lunes 17 de enero de 2022
OPINIóN respuesta a Sergio Sinay
02-01-2022 05:26
02-01-2022 05:26

Esto me pasó a mí

02-01-2022 05:26

Con perplejidad leí la columna del 26/12 del Sr. Sergio Sinay titulada ¿Sabés a quién votaste?, con información capciosa sobre mi persona, donde me cuestiona moralmente por “faltar” a la votación de bienes personales en la Cámara de Diputados el martes 21/12. Hago público este descargo porque encuentro que el señor Sinay cree equivocadamente que no tuve Covid (está el resultado del PCR difundido por algunos medios) o no le resulta claro el funcionamiento y los protocolos vigentes de la Cámara. El día martes 21/12 no falté a ningún lado, fui a trabajar y cumplir con el deber encomendado por los votantes al Congreso y me denegaron el acceso al recinto por haber dado Covid positivo en los testeos previos al ingreso al recinto, y con mucha impotencia, debí retirarme. Me aislé por 10 días, pasé la Navidad encerrada junto a mi marido y nuestra hija, como miles de argentinos contagiados por estas fechas y que han sufrido mucha angustia.

Debido a la pandemia a todos los diputados nos realizan un test de antígenos antes de ingresar a cada sesión, como condición obligatoria para acceder al recinto. Frente al resultado Covid negativo, te permiten la entrada. Frente a un resultado positivo, no se permite la entrada y te indican aislamiento obligatorio. Esto último fue lo que me sucedió a mí. Además, pedí un PCR para verificar el resultado positivo del test de antígenos, PCR que resultó positivo y que difundieron varios medios, como expliqué arriba.

Además, el reglamento vigente de la Cámara de Diputados no permite en ninguna circunstancia que sesionemos remotamente. Es decir, cualquier diputado que dé positivo Covid, aún minutos antes de la sesión (como fue mi caso), no tiene mecanismo alguno actualmente para poder votar. Hubiera dado cualquier cosa por poder participar de esta sesión por la imperiosa necesidad de aliviar impuestos, pero no pude hacerlo. Creo que debemos discutir urgentemente mecanismos parlamentarios para que no volvamos a vivir una situación tan injusta.

No comprendo qué aspecto de lo que relaté anteriormente es considerado moralmente erróneo o repudiable por el Sr. Sinay. Cuesta comprender qué de esta cuestión que excedió completamente mi voluntad representa “una burla hacia las obligaciones, la irresponsabilidad, el desarme moral, el desprecio por virtudes como la austeridad y el trabajo”. Si repudiar a una persona contagiada de Covid y obligada a retirarse de su trabajo fuera una máxima universal, entraríamos en un absurdo invivible.

Por otra parte, coincido en que existe poca información disponible para la ciudadanía a la hora de elegir representantes y que son necesarios mejores mecanismos de rendición de cuentas. Claude Lefort, autor del posfundacionalismo, entiende que las sociedades democráticas tienen un fundamento inmanente y no trascendente. Es decir, el sentido y legitimidad de la sociedad secularizada proviene de la propia sociedad y no de un orden divino ulterior. El fundamento de lo social permanece como ausencia, ninguno de nosotros es la sociedad, nadie puede aspirar a encarnar al pueblo, sino a representarlo temporalmente y siempre desde la insuficiencia, ya que el lugar del poder en la democracia es un vacío inocupable. Esta falta de un fundamento que suture el orden social le da el dinamismo y la libertad que deseamos en las sociedades contemporáneas y a su vez, complejiza la angustia y la desconfianza, ya que nadie es el vocero indiscutido del “pueblo” y debemos trabajar permanentemente para que nadie lo sea, pues sostiene Lefort, en esta desconfianza está el fantasma del autoritarismo. Me hago cargo de la inconmensurable responsabilidad que asumimos quienes ocupamos temporalmente roles que representan algo más grande que a nosotros mismos de sostener esa confianza tan necesaria para sostener la vida democrática y generar un camino hacia el progreso para nuestra sociedad.

*Diputada nacional de Juntos por el Cambio.

En esta Nota