ECONOMIA
Futuro ministro

Qué opina Luis Caputo sobre la dolarización que propone Javier Milei

En mayo, la consultora del futuro ministro de Economía hacía un diagnóstico sobre el plan del libertario para cambiar el signo monetario de la Argentina. Déficit fiscal, emisión monetaria y pasivos del Banco Central, los ejes del informe.

Luis Caputo 20231123
Luis Caputo. | NA

Meses antes de convertirse en el ministro de Economía del presidente electo Javier Milei, el ex titular del Banco Central Luis "Toto" Caputo elaboró un informe en el que sopesaba los pros y las contras de una eventual dolarización de la economía.

Tras su salida del BCRA en 2018, el experto en finanzas fundó la consultora privada Anker junto a Santiago Bausili, ex secretario de Finanzas en la era Cambiemos, y los economistas Federico Furiase, Martín Vauthier y Felipe Berón.

Alejandro Werner: "Javier Milei piensa que sería su propio ministro de Economía y Luis Caputo su secretario de Finanzas"

Frente al crecimiento de Milei en las encuestas nacionales, en mayo el equipo confeccionó un documento dedicado a analizar en detalle las implicancias de modificar el signo monetario de la Argentina por el dólar norteamericano, una propuesta que enarbolaba el líder de La Libertad Avanza.

“Creemos que la dolarización es una alternativa de difícil implementación, que requiere una arquitectura legal y financiera compleja, pero no imposible de llevar adelante”, señala el texto que circuló tanto por redacciones como por despachos oficiales y opositores.

Déficit fiscal: el origen del problema para Luis Caputo

El análisis parte de la premisa de que el origen de los desajustes macroeconómicos se explica por la ausencia de equilibrio fiscal. Es decir, que el Tesoro logre que la ecuación entre ingresos y gastos arroje como resultado 0.

“Es importante entender que los problemas económicos que sufre el país desde hace décadas tienen su origen en el hecho de que el Estado consistentemente gasta más de lo que recauda. La inflación, el dólar o la crisis de deuda son las consecuencias de la forma en que se financia el déficit”, argumentaron.

Javier Milei, Nicolás Posse y Nicolás Caputo g_20231126

En tal sentido, consignaron que "el financiamiento monetario genera inflación y suba del dólar” y que “el financiamiento con deuda genera crisis de repago" y responsabilizaron al uso de estas dos herramientas por la erosión de la "credibilidad del país".

“El abuso de financiamiento del déficit fiscal vía emisión monetaria ocurrido durante la administración actual ha resultado en la acumulación de un stock de pasivos remunerados en el balance del Banco Central que representa una amenaza para la estabilidad económica”, alertaron. 

Al mismo tiempo, los expertos de Anker sostuvieron que el derrame de los pesos en manos de la autoridad monetaria en el mercado “podría sumergir al país en una hiperinflación, pero mantenerlos en el balance del Central representa un costo cuasi fiscal de más de $1 billón por mes”.

Frente a esa disyuntiva, postularon como esencial la implementación de "un esquema monetario que sea consistente con el esfuerzo fiscal requerido y que ayude a mitigar la amenaza candente del excedente de pesos”.

Los bancos no consideran como prioridad desarmar las Leliq

Bajo la perspectiva del equipo de Luis Caputo, el desafío para el gobierno entrante era "encontrar un esquema monetario que ayude a resolver el problema de la sobre-emisión de pesos y el stock de pasivos remunerados sin correr el riesgo de basar el modelo de equilibrio general en una recuperación acelerada de la demanda de dinero, que podría no materializarse”. 

Qué piensa Luis Caputo sobre la dolarización

A la hora de sumergirse en la disección de la dolarización, el informe de Caputo destaca como uno de los principales beneficios la reducción de la dinámica inflacionaria: “Lograr una desaceleración de esta magnitud en la inflación resulta muy difícil con otros esquemas de política monetaria, incluso cuando son parte de un programa de estabilización creíble”. 

Sin embargo, el escrito subraya que un plan para dolarizar la economía “no es una solución mágica a los problemas del país” ni resuelve "la raíz del problema que es el déficit fiscal; aunque sí permitiría anular una de sus fuentes de financiamiento y motor de la inflación: el financiamiento monetario”.

A propósito del cómo, el informe apunta que el Banco Central debe disponer entre sus activos la cantidad de dólares suficientes para absorber los pasivos en pesos a un tipo de cambio que resultará de dicha operatoria.

Javier Milei termina con la Secretaría de Comercio

“Si el cociente entre los pasivos en pesos y los activos en dólares fuera muy diferente al tipo de cambio libre, la dolarización no tendría sentido alguno, y nadie que esté proponiendo este esquí monetario ignora esta condición. Es decir, está descartada la dolarización a cualquier precio”, razonaron los economistas.

En cuanto a los pasivos del Central, señalaron que "no deben ni pueden venderse al mercado, pero sí pueden constituir la materia prima de una arquitectura financiera que permita el acceso a nuevos dólares”.

“Como por ejemplo, se podría aportar los activos del BCRA y del FGS a un fideicomiso de jurisdicción extranjera que podría utilizar estos activos como colateral para la obtención de nuevo financiamiento”, postularon.

Cabe destacar que el proyecto dolarizador de Javier Milei parece haber quedado en segundo plano desde el desembarco de Luis Caputo en el equipo económico de La Libertad Avanza. En efecto, su arribo desencadenó la renuncia de Emilio Ocampo, principal impulsor de la dolarización, a la presidencia del BCRA.

Según informó el propio Milei, la misión primordial de Caputo es encontrar una forma de desarmar la "bola" de Leliqs en manos de los bancos comerciales, que hoy supera los $23,3 billones. Para ello, "Toto" buscará una salida de mercado que permita reducir de forma drástica los pasivos remunerados del Central.

 

MFN / Gi