martes 29 de noviembre de 2022
SOCIEDAD Viajaba a Miami

Intentó contrabandear lingotes y joyas: cómo sigue la causa de la azafata detenida en Ezeiza en 2021

Llevaba también más de 11 mil dólares, 19 mil pesos argentinos y 239 mil pesos colombianos al ser detenida en el control aduanero del Aeropuerto Internacional.

20-10-2022 17:15

La azafata que fue detenida en 2021 por intentar contrabandear lingotes de oro, joyas y dólares irá a juicio oral luego de que se ratificara su procesamiento.

Se trata de Laura Diana Schulz, quien fue detenida en Ezeiza el 23 de septiembre de 2021. La mujer trabajaba hacía 28 años en American Airlines, pero su carrera en la empresa terminó cuando, al intentar pasar la mercancía a Miami, fue descubierta y detenida por la PSA (Policía de Seguridad Aeroportuaria).

Ahora, Schulz será sometida a un juicio oral, puesto que la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico confirmó su procesamiento por “contrabando de divisas, lingotes de oro, alhajas y relojes en grado tentativa”, según pudo conocer NA.

Contrabando de granos: Gendarmería secuestró 99 toneladas de maíz y soja con destino a Bolivia

La decisión fue tomada por la Sala B, integrada por Roberto Enrique Hornos y Carolina Laura Inés Robiglio, quienes avalaron lo dispuesto por el magistrado Marcelo Aguinsky, del Juzgado en los Penal y Económico N°6.

 

La detención de la azafata

Tal como establece el protocolo entre los tripulantes de los vuelos, la azafata se dirigió a la máquina de rayos X para poder abordar su vuelo AA900 con destino a Miami. En eso, los oficiales de la PSA detectaron elementos extraños, razón por la cual le solicitaron que muestre el contenido del equipaje.

De esta manera, encontraron tres lingotes de oro que pesaban 250 gramos cada uno; dos relojes, uno de la marca Audemars Piguet y el otro Rolex; un collar dorado; un brazalete; aros; tres pulseras; anillos; monedas.

Además, hallaron 11.413 dólares, 19.377 pesos y 292.000 pesos colombianos. Según detalla el fallo judicial, también se encontraron una gargantilla y un colgante con soga roja.

Pese a que, en un primer momento, la tripulante de cabina se negó a declarar, luego, presentó un escrito en el que alegaba que el dinero le pertenecía en su totalidad, así como algunas de las monedas encontradas. En ese sentido, aseguró que “otras son colectas” que ella realizaba para Unicef.

Con respecto a las joyas, Schulz argumentó que provenían de una herencia familiar, pero no tiene la documentación que respalde esa teoría. Frente a esto, el juez consideró que la mujer “actuó con el conocimiento y voluntad exigida por el tipo penal” al intentar sortear el control aduanero.

No resulta lógico que quien trabaje en una aerolínea aérea hace 28 años y, por ende, conoce la normativa específica vigente, pretenda cruzar las fronteras con la cantidad de dinero, lingotes y láminas de oro, alhajas y relojes que le fueron secuestrados, sin riesgo a ser descubierto, circunstancia que refleja la clara y única voluntad de proceder de manera ilícita, creyendo que podría con su profesionalismo, habilidad y uniforme, sortear con éxito el debido control aduanero”, concluyó el magistrado en su imputación, por lo que la mujer deberá enfrentarse a un juicio oral.

RdC / MCP