lunes 26 de septiembre de 2022
PROTAGONISTAS FAMILIA REAL BRITÁNICA

Guillermo y Kate se mudan a una nueva casa para vivir cerca de la reina Isabel II

Bautizada en el siglo XIX como Adelaide Cottage, es una "modesta" vivienda de cuatro habitaciones ubicada en una vasta extensión de tierras que rodea el castillo de Windsor, residencia de la reina.

22-08-2022 21:25

El príncipe Guillermo de Inglaterra, su esposa Kate Middleton y sus tres hijos se mudarán a una antigua casona ubicada cerca del Castillo de Windsor, donde actualmente vive la reina Isabel II, para estar más cerca de la monarca y más lejos de la ciudad.

Bautizada en el siglo XIX como Adelaide Cottage, es una "modesta" casa de cuatro habitaciones ubicada en el Home Park de Windsor, una vasta extensión de tierras que rodea el castillo favorito de la reina, y es propiedad de la monarquía.

Ubicada a 40 kms de Londres, la casa fue construida en 1831 para la reina Adelaida como residencia de verano y en ella también vivió el capitán Peter Townsend, un hombre divorciado cuyo romance con la princesa Margarita sacudió a la monarquía los años 50.

Guillermo y Kate
Bautizada en el siglo XIX como Adelaide Cottage, una "modesta" casa de cuatro habitaciones está ubicada en el Home Park de Windsor

La historia de Marozia, la perversa "Papisa" que instauró la pornocracia vaticana

El príncipe Guillermo y Kate dijeron que se mudarán a Adelaide Cottage para estar más cerca de la reina Isabel, que tiene 96 años y vive sola, y que sus tres hijos estudiarán en una nueva escuela, Lambrook School, a 20 minutos del castillo.

Pero la nueva casa es tan pequeña que la niñera de los príncipe Jorge, Carlota y Luis, la española María Teresa Turrion Borrallo, vivirá en otro lugar por primera vez, al igual que el resto del personal, incluidos el ama de llaves y el chef.

Los futuros reyes tendrán cuatro casas a su disposición

Guillermo y Kate
Adelaide Cottage en el siglo XIX.

Guillermo, de 40 años, ocupa el segundo lugar en la sucesión al trono británico y se espera que sea el rey después de Isabel II y de su padre, el príncipe Carlos. Es uno de los miembros más populares de la familia real y muchos desean que sea el sucesor directo de la monarca.

Preocupados por la exposición de sus hijos a la vida pública desde temprana edad, los duques dijeron que el propósito de su mudanza es "proporcionar una vida lo más 'normal' posible para sus hijos antes de comenzar su propia vida oficial".

Después de mudarse a Adelaide Cottage, Guillermo y Kate tendrán cuatro propiedades a su disposición en distintos puntos del Reino Unido, lo que es criticado por diversos comentaristas que se preguntan si es necesario.

Guillermo y Kate
Ubicada a 40 kms de Londres, la casa fue construida en 1831 para la reina Adelaida como residencia de verano.

El día que el rey Luis XIV puso de moda las cirugías anales en toda Francia

El ex corresponsal del palacio de la BBC Peter Hunt criticó la mudanza y dijo que muestra que la realeza no se ve afectada por los mismos problemas que el público en general en medio de una crisis económica global y aumentos de tarifas

"Una cuarta casa para los Cambridge es un recordatorio de que la realeza no sufre la crisis del costo de vida y una recesión inminente de la misma manera que el resto de nosotros", reclamó.

Y recordó: "Cuando el dinero de los contribuyentes se gastó en renovar su apartamento en el Palacio de Kensington, el príncipe Guillermo, que hace campaña por las personas sin hogar, insistió en que su familia planeaba quedarse allí durante muchos años".

Guillermo y Kate
El príncipe Guillermo y Kate dijeron que se mudarán a Adelaide Cottage para estar más cerca de la reina Isabel, que tiene 96 años y vive sola

La maldición de la emperatriz Sissi, que llega a Netflix con "The Empress"

Por otra parte, los duques pagarán una tarifa anual de unos 60.000 dólares por la educación de sus tres hijos en Lambrook School, que promete dar a sus alumnos "plumas para volar" y una "deliciosa sensación de libertad".

La escuela es descrita como una "escuela preparatoria clásica" con un "corazón de oro" y cuenta cómo los jóvenes pueden "correr y correr" en los vastos terrenos con "total libertad para explorar, siempre que tengas tu botas de agua".

La escuela a la que asistirá Jorge, tercero en la sucesión y presunto heredero, se jacta de tener una "enseñanza de primera clase y magníficas instalaciones" que incluyen una piscina de 25 metros, un campo de golf de nueve hoyos, canchas de squash y cricket y otros campos deportivos.

Guillermo y Kate
Los duques pagarán una tarifa anual de unos 60.000 dólares por la educación de sus tres hijos en Lambrook School

Las otras tres residencias del príncipe Guillermo

El apartamento 1A -con 20 habitaciones, 2 cocinas y un jardín privado amurallado- del Palacio de Kensington, en el centro de Londres, seguirá siendo la residencia oficial de los duques.

Antiguamente residencia de la madre de Guillermo, la fallecida princesa Diana de Gales, y de la princesa Margarita (hermana de Isabel II), Kensington es un palacio de más de tres siglos.

El departamento 1A fue renovado con dinero de los contribuyentes a un costo de más de 5 millones de dólares, con los que se instaló un nuevo techo y electricidad, y se eliminó el amianto.

Guillermo y Kate
Adelaide Cottage se encuentra a pocos metros del Castillo de Windsor, la residencia principal de la reina Isabel desde el inicio de la pandemia.

El terror reina en la corte de Tailandia: desapareció la concubina del rey y su rival teme por su destino

Los duques de Cambridge también conservarán Anmer Hall, una mansión campestre ubicada a unos 300 kms de Londres, que fue entregada por Isabel II como regalo de bodas.

Esta mansión de ladrillo rojo se encuentra en la vasta propiedad privada que la reina heredó de sus padres en Norfolk, Sandringham House, del siglo XIX.

Antes de mudarse, Kate supervisó las principales renovaciones, incluida la instalación de una moderna cocina de US$ 60.000, el reemplazo de viejos almacenes de madera por una habitación para la niñera y la creación de una sala de jardín.

Guillermo y Kate

Anmer Hall, que también tiene piscina y cancha de tenis, recibió un techo nuevo y una renovada guardería para los hijos, en renovaciones que alcanzaron los US$ 1,8 millones provenientes del fondo privado de la familia real.

Por último, el príncipe Guillermo y su familia también disponen de una cabaña llamada Tam-Na-Ghar en Escocia, una casa que le fue regalada por su bisabuela, la Reina Madre, en 2002.

La prensa dice que Guillermo y Kate pasaban los fines de semana en esa casa rodeada de bosques cuando eran novios y compañeros de universidad y que allí el príncipe le enseñó a su novia a cazar y pescar.

El remoto refugio, ubicado en las Tierras Altas de Escocia, está cerca de Birkhall, la casa del príncipe Carlos, y de Balmoral, otro castillo que es propiedad privada de la reina Isabel II.