domingo 05 de febrero de 2023
MODO FONTEVECCHIA HECHO HISTÓRICO

Ricardo Gil Lavedra y la dura trastienda política del Juicio a las Juntas

El abogado constitucionalista contó detalles exclusivos, analizó el por qué de la falta de credibilidad de la gente para con la Justicia y recordó a Raúl Alfonsín.

06-12-2022 12:54

El dirigente político, Ricardo Gil Lavedra, recordó el Juicio a las Juntas y expresó que Antonio Tróccoli "fue un hombre de bien". A su vez, aseguró en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9), que el ex ministro del Interior "también permitió un pequeño financiamiento" para contratar personal de Tribunales.

Vayamos al libro que están presentando esta semana, donde varios protagonistas hablan de que recibieron presiones de todo tipo en la época del Juicio a las Juntas. ¿Podrías contarnos alguna que en tu caso personal hayas recibido y que pueda ser ilustrativa y aleccionadora?

Es otro contexto histórico. En ese momento, las tensiones estaban dadas por los amplios sectores de la sociedad que no querían que hubieran ningún tipo de enjuiciamiento hacia los miembros de las Fuerzas Armadas, sino premios por haber derrotado a la subversión terrorista.

No recibimos presiones directas. Lo que sí, en un contexto de alta incertidumbre, la misma proviene de esa situación social de dura tensión que se vivía en aquel momento, donde familiares y amigos descreían lo que estábamos haciendo y sus posibilidades de éxito en una democracia que no estaba consolidada.

El Diario del Juicio: nueva versión de un documento de valor histórico

Hay una serie de versiones respecto de que, antes de comenzar el juicio, les pidieron que no lo iniciaran porque la Justicia militar había decidido llevar el caso y los familiares de Tróccoli nos pidieron que publicásemos su propia visión, algo que hicimos. Alrededor de esa controversia, ¿qué es lo que vos podrías aportar? ¿Cómo fue la situación de verdad?

Él fue un hombre de bien y un político consustanciado con los principios del radicalismo que defendía la política de Raúl Alfonsín.

Era ministro del Interior y era obvio que defendía esa política. Nos pidió que se le conceda un nuevo plazo al Consejo Supremo, a lo que respondimos que no era posible y que no había manera de hacer el juicio. Lo aceptó, nos dio la mano y colaboró.

También permitió un pequeño financiamiento que tuvimos porque contratamos personal de Tribunales que hacían horas extras y que las pagábamos con horas electorales que daba el Ministerio del Interior. Es por eso que, en ese sentido, la actitud de Tróccoli no puede ser reprochable.

Diego Galante: “El Juicio a las Juntas representa algo distinto para el radicalismo y para el peronismo”

El rol del Presidente y la Justicia en el proceso democrático

¿Obtuvieron una reunión con Alfonsín? ¿Qué les dijo?

Sí, tuvimos una cena con él, luego de los alegatos, en la que discutimos mucho si concurríamos o no. A todos nos entusiasmaba la posibilidad de conocerlo, era el Presidente.

Se hizo la misma, fue muy cordial y recuerdo que él nos llenó de elogios y nos preguntó mucho sobre el proceso, cómo se había desarrollado y qué pasaba, entre otras cosas. 

Esa discusión interna sobre si había que ir o no, visto en retrospectiva, cuando hoy observás las relaciones de miembros importantes de la Justicia, ¿qué te produce? ¿Qué pasó en la subjetividad de la Justicia en estos 40 años, si es que percibís un cambio generacional?

Lamentablemente, se perdió la credibilidad y la confianza. Esto supone un cambio de conducta y actitudes. Hay que recuperar esa confianza porque la Justicia es un elemento sustancial de un proceso democrático. Es la que asegura la vigencia del estado de derecho, que es la columna vertebral de cualquier régimen.

El día que Hebe de Bonafini se fue del Juicio a las Juntas porque le prohibieron usar el pañuelo

Los jueces no son electos por la voluntad popular, con lo cual su credibilidad reposa en algo muy delicado que es la confianza que la gente tiene sobre si de forma objetiva van a aplicar la ley. 

En su momento fue posible el juicio que llevaron adelante porque tenían un gran apoyo de la ciudadanía, es decir, fue un elemento central para que se realice y se pudieran desarticular presiones para tratar de volver para atrás lo que ustedes habían juzgado. 

Alfonsín abrió una puerta de los derechos humanos y en esa la sociedad fue entrando y se expandió de tal manera que la propuesta de él, que en diciembre del '83 era revolucionaria, cuando quiso retomarla en el '87 pagó costos políticos, porque la sociedad quería más. 

Esencialmente lo que había era un apoyo de la Justicia por parte de la sociedad. ¿Por qué creés que se fue perdiendo? 

Hubo una politización indebida y arranca en los '90, cuando comienzan los Servicios de Inteligencia a actuar dentro de la Justicia y se crea una relación promiscua que está mal. Pero también el poder económico participa de ésta. Hay que cortar esta cuestión de los famosos operadores, los jueces deben tener un comportamiento coherente.

Julio Strassera por Pepe Eliaschev: el Vaticano “no movió ni un dedo” para colaborar con el Juicio a las Juntas

En la cena, Alfonsín nos comunicó sus enormes preocupaciones respecto del malestar militar e incluso las propias inseguridades que tenía.

La comparación con la Justicia actual

¿Hubieses aceptado un viaje al Sur en un avión privado financiado por una empresa como el que está generando escándalos hoy? ¿Creés que los demás miembros de la Cámara Federal lo aceptarían?

No quiero opinar. Sobre este caso ya hay denuncias abiertas en el Consejo de la Magistratura que tiene en su cargo ejercer facultades disciplinarias sobre los jueces.

"La hermandad de los astronautas"

¿Por qué el título del libro? ¿Se percibían como astronautas?

Es una metáfora sobre Jorge Torlasco, que decía que era como estuviéramos en una nave espacial y afuera había meteoritos, escándalos que no llegaban mediatizados porque se está concentrado en el objetivo, el cual era dictar sentencia y dependíamos de la confianza recíproca. Esto hizo que se creara una hermandad.

BL JL