lunes 05 de diciembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA MODO FONTEVECCHIA DESDE BRASIL

Daniel Scioli: "Es una elección que para la Argentina tiene una gran influencia de espacio político y económico"

El embajador argentino en Brasil se refirió a la relevancia que tendrán las elecciones en nuestro país. "Es fundamental fortalecer el vinculo Argentina-Brasil", afirmó. A su vez remarcó que "Argentina no tiene un problema estructural-económico, sino coyuntural".

29-09-2022 12:29

El ex gobernador de Buenos Aires y embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, expresó que "hay que poner el esfuerzo en mejorar la productividad, la competitividad y traer inversiones para los sectores de energía, agroalimentario y minería". Asimismo contó cómo vive el conflicto sindical de los neumáticos. "La Industria automotriz en un pilar en el comercio bilateral Argentina-Brasil, espero que el conflicto se pueda resolver internamente", sostuvo en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9)

Hay una polarización con una violencia extrema en Brasil y varios hechos en la campaña electoral lo demuestran ¿cómo se explica que este pueblo tradicionalmente pacífico tenga este nivel de violencia?

Lula tiene el objetivo claro de apelar al voto útil y como contracara de eso, un Bolsonaro que tiene como desafío de achicar la diferencia y ver si hay un segundo turno. Atribuyo pero no justifico la violencia, predico siempre la moderación, el dialogo político y el respeto. 

Hay dos candidatos principales que son los que tiene las mayores chances y que ya vienen de una historia reciente de duros enfrentamientos recíprocos. Es una elección que para la Argentina tiene una gran influencia de espacio político y económico. Político por la gran afinidad que tiene Lula con nuestro país, particularmente con Alberto, con Cristina e incluso conmigo. Es una persona agradecida.

También debo reconocer cómo me facilitó el gobierno actual la reconstrucción de la Nación de Brasil que atravesaba el peor momento. En la primera etapa que estuve pudimos reencauzarlo. Y recientemente Brasil nos dio toda la energía eléctrica que Argentina necesitó durante el invierno para evitar contratiempos. Y digo del punto de vista económico porque el gran objetivo de mi segunda etapa aquí tiene que ver con llegar a un gran acuerdo de integración binacional profunda, que tiene distintos capítulos. 

A partir de mi experiencia de mi primera etapa siento que es fundamental fortalecer lo regional, es decir, del vínculo Argentina-Brasil. Tiene un primer capítulo que es el de integración financiera para fortalecer el sistema de pago en monedas locales.

Si Lula se consagra en Brasil habrá fiesta doble en el Gobierno, pero por separado

Tiene otro capítulo de gran trascendencia, en donde recientemente estuve con los gobernadores de Neuquén, Mendoza y Chubut, que harán una feria mundial de petróleo y gas. Es un capítulo de integración energética. 

Hay uno de integración industrial, esto lo hablé mucho con Lula también, porque él está proponiendo una segunda etapa de industrialización en Brasil y tenemos que buscar la complementación de las cadenas productivas. Está la idea de mejorar la infraestructura, mejorar los costos de logística, el transporte, la industria automotriz, etc.

Todo esto se viene conversando desde mi primera etapa y con las autoridades actuales, y por eso la elección tendrá un impacto político y económico en nuestro país. 

Argentina y el modelo industrial brasileño

Mencionaste la industria automotriz, en Argentina hay un gran conflicto con los faltantes de neumáticos, ¿existe alguna posibilidad de que la fabricación de estos elementos en Brasil pueda ayudar a la escasez que hay en nuestro país, sin tener que esperar importaciones de China, por ejemplo?

Esperemos que se solucione internamente este conflicto. Entiendo a los trabajadores en un marco de racionalidad y equilibrio de acuerdo con las empresas. En este caso, esta historia la conozco muy de cerca, porque yo promoví en su momento que empresas líderes amplíen sus inversiones en el país, y de esa manera llegaron a instalar la primera fábrica de cubiertas de motos.

Me consta que por la demanda interna, el sector automotriz representa la mayoría del comercio bilateral. Me preocupa lo que está ocurriendo en algunas plantas donde están en la fase final de agotar su stock.  En su momento conversé con los responsables de este sindicato. La Industria automotriz en un pilar en el comercio bilateral.

Siento que, en función de lo que hemos hecho, como incentivar a las empresas a expandir su producción local e integrar cada vez más, tiene que prevalecer una responsabilidad con los otros compañeros trabajadores que integran este sector.

Scilo y Lula

Se ha abierto una nueva instancia, me consta la voluntad de las empresas para hacer el mayor de los esfuerzos. También imagino la preocupación del Presidente en este tema porque necesitamos que haya más inversiones. Y los inversionistas toman en cuenta muchas cosas, como la convivencia entre las empresas y los sindicatos. De hecho, SMATA es un sindicato modelo que ha logrado generar las condiciones para una expansión permanente de la industria.

Argentina envidia el proceso industrial brasileño que viene manteniendo desde los años 70 y que ahora, nuevamente, hay un gran crecimiento del campo (es el mayor exportador mundial de commodities alimenticias). ¿Cómo se vive en, por ejemplo, Brasilia, la tensión entre el campo y la industria? ¿Qué puntos de contacto encontrás entre el campo brasileño y el nuestro?

Acá hay una gran integración. Es el Campo, la Industria y el Comercio. Se da por una política que en su momento desarrolló Lula, en una primera etapa de industrialización intensa, que incentivó a que grandes fábricas se localicen en Brasil. El gran desafío de Argentina es lograr un equilibrio y complementarnos. Con Brasil somos el mayor productor de alimentos del mundo. El desafío es agregar valor a la materia prima, ser exportador de proteínas, etc.

Claudia Costin, economista brasileña: "Jair Bolsonaro no apoyó a los municipios más pobres de Brasil"

Allí se generaron muchos incentivos al campo, integrando tecnología de vanguardia, pero no tenemos nada que envidiarle porque nuestro complejo agroalimentario es de primer nivel mundial, con una gran diversidad. Argentina tiene con qué crecer, tiene la minería con el litio en el cobre.

Todo esto va a tener un impacto muy positivo en la economía porque ayuda al fortalecimiento de las reservas a través de más exportaciones e inversiones y darle estabilidad a la moneda. Además que se puedan colocar más dólares para insumos y materias primas para hacer crecer los sectores industriales del país que hoy están limitados por esta coyuntura global.

Argentina no tiene un problema estructural-económico, sino coyuntural. Lo podemos superar en la medida en que se ponga todo el esfuerzo en mejorar la productividad, la competitividad, traer inversiones para los sectores de energía, agroalimentario y minería. Son demandas mundiales, y nuestro país puede garantizar soberanía energética y alimentaria.

AO PAR