sábado 03 de diciembre de 2022
ECONOMIA SE RECALIENTA EL COSTO DE VIDA

A pesar del congelamiento, los precios crecen como en 2012

En mayo la inflación mensual volvió al nivel de hace un año, según consultores. Temor por el impacto de un boom de demanda electoral.

02-06-2013 14:08

El congelamiento de precios perdió fuerza en mayo según economistas privados y los precios volvieron a mostrar subas como las del mismo mes del año anterior: se espera una medición entre 1,5 y 1,7 en el IPC Congreso mientras que cerca del oficialismo advierten que la inyección de $ 16 mil millones para consumo que anunció el Gobierno la semana pasada podría recalentar los precios en junio, con una canasta de sólo 500 precios congelados.

En mayo de 2012, la inflación de las consultoras privadas promedió 1,7%, por lo que de cumplirse el pronóstico, el congelamiento perdió efecto a raíz de los aumentos en combustibles y de los costos logísticos, además de otros sectores como el 8% para las cuotas de las prepagas. “La novedad es que la interanualidad dejaría de caer”, aseguró una economista. Otras mediciones coinciden en esa baja. “Se cortó el efecto del congelamiento en mayo. Medimos 1,2, igual que mayo del 2012”, aseguró el analista y candidato del PRO, Carlos Melconian.

En junio, se suma la última serie de aumentos de productos autorizados por Moreno que en una primera instancia fueron absorbidos por el congelamiento general aunque ahora podrán trasladarse a los precios que quedaron fuera de la lista de 500 productos que no llega a cubrir una “canasta básica”.

En el entorno de Guillermo Moreno reconocen que “es probable que en las cadenas se hayan generado colchones preventivos de precios por el congelamiento y también es probable que la suba se agudice en junio con el aumento de la AUH”. Por eso consideraron que “es importante el control” y que el impulso al consumo “esté acompañado de un aumento de la producción”.

Los empresarios que se reúnen con Moreno los viernes –ahora cada quince días– reclamarán al Banco Central más créditos a la producción esta semana y también a los bancos, a los que le sumarán otro pedido: que mantengan los descuentos y los planes de cuotas. Con la Supercard prevista para mediados de mes, “los bancos y tarjetas pueden negociar un mix entre lo que le cobran a los comercios y lo que le cobran a los consumidores”, opinó Rubén Manusovich, de Fedecámaras, mientras que –como anticipó PERFIL– los bancos se preparan para retirar promociones de consumo.

En el debut de los 500 productos, en tanto, según el titular de Consumidores Libres, Héctor Polino, hubo supermercados que no cumplieron con la identificación de los precios acordados, como por ejemplo en un local de Carrefour de Belgrano.

El renovado congelamiento, además, no garantiza que no se afecte la capacidad de compra de la población. Según Isaac Rudnik, a cargo del Indice Barrial de Precios, los acuerdos están limitados a siete cadenas de supermercados “que no tienen bocas en los barrios populares”, por lo que estima que los precios congelados “seguirán siendo inalcanzables para aquellos argentinos que realizan sus compras cotidianamente en los comercios de proximidad”.

El director del Isepci explicó que según el índice barrial, el aceite que en los 500 congelados se consigue por $ 4,24 en los barrios del Conurbano llega a $ 8, mientras que el precio del arroz se duplica de $ 3 a $ 6 y el de la carne picada, por ejemplo, ronda los $ 30 en los barrios contra el 22,90 ofrecido por los supermercados. “Como sucedió con el fracasado ‘congelamiento’ de febrero, el gobierno kirchnerista sigue dejando a la intemperie a una tercera parte de los argentinos” que no compra en las grandes cadenas, indicó Rudnik.

En esta Nota