viernes 10 de julio de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / Internacional
jueves 26 septiembre, 2019

El vapeo cobra su primera víctima en el Reino Unido

Las sombras crecientes de daño a la salud sobre esa industria en EE.UU. ya tienen un nombre para sumar a la lista fatal en Europa.

Galería de imágenes

Andrea Felsted


Fotogalería
Cigarrillo electrónico Foto: Bloomberg
jueves 26 septiembre, 2019

La crisis que sumerge a la industria del vapeo de Estados Unidos cobró su primera víctima europea. Imperial Brands Plc, el fabricante con sede en el Reino Unido de cigarrillos Winston y del dispositivo electrónico Blu, redujo sus ventas y orientación de ganancias el jueves, un día después de que Altria Group Inc. y Philip Morris International Inc. suspendieran sus negociaciones de fusión, en medio de las crecientes investigaciones de Washington sobre enfermedades asociadas con esta alternativa para los fumadores.

En parte, Imperial culpó a una desaceleración de la demanda de cigarrillos electrónicos en EE.UU. por su expectativa de ganancias inalteradas en el año hasta el 30 de septiembre. Había anticipado una expansión entre 4% y 8%. Los ingresos se expandirán en un 2%, en el extremo inferior de su rango de 1% a 4%. Las acciones cayeron hasta un 11%.

Algunos minoristas estadounidenses, incluido Walmart Inc., han dejado de vender cigarrillos electrónicos, mientras el presidente Donald Trump trabaja para prohibir los productos saborizados y las cápsulas de nicotina. Todo esto se unió y afectó las ventas de Imperial en el último trimestre, mientras realizaba una gran campaña publicitaria para su dispositivo Blu.

Hasta ahora, los problemas no se han propagado a Europa o Japón (el mercado más desarrollado para los dispositivos que calientan el tabaco en vez de quemarlo). Imperial espera que las ventas de sus productos de nueva generación aumenten en un 50% este año. Esto puede parecer deslumbrante, pero está por debajo de las expectativas anteriores.

Esto es preocupante para las grandes compañías tabacaleras, que están invirtiendo miles de millones de libras en nuevos productos innovadores. Philip Morris desarrolló el dispositivo iQos "que calienta, pero no quema", en tanto British American Tobacco Plc cuenta con varias alternativas.

Sabemos muy poco de los riesgos del vapeo

La idea es que los fabricantes utilicen los flujos de efectivo de su negocio de cigarrillos tradicionales para desarrollar productos que describen como de menor riesgo. A medida que disminuyen las tasas de tabaquismo, estos dispositivos están destinados a redoblar sus esfuerzos para captar consumidores. La transición no ha sido fácil. El crecimiento se desaceleró en Japón el año pasado, donde las personas mayores demostraron ser más reacias a seguir a los primeros en adoptar este tipo de alternativas electrónicas.

Losing its Spark

La fiscalización en EE.UU. es claramente un problema grave para este mercado potencialmente enorme pero incipiente. Sin embargo, también hay una ironía: las enérgicas medidas contra el vapeo podrían llevar a algunos de los adultos que se han cambiado a los vaporizadores de regreso a los cigarrillos tradicionales.

Aunque los márgenes brutos de ganancias en las alternativas se acercan a los de los cigarrillos, según Duncan Fox, analista de Bloomberg Intelligence, el producto tradicional sigue siendo el motor de ganancias y flujo de efectivo para el sector. Una disminución más lenta en el número de fumadores tradicionales de tabaco sería terrible para la salud pública, pero podría terminar aliviando parte de la presión financiera sobre las grandes compañías tabacaleras, al menos a corto plazo. Si bien la industria siempre ha sido un excelente pagador de dividendos, existen crecientes dudas sobre si esto es sostenible.

¿Peligro para la salud? Europa acepta el vaping mientras Trump lucha por impedirlo

Una mayor regulación de las alternativas también podría ser ventajosa para las grandes empresas. La mayoría de las personas —aunque no todas— que se han enfermado utilizaban dispositivos de vapeo del mercado negro. Un endurecimiento de las normas podría favorecer a los dispositivos fabricados por grandes productores que tienen décadas de experiencia presionando a los legisladores. Además, estas empresas cuentan con sobrados recursos para destinar a la investigación y el desarrollo.

Sin embargo, a menos que la industria pueda desarrollar alternativas que sean efectivamente menos dañinas, las perspectivas para la otrora última enorme esperanza de las grandes tabacaleras se ven sombrías. Posiblemente más sueños de vapeo se harán humo.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5052

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.