7th de March de 2021
BLOOMBERG Pandemia de coronavirus
12-10-2020 23:25

EEUU tiene la peor mortalidad por Covid entre países desarrollados

La proporción de estadounidenses que mueren por infecciones por coronavirus es la más alta del mundo desarrollado, según un estudio de las tasas de mortalidad global que muestra que la respuesta pandémica de EE.UU. dejó a sus ciudadanos expuestos a la enfermedad letal.

Michelle Cortez
12-10-2020 23:25

La proporción de estadounidenses que mueren por infecciones por coronavirus es la más alta del mundo desarrollado, según un estudio de las tasas de mortalidad global que muestra que la respuesta pandémica de EE.UU. dejó a sus ciudadanos expuestos a la enfermedad letal.

Al comienzo del brote, la tasa de mortalidad de Estados Unidos por covid-19 fue más baja que en muchos otros países afectados, incluidos el Reino Unido, España y Países Bajos, según el informe publicado el lunes en Journal of the American Medical Association. Pero cuando la primavera se convirtió en verano, EE.UU. no adoptó en gran medida políticas de salud pública que han ayudado a otros países a reducir las tasas de mortalidad.

Si las muertes en Estados Unidos después del 10 de mayo hubieran ocurrido al mismo ritmo que en España, la tasa de mortalidad en Estados Unidos sería 47% más baja, con 93.247 menos decesos, según el informe. Más de 100.000 estadounidenses menos habrían muerto si Estados Unidos tuviera la misma tasa de mortalidad que Países Bajos. La tasa de mortalidad de Suecia fue 22% más baja, aunque tomó menos medidas para frenar la propagación del virus.

Estados Unidos lidera el mundo en muertes totales por coronavirus, con 214.776 hasta el lunes, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Brasil ocupa el segundo lugar con 150.488 muertes.

Se prevé que la incapacidad de Estados Unidos para controlar el brote será costosa. Cuando se toman en cuenta la pérdida de producción y los retrocesos en la salud, se espera que el costo económico de la pandemia supere los US$16 billones, o alrededor del 90% del producto interno bruto anual de EE.UU., según un informe separado en JAMA el lunes.

También se espera otros efectos dominó. En promedio, nueve miembros de la familia se ven afectados por la pérdida de cada persona que muere de covid-19 en EE.UU., lo que crea un grupo de 2 millones de dolientes, según otro artículo en JAMA de psiquiatras de la Facultad de Medicina Grossman de NYU.

Ningún país tiene una vacuna, tratamientos u hospitales efectivos que les den una ventaja sobre el resto del mundo, asegura Ezequiel Emanuel, vicerrector de iniciativas globales en la Universidad de Pennsylvania. La diferencia se reduce a la respuesta de cada país, dice.

Dado que el caos global de la primera ola del virus disminuyó, “está bastante claro que Estados Unidos ha sido peor que cualquier otro país, incluidos los países con alta mortalidad, en la respuesta al brote”, dice Emanuel. “Eso ha producido decenas de miles, si no 100.000 muertes por covid”.

Los investigadores compararon las muertes por cada 100.000 personas entre los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos con poblaciones superiores a los 5 millones y un producto interno bruto per cápita de US$25.000 o más.

Exceso de mortalidad

Una actualización de otro estudio realizado a principios de este año sugiere que EE.UU. tampoco ha acorralado el exceso de mortalidad asociado con la pandemia. El análisis tiene en cuenta factores como la disminución de los accidentes automovilísticos mortales y el aumento de las muertes por retrasos en el tratamiento de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

El número de muertes en Estados Unidos causadas directa o indirectamente por la pandemia es 20% más alto que los recuentos públicos de muertes por virus detallados diariamente en las noticias, asegura Steven Woolf, director emérito del Centro de Sociedad y Salud de Virginia Commonwealth University en Richmond. Wolf asegura que el exceso de muertes se produjo principalmente en estados que reabrieron antes y experimentaron brotes que persistieron durante el verano.

“Una cosa es mirar por el espejo retrovisor”, dice Woolf. “De cara al futuro, parece importante que el liderazgo nacional reconozca que aliviar las restricciones en medio de una pandemia nacional solo retrasará el control de la transmisión y no solo prolongará el número de muertos, sino los efectos dominó en nuestra economía”.

Estados como Florida, Texas y Arizona, que abrieron antes, también sufrieron más tiempo, y las muertes en exceso aumentaron durante más de 16 semanas. Los estados como Nueva York y Nueva Jersey, que fueron afectados temprano y tomaron medidas agresivas, vieron cómo las tasas de mortalidad se recuperaron en menos de 10 semanas, dice Woolf.

Costo humano

Se espera que ocurran más de 400.000 muertes en exceso en 2020, afirman Howard Bauchner, editor en jefe de JAMA, y Phil Fontanarosa, el editor ejecutivo, en un editorial de la revista médica el lunes.

“Estas muertes reflejan una verdadera medida del costo humano de la Gran Pandemia de 2020”, escribieron. “Superan con creces la cantidad de muertes en Estados Unidos por algunos conflictos armados, como la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam, y las muertes por la pandemia de H1N1 en 2009, y se acercan al número de muertes de la Segunda Guerra Mundial”.

Incluso cuando los medicamentos, como los que se le dieron al presidente Donald Trump, y las vacunas estén ampliamente disponibles, los estadounidenses tendrán que seguir usando medidas como el distanciamiento social y el uso de tapabocas para limitar la transmisión del virus, dice Emanuel. Estos pasos serán particularmente críticos en el invierno y la primavera, cuando el clima más frío invade gran parte del país en el interior.

“Ahora que la gente ha visto que el otro enfoque es un fracaso, creo que el éxito es posible”, dice Emanuel. “No será fácil”.