MODO FONTEVECCHIA
LA APERTURA DE MODO FONTEVECCHIA

Transición Día 1: De Dylan a Conan

Los traspasos de gobierno pueden ser tranquilos, con problemas protocolares o con inquietantes cambios del modelo económico. Fernández y Milei mostraron cordialidad, pero los mercados reaccionaron con remarcaciones de precios y subas en el dólar blue.

Milei Fernández
Milei Fernández | Agencia NA

"Tras la reunión de Alberto Fernández con Javier Milei, y la que se llevará a cabo hoy entre Cristina Fernández de Kirchner y Victoria Villarruel, oficialmente se inició la transición entre el actual y el próximo gobierno", subrayó Jorge Fontevecchia en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1) de este miércoles 22 de noviembre de 2023.

Ayer tuvieron su primera reunión el presidente saliente, Alberto Fernández, y el electo, Javier Milei. Hoy, para sorpresa de muchos, se encontrará la vicepresidenta saliente con la entrante: dos figuras tan disímiles como Cristina Kirchner y Victoria Villarruel. ¿Estamos ante una transición ordenada e institucional, tal como elogió ayer mismo Margarita Stolbizer? ¿Se trata de gestos protocolares o de la posibilidad de una institucionalidad más fluida?

Las transiciones entre un gobierno y otro suelen ser inquietantes. Se podría decir que hay un aspecto formal, protocolar y otro económico. En esta democracia que cumple cuarenta años, hemos tenido todo tipo de combinaciones. Problemas de transición protocolar con una transición económica ordenada como en el traspaso de Cristina Kirchner a Mauricio Macri, problemas de transición económica con aspectos protocolares correctos y una importante colaboración entre los equipos como el traspaso entre Alfonsín y Menem, y problemas de todo tipo, como surgieron luego del estallido social que terminó con el gobierno de Fernando de la Rúa en el 2001. 

El triunfo de Milei y las "gangas" que hay que aprovechar antes de diciembre

El historiador de la Edad Media Jacques Le Goff marcaba la importancia de la gestualidad para comprender las relaciones entre los poderosos. Un código conocido por todos y nunca establecido del todo, rige también para la manera de relacionarse.

Hay transiciones que son de gobierno pero no de modelo económico, lo que no trae demasiada crisis en los mercados: Además de los casos obvios de Néstor y Cristina Kirchner, están los casos de Menem y De la Rúa. Recordemos que el gobierno de La Alianza se había comprometido a mantener la convertibilidad. Actualmente, no solamente hay un cambio de gobierno, sino que hay un intento de cambio radical en el modelo económico. Esto vuelve la transición muy complicada e incierta. 

El traspaso de 1989 y sus similitudes con el actual

La primera transición de esta nueva democracia fue entre Raúl Alfonsín y Carlos Menen:  "Nos vamos a encontrar todas las veces que sea necesario, por lo menos una vez al mes, y si surgen situaciones de emergencia, nos reuniremos antes. Vamos a procurar que la transición sea lo menos traumática posible para llevar tranquilidad al seno de la comunidad", aseguraba por aquellos días de 1989 el presidente electo.

Cabe recordar que a pesar de esta cooperación entre los equipos, Alfonsín se fue seis meses antes de terminar su mandato, envuelto en una crisis por la hiperinflación que, en parte, también es responsabilidad del gobierno entrante, tal como podría suceder ahora. 

En aquel momento, fueron conocidas las declaraciones de Guido Di Tella, parte del equipo de Carlos Menem, quien aseguró que se venía un dólar recontra alto y "relaciones carnales con Estados Unidos", algo que repercutió automáticamente en los mercados. 

Tal vez la transición entre Alfonsín y Menem sea la más parecida, desde el punto de vista del cambio de estructura económico, a la actual entre Alberto Fernández y Javier Milei. Alguien podría decir lo mismo de la transición entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri, aunque la construcción de un "Macri light" que hizo Jaime Durán Barba planteaba mantener todo lo hecho por el kirchnerismo, es decir, no había una propuesta de disrupción como sí la hubo en las campañas de Menem y Milei.

Llega De La Rúa pero sigue el 1 a 1

La transición entre Carlos Menem y Fernando de la Rúa implicó una continuidad del modelo económico, más allá del cambio de partido político. Parte del perfil que impuso La Alianza eran las denuncias contra la corrupción en el manejo del Estado

El último día del gobierno saliente, hablaron Menem, De La Rúa, Chacho Álvarez, Carlos Ruckauf y José Luis Machinea y, tras la reunión, realizaron declaraciones a la prensa en las que los dirigentes entrantes marcaron cierta preocupación por la herencia y la situación financiera, mientras que del otro lado aseguraron que custodiarían el modelo económico que dejaron en marcha.

