PROTAGONISTAS
¿HOMENAJE?

Moda sin grieta: Villarruel usó el broche "banderita", un fetiche de Eva Perón

Durante la Asamblea Legislativa en la que se proclamó a Javier Milei como el próximo presidente, la vice exhibió una imitación del Sol de Mayo de zafiros y diamantes de la “Jefa Espiritual de la Nación”.

Victoria Villarruel
Victoria Villarruel | AFP

Durante la Asamblea Legislativa de media hora en la que se proclamó a Javier Milei como el próximo Presidente de la Nación, un detalle sobre la vestimenta de la futura vicepresidenta llamó la atención. Mientras Victoria Villarruel sonreía y se sacaba fotos junto al próximo mandatario, en el frente de su camisa brillaba un broche “banderita”, que imitaba la icónica pieza de Eva Perón.

El símbolo patrio con brillantes que mostró la polémica vicepresidenta negacionista es una referencia inevitable a un broche de zafiros y diamantes creado en 1948 por Van Cleef & Arpels, que perteneció a Eva Perón y que recibió el nombre de Sol de Mayo. A pesar de las enormes diferencias ideológicas entre ambas líderes de la política argentina, Villarruel exhibió un homenaje a la “Jefa Espiritual de la Nación”.

El broche de diamantes y zafiros está montado delicadamente en una estructura de platino, en la que no se notan los engarces, para resaltar los colores y la ondulación de la flameante bandera argentina. La imitación que mostró Villarruel en el Congreso este 29 de noviembre, en cambio, tiene menos ondulación y carece del detalle central que le dio nombre a la pieza regalada por Alberto Dodero a Eva Perón: el diamante amarillo, el Sol de Mayo.

Victoria Villarruel

Victoria Villarruel

La historia del prendedor de Evita que Villarruel homenajeó 

La primera dama utilizó este broche “banderita” en eventos políticos como en la sesión de juramento a la Constitución proclamada por Perón en el Congreso, en marzo de 1949. Luego del golpe de Estado de 1955, la joya fue adquirida por una persona ajena a los herederos de Evita y, en abril de 1998, fue vendida 900.000 dólares (992.500 contando los impuestos) en una subasta realizada en Nueva York por la galería inglesa Christie’s.

Una de las personas que pujó hasta el final por adquirir la pieza de Evita en ese entonces fue la conductora televisiva Susana Giménez, pero finalmente fue vencida por un comprador anónimo. La televisión argentina cubrió el evento en vivo y, cuando se vio derrotada, Susana se fue de la sala furiosa. También se rumoreó que Madonna intentó adquirir el prendedor, sin éxito.

Eva Perón: Cuando la moda es un gesto político

Sin embargo, la historia fue cíclica y, en el año 2013, Christie’s realizó una nueva subasta en Nueva York de Magnificent Jewels (“joyas magníficas”) y, en su catálogo, le dedicó las últimas cuatro páginas, con detalles históricos incluidos, a la mencionada pieza creada por Van Cleef & Arpels, por supuesto, junto a una gran foto de la mujer del General argentino. El martes 15 de octubre, dos días antes del Día de la Lealtad, la “banderita” había vuelto a una subasta en la que se llevó el protagonismo. 

Si bien no fue de la mano de Susana Giménez ni de Victoria Villarruel, en ese entonces la prenda volvió a la Argentina. Aunque devaluada a 461.000 dólares, la joya fue adquirida por el empresario de medios Matías Garfunkel como un regalo de cumpleaños para quien era en ese entonces su esposa, la extenista y actual chef Victoria Vanucci. Aunque luego la pareja se divorció y Vanucci se radicó en Los Ángeles, hubo momentos en los que ella mostró su broche en eventos sociales locales y hasta alcanzó a compartir una foto usándolo en Twitter. 

 

ML / ED