POLITICA
Dictamen

El Senado aprobó el pliego que propone al rabino Axel Wahnish como embajador en Israel

El bloque oficialista consiguió los avales para la designación del candidato propuesto por Javier Milei, con la firma de nueve senadores.

Axel Wahnish 20240327
Axel Wahnish | NA

A casi una semana de la audiencia pública, La Libertad Avanza consiguió los avales para que el pliego de Axel Wahnish llegue al Senado de la Nación. Se trata del rabino cercano al presidente Javier Milei, quien lo propuso como candidato a embajador argentino en el Estado de Israel.

La propuesta de Wahnish había quedado en stand by, luego de que los senadores de la Unión Cívica Radical (UCR) Martín Lousteau (CABA) y Maximiliano Abad (Buenos Aires) solicitaran explicaciones a la Cancillería vinculadas a la mudanza de la Embajada argentina de Tel Aviv a Jerusalén, antes de votar el pliego

Axel Wahnish 20240327
Exposición de Axel Wahnish en la Comisión de Acuerdos del Senado. Foto: NA

Esta situación fue desactivada con una reunión en la tarde-noche de ayer, en el Senado, en la que participaron la ministra de Relaciones Exteriores, Diana Mondino, la presidenta de la Comisión de Acuerdos, Guadalupe Tagliaferri (CABA), Lousteau y Francisco Paoltroni (Formosa), titular de la Comisión de Relaciones Exteriores. 

El resto de los pliegos que ya tenían luz verde desde el jueves para ser tratados en el hemiciclo senatorial son los de Guillermo Nielsen (Paraguay); Gerardo Werthein (Estados Unidos), Mariano Caucino (India); Ian Sielecki (Francia); Sonia Cavallo (Organización de Estados Americanos). 

La UBA le respondió a Milei: "En nuestra carrera predomina una amplia libertad de cátedra y de pensamiento"

La exposición de Wahnish y el cruce Lousteau

Wahnish fue cuestionado y sometido a un severo interrogatorio por parte de legisladores opositores, entre ellos, las senadoras kirchneristas Anabel Fernández Sagasti (Mendoza) y Lucía Corpacci (Catamarca), a la par del titular de la UCR, Martín Lousteau. 

Lousteau y Fernández Sagasti lo cuestionaron por la decisión de Milei de trasladar la embajada argentina de Tel Aviv a Jerusalén, mientras que Corpacci le recordó al rabino que no será "embajador de Israel, sino de la Argentina en Israel”. 

Antes dichas objeciones, Wahnish respondió: "Toda decisión genera variables secundarias con impacto. El presidente cuando tomó esta decisión estuvo asesorado por expertos y tuvo en cuenta todos los impactos”. 

“Tenemos que respetar la autodeterminación de los pueblos y de las naciones. El Estado de Israel decidió en 1980 que su capital está en Jerusalén. Entiendo que el presidente tomó esa decisión respetando el derecho del Estado de Israel de auto determinar su capital”, añadió el rabino. 

"Grieta" del 48-45: una encuesta nacional midió la confianza en Javier Milei para estabilizar la economía

Según Wasnish, el Gobierno no instalará la embajada “en territorios ocupados”, sino que lo hará “en un territorio reconocido por la ONU” y continuó: "Los impactos que eso pueda tener sobre Malvinas es un tema muy importante y todo el cuerpo de Cancillería lo va a tener que evaluar y tomar todas las consideraciones necesarias para esta decisión no impacte".

Corpacci, a modo de advertencia, le dijo a Wahnish: “Es importante dejar en claro que usted va a ser embajador argentino en Israel. Argentino. Argentina es un territorio de paz, por lo tanto, cualquier decisión que tome, como planteó Lousteau o Fernández Sagasti, nos pone en situación de debilidad. Le vuelvo a repetir, usted no es embajador de Israel, es embajador argentino en Israel”.

Ante esto, el senador salteño Juan Carlos Romero defendió a Wahnish: “En el Gobierno anterior, tuvimos a un embajador en China que era más chino que argentino y nadie le anduvo preguntando. También tuvimos en la OEA a un embajador que tenía la camiseta puesta para defender las dictaduras latinoamericanas”. 

“No podemos prejuzgar de que el señor no nos represente dignamente porque no hay motivos para pensarlo. Yo no he encontrado ningún gesto de abandono de la cuestión Malvinas ni de ampliar la conflictividad”, remató Romero.

CA / ds