MODO FONTEVECCHIA
MURIÓ EL ARTÍFICE DEL PLAN CÓNDOR

La historia detrás de la foto de Jorge Rafael Videla y Henry Kissinger

La visita de Kissinger al país no significó necesariamente un apoyo a la dictadura argentina por parte de un gobierno estadounidense que, con la llegada de James Carter al poder, había cambiado su estrategia de lucha contra el comunismo.

Kissinger Videla Castro
Kissinger Videla Castro | CEDOC

Jorge Fontevecchia contó en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1) cuál era la mirada Estados Unidos respecto a la dictaduras en América Latina cuando Henry Kissinger visitó a Jorge Rafael Videla.

Henry Kissinger fue claramente un genio asociado a la lucha contra la Unión Soviética cuando se suponía que podía haber una guerra nuclear que destruya el mundo. Todas sus ideas estaban puestas en cómo destruir a la URSS y su acuerdo con China era clave para desarmar las relaciones entre los dos países comunistas.

Hay un hecho muy importante que seguramente la foto histórica entre Henry Kissinger, Jorge Rafael Videla y el embajador Raúl Castro no llega a mostrar y es que su rol mutó en enero de 1977. El Kissinger que luego volvió para el Mundial de 1978 y para la Guerra de Malvinas no representaba el poder de Estados Unidos y se mostraba como el intelectual que siguió siendo hasta su fallecimiento.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Kissinger se desempeñaba como ministro de Relaciones Exteriores de Estados Unidos durante el gobierno de Nixon, uno de los republicanos más duros de la historia, y fue protagonista de los golpes militares en Latinoamérica durante su gestión. Para Kissinger, el mal era la Unión Soviética y consideraba que era fundamental aliarse con cualquiera que frenase cualquier tipo de influencia comunista en la región. 

Jimmy Carter y una mirada distinta respecto al comunismo

En aquel enero del 77, James Carter asumió como presidente de Estados Unidos y mandó a la Argentina a Raúl Castro, un embajador con ideas totalmente diferentes, que fue parte de esa foto con Rafael Videla y Henry Kissinger, ya sin sus funciones de canciller.

Castro era hispano, se había postulado como candidato a gobernador demócrata de Arizona y fue clave en el cambio de la política exterior del gobierno de Carter respecto a Latinoamérica. El nuevo presidente pensaba que a la Unión Soviética había que ganarle éticamente. Empezó a trabajar sobre los Derechos Humanos y su política derivó en el fin de las dictaduras en nuestra región.

Cuando las fuerzas armadas de Colombia vencieron a las FARC y mataron a "Tiro Fijo", el comandante de en jefe fue premiado como embajador en Argentina. Una vez me encontré con él y me dijo sin ningún tipo de reparo: "los militares latinoamericanos éramos empleados a sueldo de los yankis para matar comunistas y nos quedamos sin trabajo".

Murió Henry Kissinger, el exsecretario de Estado que marcó la política exterior de Estados Unidos

La anécdota me ayuda a marcar la diferencia que existió a partir de aquel 1977. La dictadura de Jorge Rafael Videla se coló en el último tiempo de Henry Kissinger aunque hayamos tardado algún tiempo en entender esta situación.

Quienes sea oyentes de este programa, me habrán escuchado contar que estuve detenido en El Olimpo durante enero de 1979 en el último campo de detención ilegal que tuvo el país. 

Una vez que me liberaron, me llamó el embajador Raúl Castro y me nombró "Joven Sobresaliente". Me costaba entender la situación, era chico de 22 años y no comprendía por qué me podía convertir en interesante para un gobierno que parecía apoyar a la dictadura argentina.

Con el tiempo, fui comprendiendo que Raúl Castro había sido enviado por Carter y que el presidente estadounidense tenía como objetivo un cambio de estrategia en la guerra contra la Unión Soviética: pasar de una lucha militar a una lucha ética y desarmar el prestigio de la potencia del este a través de su no respeto a los Derechos Humanos. 

ADP JL