la llegada de más turistas.

—¿Qué lectura hace de los hechos de violencia que ocurrieron esta semana?

—Hay una investigación en curso y quiero ser prudente.

—¿Le parece una mala casualidad o cree que fueron orquestados?

—No, no puedo hacer una lectura política. Sí me preocupé mucho, porque quiero un país con una mejor convivencia.

—Ahora suena como un presidente.

—No... ¡Otra vez! Por favor, no empecemos de nuevo.