PROTAGONISTAS
estarán juntos en cosquÍn rock

Lali Espósito y Pedro Rosemblat, el romance que enardece a libertarios

Sacudieron la escena en un verano aburrido de personajes mediáticos con el único atractivo de dar bien en fotos. Hasta se coló la política con un presidente dando like a comentarios despectivos.

Tras blanquear su relación, Pedro Rosemblat acompañó a Lali Espósito en el Cosquín Rock
Tras blanquear su relación, Pedro Rosemblat acompañó a Lali Espósito en el Cosquín Rock | instagram

No hay verano mediático sin romance. Y esta temporada eso no sucedió en Punta del Este, Mar del Plata, Pinamar o Villa Carlos Paz. Sino que en un lugar de la playa de Uruguay no identificado fácilmente, uno de sus protagonistas confirmó a través de una de sus redes sociales lo que hace menos de un mes ya varios medios “del corazón” daban por cierto. 

El novio de Lali es el creador de "la fábrica de jingles", el hit de las elecciones.

Fue así como Lali Espósito posteó un corazón y una serie de fotos donde está finalmente esa imagen que reconfirma la relación con Pedro Rosemblat. Las reacciones marcan el magnetismo que genera esta artista de 32 años, el poderoso fandom que la sigue y respalda. Al cierre de esta edición y cumplidas casi setenta y dos horas del mencionado posteo, las reacciones casi llegaban al millón. Como contrapartida, el resentimiento agrupa sobre todo a aquellos libertarios –o fascistas, dada su violencia antidemocrática– liderados por Javier Milei y en su momento por la ahora autopercibida superheroína de la casta, Victoria Villarruel. Quizá sí la relación Milei con Fátima Flórez les resultara ciento por ciento verdadera, el romance de Lali&Pedro no los afectaría tanto.

Pedro Rosemblat, uno de los streamers con canal propio:Gelatina

¿Quiénes son? “La calentura fuego ardiente, sincro de cabezas corazones y no calzones. El cadete peroncho #level; los premia la vida”, escribió en sucesivos posteos Moria Casán, con quien Lali Espósito filmó el video de su canción ¿Quiénes son? A ese le siguieron otros de famosos que son amigos de Lali o de Pedro, o de ambos a la vez. 

 

De la vereda de enfrente, trolls y no tanto agotaron el uso de la letra “k” o de las palabras peronismo, kirchnerismo y demás. Incluso conductores que ya no tienen ni resabio de algún lejano esplendor, enardecidos porque la cantante eligió a un tipo como Pedro Rosemblat, quien nunca careteó su pensamiento político partidario, escribían que “Lali no era nadie”. En la era de la búsqueda de clickbaits, esos mensajes contra ídolos populares garantizan que el algoritmo se active para que algunos sientan esos "quince minutos de fama" con los que Andy Warhol ironizaba.

Una línea elegida respecto de lo privado

“Estoy recontento, se cayó la ley ómnibus, la verdad es que el Gobierno no logró imponerse”, le dijo Pedro Rosemblat a un movilero que lo esperaba en la puerta de Gelatina, el canal de YouTube que él abrió hace unos cuatro años. Desde que se rumoreaba de su relación con la cantante, Rosemblat no habló al respecto ni sus compañeros de equipo le hicieron siquiera chistes. Ahora que está todo blanqueado, todos están más relajados pero igualmente en Shock de verano, el programa que co-conduce con Marcos Aramburu, del tema no se habla. La distancia que pone Rosemblat respecto de hacer su romance el único tema para hablar con otros medios se ajusta a una línea elegida respecto de lo privado. Y también porque sabe lo que están generando en redes sociales aun cuando, en su caso, no tiene cuenta de X. “Quisieron demonizar una figura muy querida por todos como lo es Lali. El cariño y el amor que recibe es abrumador y conmovedor”, les dijo Rosemblat a otro movilero, en este caso de El Trece. “Creo que hay un ruido que se genera en redes que después, cuando salís a la calle, ves que no existe”.

Quién es "el cadete" Pedro Rosemblat, el youtuber K que entrevistó a Alberto Fernández

Sobre esto último, Rosemblat comenzó a indagar desde el inicio de la temporada 2024 de Gelatina, su canal de YouTube. Sostiene que en espacios como X –sobre todo– el odio diseñado para atacar con violencia verbal y fake news (notcias falsas), en los encuentros cara a cara no se dan.

Hace unos días, eso se vio en el segundo encuentro que, en streaming, tuvo Rosemblat con Lucio Aguiló y Gabriel Palandri, los creadores de Los Herederos de Alberdi, canal de YouTube que defiende al gobierno de Milei. Un contrapunto de ideas no exento de chicanas pero con un nivel de discusión que deja a espacios de La Nación + como malas copias de los ciclos de Mauro Viale de los 90. Lo mismo sucedió con el reportaje que Rosendo Grobocopatel le hizo a Rosemblat, donde éste consiguió un highlight mediático cuando Grobo le confirmó que la gente de Patricia Bullrich lo había echado del espacio después de las PASO. Grobo estaba en Ciudad con Horacio Rodríguez Larreta y eso fue demasiado para la mesa chica de Bullrich. Y esa confesión no se logra si no hay un respeto entre dos que, políticamente, están en posiciones distantes.

El odio en redes es un metaverso potenciado cuando amores como el de Lali y Pedro se utilizan para atacar políticamente y buscar clicks. Mientras, fuera de ese universo, el clima no es el ideal pero sí diferente. Esta noche en el Cosquín Rock, Lali Espósito desde el escenario, y Rosemblat en el backstage, sentirán algo de ese afecto masivo.

LT