Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 22 de octubre de 2019 | Suscribite
SOCIEDAD / ENTREVISTA
lunes 23 septiembre, 2019

Tuvo una emergencia en un bar y ahora se dedica a reseñar baños públicos en Instagram

Carolina Di Menna se define como la primera 'Sommelier de Toilettes' y brinda información detallada (y desopilante) sobre el estado de estos cuartos, privados y no tanto.

Galería de imágenes

por Florencia de Sousa


Fotogalería
Imagen de carácter ilustrativo | La falta de papel higiénico en el baño de un reconocido lugar porteño fue el puntapié para que Carolina comenzara con su cuenta de Instagram. Foto: Shutterstock

En tiempos de redes sociales ya nada parece imposible. Críticas de cómo, o qué, se come mejor en cada restaurante o bar porteño hay por doquier en infinidad de cuentas de Instagram que —con sus influencers como protagonistas— buscan brindar recomendaciones y hasta marcar lo que no les gusta. Lo mismo hace una joven llamada Carolina Di Menna, aunque ella no se especializa en menúes o ambientación de un lugar; más bien que se ocupa de lo que ocurre en el fondo a la derecha de los locales gastronómicos de la Ciudad.

Con su cuenta de Instagram (la primera) Sommelier de Toilettes (@comodondecago), donde tiene más de 5.000 seguidores, esta estudiante de Turismo y Hotelería de la Universidad del Salvador, que no tiene pudor en revelar su identidad, se dedica a calificar y revelar lo mejor (y lo peor) que tienen los baños de notables lugares de la ciudad de Buenos Aires. "Sentándome en los tronos de bares y restaurantes de Buenos Aires" , reza en la presentación de su perfil de esa red social. Algo que, al parecer, cumple con frecuencia.

¿Cómo surgió la idea? Di Menna cuenta a PERFIL que la creación de la cuenta se dio casi por casualidad: "Paseábamos alegre y románticamente con mi novio un soleado día de verano, un Año Nuevo Chino, cuando sentí algo se movilizaba dentro de mí... algo así como mariposas en la panza... pero no. Se ve que el almuerzo de ese día me jugó una mala pasada o que algún platillo resultó muy exótico para mi organismo, por lo que éste decidió vengarse en plena vía publica", narró.

baño restaurante 09232019
Imagen ilustrativa | En su cuenta de Instagram, Carolina tiene más de 5000 seguidores. Foto: Shutterstock

En ese sentido, agregó con humor: "Entré al primer baño que pude y así comenzó lo que denominé como un tragicómico episodio. No evalué la condición de este cubículo hasta que finalicé mi labor y me di cuenta que no había papel higiénico. Cual agente secreto, pero sin suerte, me escabullí a otros dos cubículos, y desesperada metí mano en la cartera, con las esperanzas de al menos poder hallar alguna toallita desmaquillante o ticket de supermercado. Fue entonces que sucedió la epifanía, porque no podía creer que en un lugar de renombre y muy concurrido no se le preste atención a algo tan importante como un baño y que le falte algo tan indispensable como papel ".

"Ahí es cuando comencé a fijarme en la indiferencia entre la atención y la inversión que se hace por un lado en lo gastronómico y en el salón, y el abismo negro y oscuro que lo separa del trato que se le da al baño. Como me pareció que había mucha difusión de cuentas 'foodies', que mostraban reviews de comida, se me ocurrió que otro aspecto importantísimo como lo es el tocador, salón que es visitado religiosamente cual peregrinación por todo el que vaya a un restaurante, merecía ser mencionado, tenido en consideración a la hora de recomendar un sitio gastronómico", continuó la joven en diálogo con este medio.

baños papel 09232019
Di Menna busca con su cuenta mostrar el lado B, lo que nadie ve, lo más más crudo que se esconde tras las tapas de inodoros en los sitios gastronómicos. Foto: Shutterstock

Paso a paso. Ahora bien, ¿qué hace Di Menna cuando ingresa al baño que le toca inspeccionar?: "Saco a la luz, cual sopapa destapo cañerías, abro puertas y tapas de inodoros, exponiendo los baños... desde los más lujosos y destellantes tronos, hasta los más inhóspitos y remotos", afirmó.

La estudiante se expresa sin ningún tabú sobre el tema que la llevó a abrir una cuenta dedicada a ello: "Cuando pedimos comida o cocinamos lo mostramos por Instagram, pero después cuando ya la digerimos y finaliza su ciclo vital orgánico dentro nuestro ¿dónde va? Eso lo callamos cobardemente. Me parece importante porque cuando uno sale, la experiencia abarca desde sentarse en un espacio cómodo y agradable, la comida, el servicio y la atención del mozo y el personal, y la higiene del lugar que se ve reflejada principalmente en el baño". Con esto, asegura que busca dar un servicio: "Mostrar el lado B, lo que nadie ve", señala.

Selección de lugares. En cuanto a qué lugar evaluar y cuál no, indicó: "No tengo un criterio de selección fijo, sino que cada vez que visito algún restaurante o bar, voy a cumplir con mi labor al fondo a la derecha. Lo considero todo un sacrificio y servicio a la comunidad ya que pongo en riesgo mi salud tanto física como mental. Suelo ir espontáneamente a donde la Madre Naturaleza toque mis puertas, aunque también tengo una lista de lugares a los que me recomiendan ir, o que me gustaron y generaron curiosidad".

