MODO FONTEVECCHIA
Aumentos

Transporte escolar: una combi 20 cuadras hasta la escuela costará $70.000 mensuales

Un servicio básico ida y vuelta, en un radio hasta 20 cuadras de la escuela en CABA, costará en promedio $70.000 mensuales. Para alumnos residentes en country costará $100.000.

Transporte escolar
Transporte escolar | NA

Llegan las clases y con ellas regresan los interminables gastos que implica tener menores a cargo en edad escolar. A tan solo siete días del inicio de cursada en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires y a menos de dos semanas en la provincia, es tiempo de pasar lista a los gastos. Desde armar la mochila estudiantil con útiles, gastos en libros, guardapolvo o uniformes, matrículas y cuotas de colegios, a lo que se suma un gasto extra pero fundamental: el transporte escolar en micro o combi hasta y desde el colegio.

El viaje de ida y vuelta en combi, es decir desde la casa hasta la escuela y el camino de regreso, ya no es un lujo que pueden darse las familias adineradas con niños en edad escolar. Hoy se trata de una cuestión de necesidad para los padres, por la tranquilidad que les brinda saber que sus hijos viajan en un contexto de cierta “seguridad”. Lo cierto, es que está mínima tranquilidad del transporte escolar tiene un costo, y es significativamente más caro este 2024.

Casi el 100% de aumento

El gasto que deben presupuestar las familias argentinas por el viaje ida y vuelta a la escuela en combi o micro escolar, debe contemplar una suba que llega casi al 100%, en comparación con los precios que se manejaban para el servicio a comienzos de 2023. En este sentido, el secretario de la Asociación de Transportes Escolares y Afines (ATEA), Juan Carlos Caracciolo, señaló que “los nuevos cuadros tarifarios reflejan un aumento que va entre el 70% y el 100% respecto del mismo periodo del año pasado”. 

Además precisó que tras haber prácticamente duplicado el valor en la comparación interanual, la nueva tarifa promedio tiene como base un precio de $70.000 mensuales por el servicio básico que incluye el traslado ida y vuelta hasta 20 cuadras alrededor del colegio dentro de CABA. A su vez, si el alumno vive en una zona alejada o en un barrio privado (country), la tarifa se eleva hasta los $100.000 por mes, según indicó Caracciolo.

También remarcó que en la actualidad existen 7500 transportes escolares habilitados en todo el territorio del país, entre los cuales, tan solo unos 1.000 o 1.100 de ellos están autorizados para operar en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.  Cabe mencionar que en la etapa pre pandemia los micros habilitados dentro de CABA alcanzaban las 1600 unidades (entre combis y camionetas) y post pandemia bajo a 1.050 micros. Nunca llegaron a recuperar la actividad. El sector es fuente de trabajo para 15.000 personas, contemplando que trabaje un conductor y una celadora por transporte.

Cambios en el transporte público porteño para alumnos y docentes | Perfil

Sin tarifas reguladas, se acuerda con las familias 

Una de los problemas que debe afrontar el sector, según indicó Caracciolo, es que precisamente no tienen regulada la actividad por lo que carecen de un cuadro tarifario regulado como en el caso del transporte público. Por lo cual, según indica es usual “llegar a un acuerdo con las familias” y hace foco en la importancia de “cuidar a los clientes”. 

En el mismo sentido, Pablo Camacho, presidente de la Asociación de propietarios de ómnibus escolares de turismo y afines (APOETA), agregó: “Nuestro sector no tiene ni tarifa regulada, ni subsidio en el gasoil, la tarifa se basa en la oferta y la demanda. En general, por colegio hay un solo transporte. Si hay dos es porque hacen una zona diferente. En estos casos lo que deberíamos hacer es agregarle a la tarifa mensual la inflación que marca el INDEC, por supuesto que no se puede agregar a la tarifa y se va licuando, lo que complica el funcionamiento del transporte escolar”.

Asimismo, el secretario de ATEA, enfatizó que el servicio que brindan es “puerta a puerta”. Destacó además, que la actualización de precios puede ser aplicada con aumentos bimestrales o mensuales, según “cada transportista”. Pero, muy puntualmente, hizo foco en la necesidad de realizar estas subas en el valor del servicio, de lo contrario sería “imposible sostener los gastos del vehículo”. 

Por su parte, Camacho indicó que en general, los aumentos se aplican en julio tras las vacaciones, mientras en el periodo de octubre a diciembre no se ajustan los precios. “Comparadas con las tarifas del año pasado, las subas varían entre un 70 y un 100%.  No tenemos las mismas tarifas porque hay recorridos puerta a puerta, o por un trayecto, los padres esperan en la avenida. Otros recorridos son más exclusivos y caros, para buscar chicos que viven en countries”.

La inflación bajó 5 puntos en enero por la desaceleración de precios en alimentos | Perfil

Combos promocionales

No obstante, siendo conscientes del gran esfuerzo que representa para las familias argentinas, explicó que ofrecen combos promocionales para aquellos papás que contratan el servicio para dos o más hijos. De modo que, los costos se reducen al 70% y 50% del valor de la tarifa total sin descuento.

El contexto con aumentos constantes del combustible hace compleja la situación. “La inflación dificulta la contratación del transporte. Hay varias bajas, por la situación económica. Siempre tratamos de ponernos de acuerdo, pero no podemos hacer mucha rebaja. Cuando hay un hermano cobramos un 50% al hermano, pero se complica”, explicó Camacho. Otro gran problema, es que en los últimos años, los micros escolares comenzaron a ser reemplazados por el servicio de combis. 

Inflación: Argentina con precios similares a España pero con salarios casi 9 veces más bajos | Modo Fontevecchia

Un servicio que tiende a desaparecer

No por nada una frase común en las combis reza “Transportamos lo más valioso”. Es indiscutible que la seguridad para un hijo es lo que buscan todos los padres. Sin embargo, desde APOETA señalan que “el transporte escolar puerta a puerta tiende a desaparecer por el teletrabajo, por los autos contratados por aplicación, por el contexto”. Además la situación se hace más compleja: "año a año hay menos transporte escolar porque cuesta mucho renovar las unidades. Un vehículo escolar en la Ciudad y en el conurbano tiene 22 años de vida útil, pero en el interior tienen 10 años. Es muy difícil acceder a una unidad moderna. En las páginas de compra y venta de micros se puede ver que hay muchos que se venden".

FM