Cielo cubierto
Temperatura:
17º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 13 de diciembre de 2018 | Suscribite
SOCIEDAD /
miércoles 19 febrero, 2014

En Caleta Olivia se rompió un caño kirchnerista: quince días sin agua

Una obra inaugurada por Kirchnercolapsó y abrió la puerta a un nuevo negocio de Cristobal López.

Galería de imágenes

por Redacción Perfil


Fotogalería
Foto: Facebook SOS Agua

Diez días en algunas zonas, veinte en otras. En Caleta Olivia, el agua corriente dejó de existir. Así, como se lee: más de 80 mil personas no tienen agua corriente desde hace más de diez días. La situación no es nueva, dado que padecen cortes frecuentes desde hace ya dos años, pero esta ocasión saturó la paciencia de los residentes de la localidad santacruceña, tanto por la cantidad de días sin suministro, como por la falta de respuestas de las autoridades. 

El motivo de la sequía es la rotura de los caños del acueducto Jorge Carstens, conocido popularmente como acueducto Lago Musters, a menos de 15 años de haber sido inaugurado como una obra que duraría "unos 100 años". 

"El acueducto está totalmente fisurado", afirma Alejandra Abregu, presidenta de la Unión Vecinal de la zona de Chacras. La situación que describe parece cotidiana: "De dos a tres veces al mes se rompen los caños que es la única forma que tenemos de recibir agua". 

El panorama es complicado. Abregu señala que "ya no queda ni agua mineral". Dependen de "seis camiones para 90 mil habitantes" y de lo que puedan enviar desde la localidad de Pico Truncado. Los camiones se abastecen en el acueducto viejo, que provee agua de pozo contaminada con metales pesados de la producción petrolífera. "Si no hay agua para las personas, peor la están pasando los animales y las plantas", añadió.

Hugo Suárez, de la organización no gubernamental SOS Agua, afirma que, en los lugares más altos, llevan más de 20 días sin suministro hídrico. La ilustración de Caleta Olivia que efectúa Suárez es lapidaria. No funcionan ni los bancos, durante 2013 se perdieron 60 días de clases, las cloacas rebasan en las calles y las autoridades brillan por su ausencia, con excepción del Poder Judicial, que decidió iniciar una causa a los manifestantes que cortaron la Ruta 3

Toda una obra K. Inaugurado el 4 de diciembre de 1999, el acueducto abastece a las localidades de Sarmiento, Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y Caleta Olivia, entre el norte de Santa Cruz y el sur de Chubut. Su construcción fue financiada en un 60% por la Nación, un 30% por la provincia de Chubut y un 10% por Santa Cruz. Casualmente, el tramo de la discordia es el que une Caleta Olivia con Comodoro Rivadavia, inaugurado por el entonces gobernador Néstor Kirchner.

Estudios realizados sobre las cañerías del tramo santacruceño determinaron que el deterioro de los mismos son comparables a tubos de más de 50 años de antigüedad. Sin embargo, la obra tiene 15 años.

Alejandra Abregu afirma que esos son los caños que le ofrecieron a la gobernación de Chubut y que fueron rechazados "por viejos". En Santa Cruz habrían sido bien recibidos. 

En la explicación oficial, el colapso del sistema hídrico se debe al "aumento del consumo", argumento similar al esgrimido frente al colapso del sistema eléctrico en otros puntos del país. Sin embargo, según Hugo Suárez, las cañerías del acueducto original debería haberse mantenido con un sistema de fricción catódica que nunca se hizo. El mantenimiento estaba -y está- a cargo de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada de Comodoro Rivadavia. 

En virtud de ese "colapso", en julio de 2013 se lanzó la obra de "repotencialización" del acueducto Musters. El acuerdo fue firmado por el gobierno de Santa Cruz, el de Chubut y el de Nación. Desde ambas provincias criticaron que la adjudicación fuera íntegramente manejada por el Ejecutivo Nacional. Lo cierto es que todo se gestó desde el ministerio de Planificación de Julio de Vido, quien es el mismo funcionario que estaba a cargo de las obras públicas santacruceñas cuando se construyó el viaducto de la discordia. 

¿La empresa ganadora? CPC, de Cristóbal López, cuyas maquinarias llevan calcos de "Presidencia de la Nación". 

"La solución que encontraron es la construcción de un viaducto paralelo", afirma Hugo Suárez respecto de la licitación que ganó en tiempo récord la constructora del empresario afín al kirchnerismo. A la velocidad se le sumaron otros condimentos: "Nunca vimos los planos ni los papeles", sostiene Suárez, quien añade que el Fiscal Federal de Caleta Olivia, Lucas Colla, tomó cartas en el asunto. 

La paradoja de Cristina. La obra de Caleta Olivia tuvo sus quince minutos de fama presidencial en julio del año pasado, cuando Cristina Fernández de Kirchner  utilizó las redes sociales para responder al reclamo de dos caletenses por los mismos problemas de hoy en día. 

La Presidenta había recordado a Néstor Kirchner y afirmó que "en la década de los 90, cuando le tocó gobernar en un país que se derrumbaba, obras a lo largo y lo ancho de la provincia... Hospitales funcionando, clases todos los días. No había magia. Gestión, administración… y trabajar, trabajar y trabajar los 365 días del año". Antes, contó que los $329.980.387,67 que demandaría la obra, serían "totalmente financiados por el Gobierno Nacional, como de costumbre". 

Mientras tanto, los vecinos de Caleta Olivia esperan medidas de parte del Estado para paliar la situación extrema que están viviendo. Y también esperan que esa medida no consista en esperar a que se termine la obra para volver a tener agua. 


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4477

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard