sábado 03 de diciembre de 2022
ECONOMIA Sin Freno

La inflación en Gran Bretaña pega fuerte: la mitad de los hogares reducen las comidas

Seis semanas después de haber asumido el cargo la ministra conservadora Liz Truss, los británicos se enfrentan a una inflación que ya superó el 10%.

20-10-2022 09:36

En septiembre pasado, al llegar al poder, la primera ministra Liz Truss prometió una baja de impuestos, sin embargo la pérdida de poder adquisitivo de los británicos es la más importante de los últimos en cuarenta años. Tal como explica la Agencia RFI la desaprobación del gobierno crece en paralelo con la pobreza, en tanto el margen de acción del gobierno conservador se reduce considerablemente.

La inflación comienza a golpear con fuerza a los británicos. Así, los precios de la electricidad y el gas se están incrementando en 60 y 100 %; además crecen las deudas con las tarjetas de crédito por la subida de las tasas de interés y los que tienen pagos deberán enfrentar más gasto por el aumento de las hipotecas de las casas donde viven.

De acuerdo con una encuesta realizada por Wich?, una asociación británica de defensa de los consumidores, millones de británicos han optado por saltar un alimento del día para poder enfrentar el alza de los precios. La encuesta publicada el jueves, realizada a unas 3 mil personas, concluye que la mitad de los hogares redujeron el número de comidas. Ese resultado no sorprende al profesor del King's College, quien habla de tres tipos de pobreza.

Hauke Hartmann: “En la última década vimos emerger populismos autoritarios y endurecimiento de autocracias”

"Es la primera vez que se está hablando en más de 40 años de diversos tipos de pobreza. Se habla de pobreza alimenticia por la incapacidad de la gente de alimentarse adecuadamente, se habla de pobreza infantil con el Reino Unido teniendo una de las tasas más bajas de atención a su infancia, se habla de pobreza energética, en el sentido que la gente comienza a enfrentar la decisión de comer o abrigarse en este invierno", subraya.

La crisis es también y sobre todo política. Pese a que Liz Truss hizo público su mea culpa el pasado lunes durante una entrevista a la BBC, su popularidad está de picada. Sólo 10 por ciento de los británicos tiene una opinión favorable de su gobierno. Al interior del Partido Conservador 55 por ciento opinan que debería renunciar.

Una crisis de raíz política 

Más allá de la pérdida de credibilidad política de Truss, las decisiones en materia económica activaron una crisis latente tras la salida del país de la Unión Europea (UE), el Brexit, a la que se suman los efectos de la guerra en Ucrania.

Liz Truss, un "fantasma" en caída libre: podría ser reemplazada por Boris Johnson

De igual modo, la crisis política sigue haciendo estragos al interior del gobierno. La ministra del Interior, la ultraconservadora Suella Braverman renunció el miércoles, pero antes publicó sus declaraciones cuestionando a la primer ministro. "Fingir que no hemos cometido errores, actuar como si nadie pudiera ver que los hemos cometido y esperar que las cosas salgan bien por arte de magia no es una política seria", escribió.

La renuncia de Braverman se suma a la del ex ministro de finanzas Kwasi Kwarteng, remplazado esta semana por su antítesis, Jeremy Hunt quien desechó las principales medidas económicas propuestas por Kwarteng.

"La crisis es la combinación de una incertidumbre que se viene acumulando en los mercados por el efecto del Brexit, hay una alta volatilidad política en el liderazgo, mucha desconfianza de la dirección política, y una serie de factores económicos que se vienen acumulando que no fueron resueltos", destaca Andrés Mejía, profesor de economía política del King's College de Londres, quien enfoca su análisis desde el prisma de los ciudadanos ingleses. 

Salarios que se comprimen

"Imagínese usted si es que tiene un salario que se está encogiendo en su poder adquisitivo -los precios de la electricidad y gas se están incrementando en 60 y 100 %-; la deuda que uno tiene contratada en tarjetas de crédito está aumentando por la subida de las tasas de interés; pronto quienes tienen pagos deberán enfrentar más gasto por el aumento de las hipotecas de las casas donde viven, esto sumado a cortes en beneficios", explica Mejía.

Fuente: RFI

LR