lunes 03 de octubre de 2022
ECONOMIA ALIVIO IMPOSITIVO

España reduce el IVA del gas para bajar la inflación: ¿se puede hacer en Argentina?

Especialistas explican qué efecto tiene la medida, si la misma tiene algún impacto en el bolsillo del consumidor y si la misma es aplicable en Argentina.

01-09-2022 19:15

El presidente de España, Pedro Sánchez, anunció que el país que preside reducirá el impuesto al IVA del 21% al 5% buscando combatir la inflación que está golpeando al país del viejo continente, sumado el condicionante de la guerra entre Ucrania y Rusia generando más incertidumbre al mundo, y en particular, Europa.

La reducción del IVA será a partir del mes de octubre que durará hasta el 31 de diciembre y no descartan ampliar la medida más allá de esa fecha.

El presidente español insta a cobrar impuestos a “los beneficios caídos del cielo”

"La idea es que haya justicia fiscal, un reparto equitativo de las consecuencias de la guerra de Putin", declaró en una entrevista Sánchez para Cadena Ser. Y agregó, "este gobierno va a tratar siempre de proteger a la clase media trabajadora".

En este sentido, qué efecto tiene la medida, si la misma tiene algún impacto en el bolsillo del consumidor y si la misma es aplicable en Argentina. Todo explicado por diferentes especialistas a PERFIL.

El segundo país con mayor carga impositiva

El economista Marcelo Elizondo, explica que la medida sirve porque baja el costo de pago de factura, el IVA se carga al consumidor, es un impuesto indirecto que no se lo carga al distribuidor de energía sino que lo traslada al cliente, o en este caso al consumidor.

“Al ser indirecto trasladas menos impuesto –al consumidor-. El IVA es un porcentaje por arriba del precio y permaneciendo nominal igual y el porcentaje de IVA se reduce, lo que paga el consumidor es menos. Brasil también aplicó la misma política y bajó el costo de energía y la inflación; la intermensual en Brasil fue negativa, tuvo deflación porque bajó el precio al consumidor”, afirma Elizondo.

España busca aplicar a los bancos un impuesto del 4,8%

Además cree que es una medida útil y que es bueno que se mantenga a largo plazo. “Siempre es bueno bajar impuestos, y más en una coyuntura como la actual. Pero si bajas impuestos y el déficit fiscal se mantiene, no es sostenible”.

El especialista resalta que sí es aplicable en Argentina, y aclara “es un país que todo tiene más de un 40% de impuestos: precios, tarifas, créditos, etc. Somos el segundo país con mayor carga impositiva sobre las empresas en el mundo. Es una medida que no solo debería aplicarse en el gas, ni en el corto plazo”.

Christian Buteler, especialista en finanzas, considera que es una medida que sirve, y coincide con Elizondo en resaltar el ejemplo de Brasil. Considera que la medida adoptada por España sirve en el corto plazo para momentos como este de alza de commodities.

Claramente en Argentina podría y debería aplicarse. Aliviaría los bolsillos del consumidor, y el esfuerzo sería por ambas partes entre el Estado y el consumidor que resignaría esos ingresos al menos por un tiempo, como mínimo un año”, concluye Buteler.

Medida con costo fiscal

Camilo Tiscornia, analista económico, cree que la medida busca reducir el impacto del costo de la energía y ayuda con un precio regulado y considera que si en Argentina reducís el IVA la gente paga menos. Pero aclara que esta medida no es aplicable sobre cualquier cosa, “sacarle el IVA al dulce de leche no tiene sentido porque es un mercado con competencia y canales de venta”, ejemplifica.

A diferencia del resto de los especialistas Tiscornia especifica que en Argentina no hay margen fiscal para hacer esto –reducir el IVA-. La medida “genera un efecto antiinflacionario porque el componente va a bajar una vez, un mes en el caso del gas. Es una medida que tiene un costo fiscal, es más fácil implementar subsidios con la gente”.

Son 23 los muertos en la tragedia migratoria que se vive en la frontera de Marruecos y España

En cuanto al economista Pablo Tigani considera que es una buena medida que impacta en el bolsillo del consumidor, sobre todo en Europa donde la situación se pone cada vez peor. “De hecho, funciona como un subsidio directo para que los que hacen consumo doméstico y para aquellos que necesitan la energía, la optimicen. Que pague más, el que más tiene”.

Y agrega, “no me parece un gobierno conservador, ni de izquierda ni derecha, sino que se trata de una cuestión de sensatez”.

SR / LM / ED