domingo 16 de mayo de 2021
IDEAS Cordobazo
29-05-2020 09:36

Crear valor a través del diálogo

La Argentina tiene un déficit crónico de falta de diálogo. Por eso es necesario que todos los actores, sobre todo, los políticos den el ejemplo y participen en la construcción de consensos.

29-05-2020 09:36

Cordobazo. Un nuevo aniversario. Nos lleva al año 1969. Estallido social, la novedad de la protesta de impacto, reclamos políticos y sindicales. Violencia.

Visto en perspectiva de siglo XXI y desde la realidad argentina, me inclino por tomarlo como una metáfora de lo que deberíamos evitar construyendo consensos previos y revitalizando el diálogo como ejercicio constante en la sociedad. Casi me animaría a rebautizarlo en relación a la necesidad de generar un “Dialogazo”, clave en el contexto actual de nuestro país.

La Argentina tiene un déficit crónico de falta de diálogo y de mecanismos de construcción de consenso

La Argentina tiene un déficit crónico de falta de diálogo y de mecanismos de construcción de consenso. Predominan siempre los prejuicios, la descalificación del otro y la antinomia amigo-enemigo. Un eje central para poder tener un país sustentable es la capacidad de la sociedad -en este caso partidos políticos, empresas, sindicatos, organizaciones sociales y ciudadanos- de articular una agenda de diálogo que no quede limitada a la discusión de temas de coyuntura de corto plazo. Es decir, procesos sistemáticos y perdurables en el tiempo de trabajo conjunto, para lograr abordar temas como reducción de la pobreza, crecimiento, impactos tecnológicos, competitividad y empleabilidad. Este contexto lo han experimentado ya hace años países como Alemania, en los que los sindicatos tienen una importante presencia dentro del mundo de los negocios, con representantes que incluso integran el directorio de algunas firmas.

Los dilemas y conflictos a resolver para lograr una agenda sustentable son de por sí muy variados y de alta complejidad. No sólo surge el impacto social de la creación –o de la pérdida- de puestos de trabajo, sino el impacto de nuevas tecnologías en el diseño de la tarea, la empleabilidad sostenida, el desafío de atraer nuevas inversiones, la realidad del sector, la capacitación y entrenamiento, los beneficios sociales y la competitividad.

El desafío es grande y la garantía de éxito del proceso no solo es técnica. Requiere reforzar en todos los actores de la sociedad la apertura mental, la sensibilidad y la comunicación efectiva.

Es muy importante tener en cuenta que dialogar y crear valor a través del diálogo no es un acto voluntario. Ni una emoción ni tampoco un pasatiempo social. Dialogar constructivamente y llegar a consensos es ante todo un proceso. Requiere usar un método y respetarlo. Obligará a recorrer una hoja de ruta que demandará varias etapas. Primero, un abandono de prejuicios y reseteo emocional de las partes, reflexionando experiencias del pasado. Segundo, alcanzar una clara visión compartida del futuro a alcanzar y con una disposición de no querer maximizar el interés individual sino el del conjunto. Superar el modo “antinomia”, para lograr el modo de cooperación, en términos de “ganar-ganar”.

Recordarnos y hacernos presente el nunca más a la violencia y el estallido social como mecanismos de comunicación

Recién entonces y como tercera etapa, se identificará la convergencia de intereses y se podrán pensar alternativas y opciones creativas para avanzar con los distintos actores sociales en la solución de los problemas estructurales del país.

Para lograr este cambio es primordial que el partido gobernante y la oposición sean los primeros en dar el ejemplo y mostrar a la sociedad el valor del diálogo y el consenso. Esos ejemplos desde arriba deben ser los disparadores que derramen y envién señales de cambio de actitud a la sociedad.

El nuevo aniversario del Cordobazo debe tener entonces una utilidad esencial. Recordarnos y hacernos presente el nunca más a la violencia y el estallido social como mecanismos de comunicación. Y sí al ejercicio cotidiano de la construcción de consensos -con método y sin prejuicios- para alcanzar estadios de sociedades más justas y vivibles.

*Profesor. Director Consensus (Centro de Resolución de Conflictos), IAE Business School, Universidad Austral.

En esta Nota