La fallida entrega de bastón entre Cristina y Macri

Ahora, saltamos en el tiempo hacia la transición entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri, que no tuvo elementos de inestabilidad económica pero fue prácticamente un skecht de enojos y falta de protocolos, principalmente a la hora de la entrega del bastón presidencial: "La reunión no valió la pena", fue el resumen del líder del PRO tras el primer encuentro con la presidenta saliente, aunque remarcó que hubo cordialidad entre las partes.

Aquel Macri que asumía era totalmente distinto al de su campaña presidencial, prometía continuidad en el modelo económico y, a su vez, tenía un discurso diferente al Mauricio Macri actual y al propio Javier Milei. Como prueba de esta actitud, están las reuniones que tuvo el líder del PRO con Dilma Roussef, presidenta de Brasil y ex jefa de Gabinete de Lula, a diferencia del dirigente libertario que ya prometió romper el diálogo con el país vecino.

Macri, Alberto y el endurecimiento del cepo

Se podría decir que el traspaso entre Mauricio Macri y Alberto Fernández fue totalmente opuesto. Una transición cordial y correcta, con fuertes problemas económicos: "Los dos expresamos la voluntad de que todo sea tranquilo para el bien de los Argentinos", aseguraba Fernández tras la primera reunión de cambio de mando.

Lo más destacable desde el punto de vista económico fue la implementación de un duro cepo cambiario para evitar grandes saltos en el mercado durante las semanas previas al 10 de diciembre.

2023: una transición inédita

Llegamos a la actualidad y la transición empezó con elementos nunca antes vistos. Podríamos decir que el día de ayer fue un día profundamente contradictorio entre los gestos, el protocolo por un lado y la transición económica por el otro.

Mientras Alberto Fernández y Javier Milei tenían una reunión de dos horas en la que, según declararon posteriormente, intercambiaron chistes y experiencias, subía el tipo de cambio paralelo y llegaban listas con remarcaciones de hasta el 40% en los supermercados

Por otro lado, en las negociaciones para el comienzo de la transición, Javier Milei planteó que “todo lo que suceda hasta el 10 de diciembre es entera responsabilidad del Gobierno”. Esto, además de ser algo inédito, encierra una trampa, porque efectivamente el programa de la dolarización del que estuvo hablando Milei durante toda la campaña genera un efecto directo en los mercados

Plazos fijos: ¿qué pueden esperar los ahorristas tras el triunfo de Milei?

Milei provoca una devaluación con la anticipación que hacen los mercados de las medidas que él mismo dijo que va a tomar, pero evita pagar el costo del impacto que estas tienen en el bolsillo de los argentinos

Además, aseguró que la inflación va a bajar luego de dos años. Esta declaración, sumado a la incertidumbre por el valor del tipo de cambio y la posibilidad de que deje de existir el peso, impacta directamente en las remarcaciones de precios y en todo tipo de especulaciones. Algo similar ocurrió tras su victoria en las PASO cuando también se produjo un importante aumento en dólar paralelo.

Esta situación hace recordar a la Doctrina del Shock, libro de Naomi Klein, en el que se afirma que para tomar medidas antipopulares, primero se necesita de un caos que las justifique

Es interesante recordar que esta autora reconoció a Milton Friedman, quien mejor aplicó esta doctrina de shock, un economista ultraneoliberal que asesoró a Augusto Pinochet en el plan económico del gobierno dictatorial chileno. De hecho, uno de los perros de Milei se llama Milton en honor a este economista que es uno de los padres del liberalismo moderno y alguien que impactó fuertemente en el pensamiento del presidente electo. 

Javier Milei: "Bajar la inflación a los niveles internacionales llevará entre 18 y 24 meses"

¿Quiere Milei, o mejor dicho, necesita de un shock para llevar adelante un conjunto de medidas que no tienen el consenso del Congreso y de las instituciones democráticas?  

Mientras todo esto sucedía, el presidente saliente y el presidente electo hablaban sobre el lugar que tendrá el clon de Conan, sus otros perros y cómo fue la estancia de Dylan en Olivos. 

Seguiremos de cerca esta transición completamente singular y llena de peculiaridades.

ADP DC