martes 29 de noviembre de 2022
PROTAGONISTAS ELECCIONES EN BRASIL

"Mujer de Dios": Michelle, la intérprete de señas con el poder de calmar a Jair Bolsonaro

Ferviente evangélica de gran oratoria y sencillez, la primera dama brasileña dedicó a defender las causas sociales relacionadas con las personas con discapacidad, con visibilidad en enfermedades raras. Y más importante: a buscar el voto femenino para un presidente misógino.

29-09-2022 20:00

La primera dama de Brasil, Michelle Bolsonaro, se convirtió en una figura clave en la campaña por la reelección del presidente Jair Bolsonaro, en línea con su estrecho vínculo con el vasto electorado evangélico y con sectores sociales vulnerables.

Desde que se conocieron trabajando en el Congreso en 2007, Michelle Bolsonaro acompañó a su esposo en su carrera política desde un plano activo, a pesar de que hasta hace poco se mantuvo en las sombras. Además de sus vínculos con espacios sociales postergados, la figura “suave” de Michelle busca también bajarle el tono a las declaraciones machistas de Bolsonaro, en pos de atraer el voto femenino.

Su influencia la llevó a romper el protocolo y convertirse en la primera primera dama en hablar en la inauguración de la presidencia de Bolsonaro en 2019. "De forma muy especial me gustaría dirigirme a la comunidad sorda, a las personas con deficiencias y a todos  aquellos que se sienten olvidados: serán valorizadas y sus derechos serán respetados", dijo Michelle Bolsonaro aquel 2 de enero.

Michelle Bolsonaro

Michelle Bolsonaro

Costin, economista brasileña: "Bolsonaro no apoyó a los municipios más pobres de Brasil"

Su discurso lo hizo también en lenguaje de señas, algo que causó sensación y se convirtió una costumbre que Bolsonaro mantendría luego a lo largo de sus discursos mediante otros intérpretes.

Michelle, una ferviente evangélica de gran oratoria y sencillez, se dedicó a defender las causas sociales relacionadas con las personas con discapacidad, con visibilidad en enfermedades raras, inclusión digital, conciencia del autismo, inclusión de libros en las escuelas y otros proyectos sociales.

En la recta final de la campaña, el nombre de Michelle cobró notoriedad luego de que un informe periodístico revelara presuntos desvíos de fondos públicos a gastos personales de la primera dama, lo que provocó la ira del mandatario, quien arremetió contra la Justicia portando una remera que rezaba “Bolsochelle”, una contracción del nombre de su esposa y suyo.

Michelle Bolsonaro

Michelle Bolsonaro

¿Realmente se irá Bolsonaro si pierde las elecciones?

Michelle Bolsonaro, una "mujer de Dios"

El tono suave de Michelle, conocida por sus “gustos sencillos”, contrasta con los exabruptos que caracterizan a su esposo ultraderechista, quien en varias ocasiones destacó la importancia de su esposa.

“Michelle es una mujer de Dios (...) que desempeña un papel importante en mi vida. No solo está a mi lado, sino muchas veces al frente", dijo el 7 de septiembre Jair Bolsonaro ante una multitud de manifestantes en Brasilia. "Podemos hacer  todo tipo de comparaciones entre las primeras damas", agregó el mandatario, acusado de misógino por sus dichos, entre ellos los de 2019 sobre el físico de Brigitte Macron, la primera dama francesa.

Sus numerosos deslices machistas llevaron al equipo de campaña del mandatario a impulsar a la primera dama al frente de batalla, al principio contra la voluntad, según la prensa brasileña, en un intento por captar al electorado femenino que  representa a la mayoría en Brasil.

Michelle Bolsonaro

Michelle Bolsonaro

En busca del voto evangélico

Sin embargo, Michelle fue especialmente funcional a reforzar el apoyo de los evangelistas, de gran poder en Brasil y que constituyen uno de los tres principales apoyos de Bolsonaro, junto con los lobbies de las armas y el agronegocio.

En el lanzamiento de la campaña de reelección el 17 de agosto, Michelle, “la persona más importante del lugar” según su esposo, pronunció un discurso digno del sermón de un pastor, con un llamado a rezar el "Padre Nuestro" que conmovió a  miles de activistas. 

Bolsonaro, aislado: su "enemigo" Alexandre de Moraes le arrebató el apoyo de los militares

Desde entonces tomó un rol protagónico en la campaña hacia las elecciones presidenciales del 2 de octubre. A principios de septiembre, ella, junto a varios pastores, llamó a la población a seguir "30 días de ayuno y oración por Brasil", hasta el  domingo de la votación. 

Y la prensa local destacó su influencia en el nombramiento de un pastor presbiteriano para el Ministerio de Educación y del primer juez evangélico de la Corte Suprema. En tanto, Bolsonaro se dice católico, pero su matrimonio con Michelle en 2013 fue celebrado por el influyente pastor Silas Malafaia. 

Michelle Bolsonaro

Michelle Bolsonaro

La historia de Michelle y Jair Bolsonaro

Michelle de Paula Firmo Reinaldo, de 40 años, y Jair Bolsonaro, 27 años mayor, se conocieron en 2007 en el Parlamento en Brasilia, donde él era diputado y ella secretaria.

Tras entablar un vínculo sentimental, el entonces diputado le ofreció trabajar con él, algo que abandonó luego de que se casaran, en virtud de una ley contra el nepotismo.

A partir de entonces, con la llegada de la pequeña Laura (2010) se ensambló la familia extendida, que incluyó los cuatro hijos de Bolsonaro (quien se casó en total tres veces), y la hija de Michelle, Letizia. Respecto a su hija más chica, el excapitán del ejército, conocido por sus declaraciones misóginas, dijo una vez que la engendró en un momento de "debilidad".

Luiz Henrique Días, candidato del PT: "La gente teme decir que votará a Lula, pero lo hará"

Conocida por sus gustos sencillos, Michelle Bolsonaro contó en una de sus apariciones públicas que había aprendido a "no negarle agua y comida a nadie" y que dedicaba parte de su tiempo a las personas con discapacidad.

"Es un llamado que recibí, el de estar cerca de las personas con discapacidad, de los sordos. Tengo mucho amor por esta comunidad", explicó durante la campaña de 2018. Durante la toma de posesión del presidente Bolsonaro, en enero de 2019, la primera dama causó sensación con un discurso en lenguaje de señas.

cd / ds