POLITICA
la nueva era

UxP tras la derrota: entre el vacío de liderazgos, el rearmado de Massa y una CFK corrida

El excandidato a Presidente avanza en la reorganización de su partido. Aceptará trabajar en Estados Unidos, pero quiere estar dos semana al mes en Argentina. Hará valer su poder en la provincia de Buenos Aires. La vicepresidenta saliente le dice a los suyos que negocien sin ella, y deja en manos de los gobernadores los acuerdos del Senado. Tras la derrota nadie se anima a hablar de nuevos liderazgos. En la transición buscarán mostrarse ordenados.

20231126_massa_ballotage_cedoc_g
Barajar y dar de nuevo. El búnker de UxP luego de conocerse el resultado adverso. | cedoc

“Resuelvan ustedes, yo ya no voy a estar”, fue la frase que más repitió Cristina Kirchner a sus dirigentes por estos días. Sergio Massa también avisa que de política doméstica “poco”, que ya puso todo y que “ahora es tiempo de que pongan otros”.

A una semana de las elecciones, el peronismo aún se muestra paralizado por la rotunda derrota, inicia un camino de reacomodamiento en el que no surgen liderazgos claros y la renovación parece estar lejos.

Malena Galmarini salió a responderle a Javier Milei por la privatización de AySA

Sergio Massa y Cristina Kirchner

Hay un sector que busca aún a una Cristina Kirchner activa. Las consultas a la vicepresidenta se multiplicaron mucho más de lo que hubiese preferido para esta fecha. La derrota electoral hizo que no pueda trasladar el liderazgo a Sergio Massa y que sus dirigentes vuelvan a golpear la puerta de su despacho. “Resuelvan”, es la palabra que dice cuando los senadores propios llegan a su oficina para saber los pasos a seguir. “Yo ya no voy a estar”, agrega la vicepresidenta quien ordenó que se lleven sus cosas del despacho que ocupó los últimos cuatro años.

La discusión inmediata tiene que ver con las autoridades de la Cámara Alta. “Cristina no quiere saber nada con nadie”, admiten desde el Senado al tiempo que descartan que se meta en la discusión de autoridades.

Gabinete de Javier Milei: ya se confirmaron los nombres de seis ministros y seis secretarios

Juliana Di Tullio comanda en la actualidad el bloque de Unidad Ciudadana, Anabel Fernández Sagasti tiene a cargo la vicepresidencia y José Mayans el jefe del interbloque del Frente de Todos. Por ahora, desde este sector, aseguran que no hay movimientos para ir hacia otra dirección y, con CFK afuera del Senado, admiten que esperarán a los gobernadores en la negociación que redefina las autoridades. “Estamos esperando que los gobernadores hablen con Guillermo Francos, primero se discutirá ahí la vicepresidencia y después en el recinto”, detalla un senador. Y agrega que el problema es que La Libertad Avanza tiene sólo siete senadores y Javier Milei “no los conoce. Necesita de todos los bloques”.

En la Cámara de Diputados la transición aún no comenzó ya que el Presidente electo no designó a ningún legislador para avanzar en lo que será su nueva composición. La actual titular de la Cámara baja, habla con el propio Milei, con el que ya tiene vínculo por su cargo de diputado desde 2021.

La reconfiguración de Javier Milei y del sistema

Desazón en Unión por la Patria

Allí el rol de Máximo Kirchner seguirá siendo importante, sobre todo, para mostrarse como oposición. El armado de la lista de diputados por la provincia de Buenos Aires muestra que el kirchnerismo estaba pensando más en la resistencia que en ganar. Sin embargo, el diputado y hasta ahora presidente del PJ bonaerense es una voz que fue perdiendo peso en un peronismo que quedó herido por el manejo indiscriminado que tuvo de la lapicera.

¿Y Sergio Massa? Por estas horas avanza en la reactivación de la fundación Encuentro que lanzó en 2020. Allí va a trabajar parte del equipo económico y de gestión que lo acompañó hasta acá. Pero también avanza en la reorganización del Frente Renovador.

Aníbal Fernández, sobre el papel de Cristina Kirchner tras la derrota: "Es prehistoria, ni siquiera historia"

Mientras está en plena negociación con un fondo de inversión estadounidense (cuenta en privado que recibió más ofertas, pero no puede responder a todas) y dos universidades de ese país, Massa mira el calendario. Dos semanas al mes quiere estar en Argentina. Dice que se está ocupando poco de la política doméstica, pero a su alrededor admiten que solo se trata de tiempo, que no hay que apurarse y que “la pelota volverá a sus pies antes de tiempo” por la propia acción del gobierno entrante.

El tigrense designará un nuevo presidente del Frente Renovador, un referente del bloque de diputados nacionales, uno de la Legislatura bonaerense y uno de los intendentes bonaerenses (contará con 19 en los próximos cuatro años). También pondrá tres referentes técnicos. Y todos estarán a disposición de Unión por la Patria.

Graciela Camaño y "Topo" Rodríguez rompieron el interbloque Federal por diferencias con Florencio Randazzo

Máximo Kirchner y Sergio Massa

El vínculo de Massa con Cristina Kirchner sigue intacto. El jueves previo a la elección, la vicepresidenta cenó en su casa de  Tigre. También estuvieron Máximo Kirchner y Eduardo “Wado” De Pedro. Allí nadie creyó que la derrota electoral los dejaría 11% abajo de Javier Milei. Todos estaban convencidos de que la elección sería ajustada y que la estructura territorial podría resolver a favor los comicios. Pero admitían que si sucedía se trataría de un milagro. “Estamos en manos de Dios”, admitía un Massa que ya anticipaba el final. Fue la última vez que el candidato y la vice se vieron cara a cara. Siguieron hablando hasta hoy, pero sólo por teléfono.

Tras la derrota, nadie se anima a hablar de nuevos liderazgos. “Yo ya puse todo. Ahora es tiempo de que pongan otros y yo colaboro”, dice ante su entorno más íntimo un Sergio Massa que le dio al gobierno la posibilidad de terminar el mandato, llegar a la segunda vuelta y ahora hacer una transición ordenada. Esa es la orden principal: mostrarse ordenados y con responsabilidad institucional mientras en LLA y el PRO se lanzan dardos antes de asumir.

Soledad política y futuro en el exterior: hacia dónde van Alberto Fernández y el "albertismo"

Sobre quién comandará la nueva etapa, hay quienes ponen en los gobernadores el futuro del peronismo. Se imaginan un Partido Justicialista a cargo de los jefes provinciales que ganaron las elecciones. Son nueve y, entre ellos, está Axel Kicillof como representante de la mayor cantidad de votos que pudo retener el oficialismo. Pero el gobernador bonaerense deberá sufrir el recorte de fondos de los que el líder de La Libertad Avanza ya advirtió.

En esta provincia es en donde Sergio Massa acaba de recuperar terreno. A pesar de la derrota, la provincia de Buenos Aires sigue siendo su bastión: cuenta con más intendentes de los que supo tener en 2015 y hará valer su poder en una Legislatura en la que las bancas que controla torcerá las votaciones para un lado o para el otro. Lo que no consiguió colar en las listas de Unión por la Patria, se lo dará la rosca a la que llegó con los libertarios para colocar nombres en sus boletas. Massa pensó en la victoria, pero también en la derrota. Y, aunque ahora mire al norte, hará valer su poder. Pocos creen, como asegura, que esta elección fue la última.