domingo 05 de febrero de 2023
MODO FONTEVECCHIA LA APERTURA DE MODO FONTEVECCHIA

Hambre de alegría

Al iniciar el programa se realizó un repaso de todas las finales que disputó la Selección y el impacto político que tuvieron. ¿Por qué desde los 70´hasta ahora la Argentina se convirtió en una potencia futbolística mundial, pero decreció social y económicamente?

14-12-2022 09:33

La Selección Argentina pasó a la final y centenas de personas salieron a festejar en las calles con hambre de alegría, síntoma de la enorme necesidad de festejar. Desde el 1978 hasta hoy la Argentina se convirtió, paradójicamente, en una potencia futbolística y decreció económica y socialmente", analizó Jorge Fontevecchia al comenzar  Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9) del miércoles 14 de diciembre.

Luego, el conductor del ciclo enumeró datos que grafican la conversión a impotencia económica de los últimas décadas: "En 1974, dos años antes de la Dictadura, había 4% de pobres y hoy se multiplicó por 10 ese porcentaje. El salario real promedio industrial pasó de base 869 puntos al iniciar los 70´ a 509 en 1978 cuando se triunfó en el Mundial. La inflación llegó a 170% ese año, cuando al iniciar la década era alrededor del 35%".

La utilización política y deportiva en las finales que alcanzó la Argentina

A continuación, se compartió con la audiencia varios audios. Para empezar, en 1978, Rafael Videla le da un discurso motivador a la Selección previo al Mundial 78, aduciendo que “se sientan ganadores para que el éxito los acompañe”.

A su vez le habló a César Luis Menotti: “Usted ha hecho un trabajo muy serio y a conciencia con el equipo”. A lo que el Flaco contestaba con un firme “vamos a dejar todo lo que tenemos”.

Luego, la recorrida llegó a México 1986 en donde Raúl Alfonsín, al conseguir el título, felicitaba al plantel nacional, marcando un postura escindida de la política: “Nos brindan una alegría necesaria a los que se sienten sin ideología”. Después le deseo una pronta recuperación a Daniel Pasarella quien en la previa había quedado desafectado.

Diego Maradona, gol a Inglaterra en México 86
Diego Maradona, gol a Inglaterra en México 86

En ese mismo Mundial, el emblema Diego Maradona, en pleno vuelo rumbo a Buenos Aires, sostenía que “la mayor felicidad de este plantel es haberle dado esta alegría a la gente cuando descreían, no tenemos ningún tipo de rencor”. 

Yendo a la siguiente cita mundialista disputada en Italia en 1990, el mítico arquero argentino Sergio Goycochea, después de logra el subcampeonato se mostraba cansado pero satisfecho: "No se puede explicar todo esto, me fui a descansar un poco en el hotel y la gente no paraba de demostrar cariño durante todo el trayecto”. 

El Director Técnico de aquella Selección, Carlos Salvador Bilardo analizaba en plena celebración: “Desde que salí nunca vi algo igual, en fútbol estamos adelantados muchos años. Más allá de las ofertas que he tenido, no me quiero ir más de este país”, afirmaba remarcando esa supremacía en el deporte mundial.

¿Alberto Fernández viajará a Qatar para ver la final del Mundial?

Asimismo, en Brasil 2014 se consiguió un gran segundo puesto y Alejandro Sabella, técnico del combinado nacional, afirmaba que “el equipo es el otro”, aludiendo a la famosa frase de "la patria es el otro", justamente, con Cristina Fernández como testigo.

“No estoy por encima de ellos, soy parte de ellos. Estoy orgulloso porque dejaron el alma. La gente se dio cuenta de esto, por eso hay que hablar de construcciones colectivas, pensar en darle al otro para crear un círculo virtuoso".  

Lionel Messi, luego de la derrota con Alemania en 2014 sentenciaba que "si bien es un golpe muy duro no llevar la Copa, nos vamos con la cabeza en alto".

Ocho años después de ese subcampeonato, la Argentina volvió a una final y el capitán afirmó: "No es una revancha, es una oportunidad más, siendo mi último Mundial. Despedirme de esta manera es algo magnífico"

¿Argentina campeón? La adivina de Menem predijo quién ganará el Mundial

Dibu Martínez, se mostraba feliz luego de la trabajosa victoria frente a Países Bajos: "Lo hago por 45 millones, nunca pasamos un buen momento económico y darle alegría a la gente es lo más satisfactorio que tengo ahora", se despachaba el arquero sin descuidar el pasar económico del país.

Por último, la voz de Lionel Scalonivdemostró la unión del equipo manifestando que “en la Selección no hay hinchas de ningún club, somos todos de la celeste y blanca”. Y, a su vez, reconoció el privilegio de su puesto: “Estoy en el lugar soñado para cualquier argentino, es emocionante lo que hacen estos chicos y la gente".

AO PAR