jueves 26 de mayo de 2022
COLUMNISTAS Crisis en Independiente
27-03-2022 04:14

Moyano: peleas familiares con un fondo rojo

Hugo recibe insultos en la cara, mientras Pablo observa desde afuera. La tensión entre padre e hijo surgió en Camioneros pero se agudizó por el momento del club. Elecciones en un limbo y una unidad que no llega.

Ya casi nadie se acuerda, pero hace menos de cinco meses, cuando todavía las elecciones en Independiente tenían fecha y lugar asignados, Hugo Moyano convocó a la oposición del club en el Hotel Scala para buscar la unidad. Hoy, con los comicios en un limbo y una conducción jaqueada por el presente futbolístico, económico e institucional, la intención es parecida pero se da en distintos escenarios, incluso en algunos sin que el líder camionero lo sepa. 

La alta tensión en Independiente trajo efectos colaterales que inciden más allá de la frontera del club de Avellaneda: a las rispideces cada vez más recurrentes entre Hugo y Pablo Moyano por la conducción del sindicato de Camioneros y, sobre todo, por la obra social de ese espacio sindical, se le suman ahora las confrontaciones por el presente del Rojo, una piedra caliente que hasta al sindicalista más poderoso de la Argentina puede quemar.  

Sin formar parte del armado ni de la lista oficializada antes de que la Justicia suspendiera las elecciones, Pablo está afuera por completo del día a día en la gestión del club. Su pelea con Hugo tuvo una precuela: los cruces permanentes que mantuvo durante meses con Héctor “Yoyo” Maldonado, histórico ladero de Hugo y recientemente presentado como vice en la lista que reemplazará a Marcelo Tinelli en la Liga Profesional. La inclusión de Yoyo, ofrecida como la voz de los “cinco grandes” en la lista que encabeza el presidente de Argentinos, Cristian Malaspina, fue también un mensaje político que en la familia Moyano tuvo diversas lecturas.

“Esto institucional y políticamente aguanta porque está Hugo. Con otra persona, te lleva puesto”, cuenta un ex directivo

Bancas. Con un desmadre que se evidencia en cada partido como local en el Libertadores de América, y que contra Racing traspasó el límite de lo imaginado para el entorno de Moyano, la búsqueda de un candidato de unidad volvió a activarse, tanto de un lado como del otro de la grieta roja. “Esto institucional y políticamente aguanta porque está Hugo. Con otra persona, te lleva puesto”, le cuenta a PERFIL uno de los tantos directivos que arrancaron con la gestión de Moyano y luego renunciaron. 

Hay muchos dirigentes de distintas agrupaciones que trabajan para lograr una salida institucional a esta crisis. Y esas agrupaciones reciben la venia de algunas oficinas de gobierno, que no quieren que el caos se expanda más allá de Avellaneda. 

La mayoría coincide en que Fabio Fernández podría ser el candidato que amalgame las visiones contrapuestas que representan de un lado Moyano, y del otro el Grupo Champagne, que lidera Cristian Ritondo, quien encontró en el conductor televisivo Fabián Doman un frontman que diluya el macrismo explícito de su armado, en el que confluyen el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, un sector del radicalismo con llegada a Martín Lousteau y Martín Redrado, y hasta Patricia Bullrich. “La solución es la unidad, pero esa unidad no la garantizan ni Doman ni Moyano”, deslizan desde un sector del Gobierno. 

Empresario gastronómico y dueño de la popular confitería Pertutti, Fabio Fernández renunció como tesorero de Moyano en 2018, apenas 44 días después de haber asumido ese cargo. Los meses siguientes a esa decisión no la pasó bien. Quizá por esos recuerdos cuyos detalles quedan circunscriptos a los círculos de poder, Fernández no da el paso al frente que muchos aspiran que dé. Sabe que hay sondeos de diferentes lados, incluso del moyanismo, y a todos les responde con un pedido: firmar un futuro de no confrontación. Algo que ni él ni nadie puede garantizar en estos días.

 


Una marcha casi sin gente

Ayer por la tarde, con la excusa del Día del Hincha de Independiente, un pequeño grupo de hinchas y socios se juntó en el centro de Avellaneda para reclamar que se fije una fecha de elecciones. Los cuestionamientos al presente de la gestión de Hugo Moyano también dominaron la escena. 

El encuentro fue en la Plaza Alsina y la autoconvocatoria no superó las quinientas personas, lo que motivó burlas y críticas desde las redes sociales que siguen la política roja. 

La consigna era presionar para que hubiera un llamado a los comicios en el club y no había banderas partidarias, aunque algunos medios consignaron que la marcha era promovida por Pablo “Bebote” Álvarez, el ex líder de la barra, ahora devenido en un ferviente opositor de la gestión Moyano.