lunes 26 de septiembre de 2022
POLITICA la estrategia porteña

Larreta se subió de nuevo al ring que le ofreció CFK

28-08-2022 00:34

La coyuntura política y, sobre todo, la vicepresidenta Cristina Kirchner le dieron un escenario nacional único a Horacio Rodríguez Larreta, nuevamente, como cuando el Frente de Todos en pandemia decidió recortarle recursos a la Ciudad e impidió la reapertura de escuelas. Ese nuevo marco nacional volvió a poner a prueba la pelea interna de sus asesores entre “halconizarlo” o “moderarlo”.

Es que en los últimos días el jefe de Gobierno viene viviendo momentos de máxima tensión. Hacía dos días que venía analizando con su equipo qué hacer ante las más de 500 personas que, de manera permanente, se quedaban frente al piso de CFK en Recoleta.

Ruido, cánticos, una calle cortada y hasta puestos ilegales de choripán configuraron una escena particular. En ese marco, el jefe de Gobierno porteño se endureció: “Encontrá una solución a esto, sin represión pero con firmeza”, le ordenó a Felipe Miguel, jefe de Gabinete de la Ciudad.

Luego de un día de vallas y violencia en Recoleta, Cristina llamó a "no repetir errores del pasado"

Corrían las horas y la primera propuesta de Miguel fue desalojar, por la fuerza, por la noche a los militantes. Finalmente, primó la idea que emanó del ministro de Seguridad porteño, Marcelo D´Alessandro: armar un vallado en esa cuadra y trasladar un cuerpo especial de la Policía de la Ciudad, con camiones hidrantes que terminaron siendo protagonistas de una tarde agitada.

“Si reprimimos, van a tener su 17 de octubre, no tenemos que generar más quilombo”, se escuchó en la mesa chica larretista. La orden que había instruido D’Alessandro fue evitar, a toda cosa, un enfrentamiento con la militancia kirchnerista. A media tarde se retiró una parte de la fuerza pero el vallado se mantuvo con la policía detrás aunque no alcanzó para frenar corridas, empujones e incidentes que terminaron con varios de los militantes detenidos.

La decisión sobre el operativo de seguridad provocó una dura crítica de la vice en una carta por Facebook: acusó al jefe de Gobierno de “prohibir las manifestaciones de amor y de apoyo absolutamente pacíficas y alegres”. Y agregó: “La lógica del Sr. Larreta es la misma lógica del partido judicial. Para los macristas: cuidado y protección. Para los peronistas: vallas, infantería de la policía de la Ciudad y hasta palos, gas lacrimógeno y gas pimienta como la noche del lunes. Lo dicho ese día por la noche: nunca fueron ni serán democráticos”.

Alberto Fernández: "Expreso mi más enérgico repudio a la violencia desatada por el Gobierno de la Ciudad"

El vallado también provocó el apoyo del PRO nacional que, en un comunicado, expresó su apoyo a “las fuerzas de seguridad”, y sobre todo, a Larreta y a “su equipo que dispuso un operativo para mantener la calma, evitar disturbios y buscar garantizar la tranquilidad a todos los vecinos del barrio de Recoleta”.

Ya en la semana CFK había criticado al jefe de Gobierno y éste salió con un comunicado dirigido a ella que fomente “la paz”. Como suele elegir su equipo, lo hizo por Twitter, con un tono más duro que el que habitualmente le imprime Federico Di Benedetto, el secretario de Comunicación porteño.

Paralelamente, en la Legislatura porteña el bloque larretista que conduce Diego García Vilas decidió apurar un proyecto de Ficha Limpia, por el cual los condenados por delitos de corrupción no podrían ser candidatos en la Ciudad.

"Si reprimimos, van a tener su 17 de octubre, no hay que generar más quilombo"

La iniciativa la tiene el lilito Hernán Reyes en la Comisión de Asuntos Constitucionales y, desde septiembre, comenzará a tratarse. La idea que barajan en la bancada Vamos Juntos, junto con sus aliados de la Coalición Cívica, el radicalismo y el socialismo, es que llegue al recinto a finales del mes que viene.

Los votos están ajustados: al tratarse de una modificación al Código Electoral necesita una mayoría especial de dos tercios –40 de 60 voluntades– y el Frente de Todos, que siempre estuvo en contra de Ficha Limpia, tiene 19 bancas. A ellos se les suman tres legisladores de la izquierda que no suelen acompañar prácticamente nada que venga del larretismo. A veces siquiera los beneplácitos o las declaraciones de personalidad destacada.

Por ello, la idea será que se instalen mesas en las esquinas alentando el proyecto y que se le dé visibilidad pública a la iniciativa que rechaza el kirchnerismo.