domingo 27 de noviembre de 2022
ECONOMIA Día Internacional

Paradoja: la pobreza no cede pero sigue en auge el desperdicio de alimentos

Se estima que en el mundo se desechan cerca de 1.300 millones de toneladas anuales de alimentos y las principales causas están en el mal manejo de la comida.

29-09-2022 17:20

Según muestran los datos la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura, se estima que alrededor del 30% de la producción total de alimentos se desperdicia a lo largo de toda la cadena productiva, desde su cosecha hasta el consumo en hogares.

El panorama se vuelve más sombrío si pensamos que se da en un mundo donde 3.100 millones de personas tienen dificultades para acceder a dietas saludables y 828 millones pasan hambre.. 

Alertan sobre una crisis alimentaria global por aumento de precios de fertilizantes

En este contexto, la FAO conmemora por tercera vez el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, para pensar más en profundidad sobre políticas y acciones civiles para mitigar el flagelo. 

La pobreza en la Argentina

Por caso, ayer se difundieron los datos de la pobreza en la Argentina y si bien el dato fue positivo porque se redujo 4,1% dese el mismo período del año anterior, (se ubicó en 36,5% y afectó a 10,6 millones de personas) uno de los primeros datos "duros" mostró que lo que sí creció fue la indigencia. Y en estos planos de pobreza a indigencia, es donde los alimentos se vuelven el bien más codiciado y menos alcanzado.

Y si bien la inflación en el costo de los alimentos "saca de consumo" a muchos, hay otros temas que intervienen, como el desperdicio de comida; es decir, perder la comida en el camino, sin siquiera llegar a tenerla disponible.

Datos recientes de la FAO muestran que aproximadamente el 14% de los alimentos producidos para el consumo en todo el mundo se pierde cada año entre la cosecha y el mercado al por mayor. 

Y en esa línea el organismo estima que se desperdicia el 17% de la producción total de alimentos (11% en los hogares y 5% en servicios alimentarios y 2% en ventas al por menor. 

En este planteo, las empresas buscan implementar técnicas que ayuden a reducir estas situaciones.

Cuándo se dan las mayores pérdidas de alimentos

Desde La Serenísima explican que el desperdicio se puede producir por problemas técnicos en el traslado o en el punto de venta, principalmente relacionado a fallas en la cadena de frío. Otro error recurrente, es la mala interpretación de las fechas de vencimiento o consumo preferente, por ejemplo, cuando se hace una gran compra sin verificar este dato y luego no se consume en el tiempo adecuado.

En este sentido, recomiendan la importancia de formar consumidores responsables, que sean conscientes a la hora de comprar, preparar y guardar alimentos para evitar al máximo la pérdida y desperdicio de los mismos. 

El cambio en la dieta ganadera generaría más alimento para 1.000 millones de personas

“Aumentar el consumo de lácteos bajos en grasa y azúcar, elegir frutas y verduras de estación que sean cultivados localmente, consumir más pescado y menos carnes rojas, así como moderar el consumo de grasas y aceites son elementos claves a considerar para una alimentación equilibrada”, explicó Marcela Leal, nutricionista (MN.1.196), Máster en Tecnología de los Alimentos.

6 consejos sencillos para no desperdiciar la comida

Un consejo que brindan los profesionales es la planificación de las comidas para adquirir lo necesario, evitando así las compras impulsivas e innecesarias.

Al momento de ir al supermercado, es importante:

  1. evaluar las ofertas  
  2. comprar lo que se va a consumir,
  3. evitar pérdidas en la alacena, en especial con las fecha de consumo.
  4. si sobra comida se puede recurrir a su guardado en el freezer o congelador para consumir en otro momento.
  5. tener un buen criterio para aquellos alimentos perecederos que parecen desechables a la vista pero que siguen siendo aptos para su consumo.
  6. lo mismo sucede con los restos de comidas. Un ejercicio interesante es buscar recetas para transformarlas en otros platos, dándole una nueva oportunidad a los alimentos mientras se evita su desperdicio.

“Para lograr disminuir el desperdicio de alimentos generando beneficios sociales, económicos y ambientales, es clave avanzar hacia modelos de alimentación saludables y respetuosos con el medio ambiente. Les recomendamos que investiguen y consulten con nutricionistas para lograr incorporar buenos hábitos de consumo que eviten el desecho de alimentos que son aptos para su consumo”, agregó Leal.

Empresas que buscan el "Desperdicio 0"

Son varias las compañías que vienen sumando acciones para alcanzar el nivel de "Desperdicio 0", como es el caso de Danone, que comenzó a abordar el tema allá por el 2008, cuando no se hablaba aún de estos temas. 

"Hoy tenemos el foco puesto en la eficiencia de producción según demanda, el recupero de productos próximos a vencer de nuestros depósitos y a partir del año pasado sumamos el rescate en puntos de venta junto a Carrefour y el Banco de Alimentos de Buenos Aires. Gracias al éxito que tuvo esta iniciativa en góndolas, este año se sumó Chango Más y también estamos ampliando a nuevas sucursales de Carrefour en Neuquén y Chaco", explicó Diego Buranello, director de Asuntos Corporativos de Danone Cono Sur.

Y luego sumó: "En lo que va del 2022 ya rescatamos más de 700 mil kilos de productos de nuestros propios sites y centros de distribución y más de 3.800 kilos de alimentos en puntos de venta” .

Para el Ministerio de Salud de la Nación, los lácteos son uno de los pilares de la alimentación. Las Guías de Alimentación para la Población Argentina (GAPA) incluyen el consumo de tres lácteos al día.

En esta línea, la Fundación de Danone inició un trabajo articulado con la Red Argentina de Bancos de Alimentos y en 10 años de trabajo conjunto, se lograron rescatar y distribuir 15 millones de kilos de alimentos y se alcanzaron 400.000 beneficiarios por año. 

Al respecto, Santiago Ramos, presidente de la Red Argentina de Bancos de Alimentos destacó "Trabajamos en conjunto para que los excedentes de alimentos lleguen a quienes más los necesitan y para generar programas de capacitación y concientización sobre la temática”.

El recorrido demostró que cada kilo de alimento rescatado puede tener un valor social cuando pierde su valor comercial y que el compromiso y la articulación entre el sector privado, el gobierno y el tercer sector es clave para potenciar programas con impacto positivo.