MODO FONTEVECCHIA
Apertura Modo Fontevecchia

Día 78: La rebelión de los moderados y el grito conservador

El presidente Javier Milei parece estar más pendiente de la pelea y los conflictos con los gobernadores que de la realidad económica del país. Mientras que en Argentina crecen los enfrentamientos, en Estados Unidos Javier Milei se abraza con Donald Trump.

Javier Milei y Donald Trump
Javier Milei y Donald Trump | Instagram

“Mientras que en la vida real se suman los problemas de Javier Milei y sus peleas con intendentes, diputados, gobernadores y cualquier tipo de gobernabilidad a los datos de la economía real y la caída del salario, el Presidente viajó a Estados Unidos a abrazarse con Donald Trump, como una especie de fan de los Rolling Stones viendo a Mick Jagger. En ese aislamiento político, la lógica de Milei es que a él ‘lo banca la gente’ y todo el resto es casta”, señaló Alejandro Gomel en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1) del lunes 26 de febrero del 2024.

Alejandro Gomel: Hoy es el último lunes del mes de febrero, el viernes comenzará el mes de marzo y con él las sesiones extraordinarias, donde el presidente Javier Milei deberá  verse cara a cara con los diputados, con el “nido de ratas”. Un Javier Milei que no deja de sorprender, y que ya casi no tiene con quien pelearse. Uno de los conflictos recientes es con el gobernador de Chubut, Ignacio "Nacho" Torres, quien advirtió que si se siguen recortando fondos, no saldrá una gota más de petróleo de Chubut hacia el centro del país.

El estilo de confrontación de Milei es humillar, tanto a los gobernadores como a cualquiera que sea considerado su adversario. Nacho Torres es un gobernador más dentro del enfrentamiento de Milei, pero en este caso abre la grieta con el PRO, un PRO que está cada vez más dividido entre Mauricio Macri y Patricia Bullrich.

Tras el conflicto con Chubut, Milei apunta a Kicillof y retira un fondo clave para la provincia de Buenos Aires

La situación interna con los conflictos viene unida a un ajuste feroz que hasta el propio Fondo Monetario Internacional propone buscar consenso y no dejar fuera a la “familia trabajadora”. Todos los indicadores de la economía real están para abajo, mientras que los conflictos políticos continúan y el ajuste se profundiza, Milei estuvo en Estados Unidos para encontrarse con Donald Trump.

En un medio televisivo, Milei apuntó contra el gobernador de Chubut y se refirió a Nacho Torres como un “pobre chico que no puede leer un contrato” con una “precariedad intelectual muy grande”. La realidad es que así como Milei fue votado para ser presidente, Nacho Torres fue votado por el pueblo de Chubut para ser gobernador, pero pareciera ser que el Presidente no lo tiene en cuenta y confronta con su forma habitual: humillar. 

Por su parte, Ignacio Torres advirtió en el mismo medio televisivo que si la plata no está no van a exportar desde su provincia “ni un barril más de petróleo”. Algo curioso es que Javier Milei empieza a ser cuestionado hasta por sus amigos de los medios, que lo apoyan pero que empiezan a poner reparos en cuanto a lo que ven de las formas de hacer política del Presidente, sobre todo en redes sociales. Además, están quienes plantean la idea de que todo esto sea una estrategia de Milei: tirar de la cuerda, confrontar con todos y llegar a un punto de conflicto que sea revalidado por aquellos que lo apoyan, pero es difícil de saber. 

Cuando todos pensaban que la estrategia era enfrentarse a todo pero recostarse en el PRO, se terminó enfriando su relación con Mauricio Macri y la rebelión comenzó con un gobernador del PRO, no del peronismo. Otro gobernador flamante es Claudio Vidal, el encargado de Santa Cruz, que desbancó a los Kirchner después de muchos años en su provincia y apoyó a Nacho Torres. “El Presidente está muy concentrado en hacer caja”, declaró Vidal sobre Milei. Las provincias patagónicas están en pie de guerra con el apoyo de la mayoría de los gobernadores, aunque el gobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, se corrió hacia un lado y parece quedar casi como el único gobernador que apoya a Javier Milei. 

Por un lado está Mauricio Macri y por el otro Patricia Bullrich, en una relación que está rota sin vuelta atrás. Bullrich decidió aprovechar la pelea con los gobernadores y apoyar al Presidente: “Le dije a Torres que va a quedar como Cataluña”, advirtió la ministra de Seguridad en Radio Mitre el pasado 24 de febrero.

Nación excluyó a Chubut de un beneficio que dio a otras provincias y se mantiene intransigente 

Incluso hay un comunicado por parte del PRO de Patricia Bullrich y algunos dirigentes más sobre que la Argentina ha empezado un camino hacia un país “opuesto al que hemos sufrido con el kirchnerismo”, oponiéndose a sus propios gobernadores y defendiendo a Javier Milei. El comunicado está firmado por Patricia Bullrich, Fernando Iglesias, Laura Rodríguez Machado, Damián Arabia, Silvana Giudici, Gerardo Milman y distintos dirigentes de segundo y tercer orden del PRO. Por supuesto que no está firmado por ninguno de los gobernadores, pero Patricia Bullrich parece estar dispuesta a dar pelea interna dentro del partido que todavía preside

Mientras que en la vida real se suman los problemas de Javier Milei y sus peleas con intendentes, diputados, gobernadores y cualquier tipo de gobernabilidad a los datos de la economía real y la caída del salario, el Presidente viajó a Estados Unidos a abrazarse con Donald Trump, como una especie de fan de los Rolling Stones viendo a Mick Jagger. En ese aislamiento político, la lógica de Milei es que a él “lo banca la gente” y todo el resto es casta. 

Trump apoyó a Milei: "Es uno de los pocos que puede hacer a la Argentina grande otra vez" 

El Presidente ya ha vuelto de su viaje y queda por delante el conflicto con los gobernadores, el paro docente y de trabajadores estatales y el paro de aeronáuticos anunciado para esta semana. A su vez, el Presidente debe estar preparándose para el próximo viernes 1 de marzo, cuando deberá ir al Congreso y enfrentarse con el “nido de ratas”. Un Milei entre el conflicto permanente y el abrazo con el mundo conservador.

VF DC JL