Archivo | Techos blancos, bidet optativo y baños unisex: puntos claves del nuevo código urbano

Qué se evalúa. Así como los catadores de comida suelen hacer hincapié en la presentación de un plato; su sabor y aroma y hasta la cantidad que hay en el mismo, Carolina tiene un sistema especial que consta de una serie de items y donde precisa que juegan un rol especial los cinco sentidos:

  • Olor: porque muchas veces uno contiene la respiración durante todo el acto y sale del baño recibido de buzo profesional.
  • Espacio: que cada cubículo de baño tenga ventilación, que este ordenado y sea agradable y también los detalles estéticos que lo rodean.
  • Espejos: es fundamental que haya uno porque "las chicas nos retocamos el makeup, nos peinamos y sacamos fotos".
  • Pulcritud: es fundamental abrir la puerta del baño y no encontrarse con un panorama desagradable ni papeles en el piso.

Entre los requisitos básicos que debe cumplir el espacio es primero que nada, tener papel higiénico. Luego, que haya jabón líquido y secamanos automático, sino papel toalla para secarse las manos. Acerca de lo que sería un plus en estos espacios, Di Menna remarca que "la iluminación del ambiente suma muchos puntos". Y remarca: "Ese plus que ves va a hacer que vuelvas a sentarte a la mesa y le exijas a tus amigos que vayan a verlo. También es algo que merece que uno se saque una selfie allí y la suba a Instagram y pongas la locación del lugar".

Muchos de los posteos de la joven tienen un mensaje literario y poético. "Siempre me gustó la literatura y encontré que podía combinar esta nueva temática de reseñar baños con el verso, la prosa y la escritura, abarcando las reseñas no como algo serio sino como algo humorístico. Así la gente se empezó a copar y a comentar y me sugerían dónde ir. Por eso estoy aquí, yendo de trono en trono", revela.

baños clientes 09232019
Di Menna analiza en su cuenta, en detalle, este espacio de bares y restaurantes exclusivo para clientes. Foto: Shutterstock

Qué dicen los dueños de los locales: "Muchos me contactaron cuando los taggeo o cuando descubren mi cuenta hablando sobre ellos. Algunos se ríen y me dicen que me esperan, que me van higienizando los tronos y preparando el ambiente. Muchos a los que no he ido quizás me cruzan en algún restaurante o me siguen en instagram e invitan a sus asientos VIP. Nunca recibí una crítica mala y creo que es porque lo que hago más que defenestrar y criticar odiosamente, tiene un fin cómico, de combinar la crítica al establecimiento con su onda y su ambientación y que entretenga a quien lo lee. No me muevo por canje ni nada de eso; pocas veces me han regalado algo de cortesía, pago mi comida, me aventuro hacia el fondo a la derecha, cumplo con mi deber y doy por finalizada mi labor", añade Di Menna.

Muchos me contactaron cuando los taggeo o cuando descubren mi cuenta hablando sobre ellos, algunos se ríen, dice Carolina

Preferencias. "Me gusta ir a lugares de moda, trendy, mas que nada porque tengo esperanzas en que en aquellos lugares los baños estén bien tuneados, lookeados, decorados. Los bares temáticos son muchísimo mas llamativos e invitan a la gente a querer ir a sacarse una selfie; mismo con el baño; si sigue la misma idea y que el resto del lugar. Ahora todo se expone y se mueve por las redes, lo visual y la tecnología, por eso es hiper importante el aspecto, darle una experiencia visual y linda a la gente, aplicándolo a tendencia MOMENTO BAÑO: donde el hecho de ir al baño dejo de ser únicamente el momento de mayor importancia porque el fin ahora es mucho más narcisista: queremos mostrar dónde estamos, ademas de retocarnos el maquillaje. Los restaurantes de a poco empiezan a notar esta tendencia en este sitio exclusivo para clientes".

Los bares temáticos son muchísimo mas llamativos e invitan a la gente a querer ir a sacarse una selfie, asegura Di Menna

En ese contexto, y lejos ya del hobby que hace, Di Menna sostiene: "Si uno lo piensa, es casi poético ir al baño: uno se está liberando de lo que sobra, purificándose. Es sano. Es placentero, es tomarse un momento para uno mismo, para relajarse, leer el diario o una botella de shampoo, tomarse un respiro. Si lo naturalizamos y consideramos que todos lo hacemos, dejaría de ser algo tan avergonzante, escandalizante".

"Podría aprovechar mi carrera y mi pasión por viajar combinándolo con mi neo-carrera de Sommelier de Toilettes ComoDondeCago y desarrollar una especie de Por El In-Mundo, como el programa de Marley, viajando y ¡visitando baños exóticos en los rincones y hoyos más remotos y oscuros del mundo!", precisó la joven.

Y a modo de conclusión, deja el siguiente análisis: "Ir al baño lo hacemos todos. Puede que incluso estén haciendo caca mientras leen esta nota, sentados en la comodidad de sus baños, calentando el asiento del trono en esta cálida mañana primaveral".

FeL


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4790

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.