domingo 25 de julio de 2021
OPINIóN Ciudad de Buenos Aires
09-07-2021 07:00

La Avenida de Mayo cumple 127 años: con vestido francés pero vulgarmente pintarrajeada

El 9 de julio de 1894 se inauguraba oficialmente con bombos y platillos este primer boulevard que tuvo la ciudad y del cual no quedan mas rastros que alguna imagen de archivo en blanco y negro. 

09-07-2021 07:00

Cumple años la Avenida de Mayo. Un 9 de julio como hoy pero de 1894 se inauguraba oficialmente con bombos y platillos este primer boulevard que tuvo la ciudad y del cual no quedan mas rastros que alguna imagen de archivo en blanco y negro. 

Para ser exactos, hay que decir que la culminación de esta "gran vía" que estuvo planeada por argentinos, construida por italianos y vestida a la francesa, recién asoma en las fotografías previas al Centenario junto al mayor proceso de cambio inmobiliario de la ciudad. 

Las mejores fotos de la Avenida de Mayo

Hoy, sin embargo, aún con la mejor predisposición del transeúnte para dejarse encandilar por la majestuosidad de sus edificaciones, duele ver las pintadas y los graffitis que, a puro insulto, hieren profundamente a una arteria que fue emblema del proceso de transformación de la todavía colonial Buenos Aires en la gran ciudad que recibía orgullosa al siglo XX.

¿Por qué alcantarilla se escurrió el fulgor de antaño cuando era costumbre ir a mirar las pizarras del diario “La Prensa” o cuando de inexorable sombrero se tomaba por la tarde una leche merengada con churros? ¿Cuándo fue que el hombre de Buenos Aires se armó con aerosoles y saña para pretender "que se vayan todos" desde las paredes de los monumentos históricos?

Probablemente, esa misma historia política que se definió sobre su traza en alguna servilleta de papel, le haya jugado una mala pasada a la Avenida al arrastrarla de vuelta al fango para convertirla en el corredor de lujo del reclamo.  

Quieren cambiar el monumento a Roca por uno de Néstor Kirchner

Pintadas anarquistas sobre los laterales del Cabildo, insultos a funcionarios en la Casa de la Cultura y hasta la leyenda "Estado asesino" se puede leer en esta suerte de pizarrón gigante; todos vestigios de marchas que parecen seguir voceando. 

No se salvó ni el buzón de la puerta del Pasaje Roverano al que algún vegano ortodoxo y apartidario, supongo, se le ocurrió dejarle su opinión, y no por carta: "Qué asco la carne", le chantó negro sobre rojo. 

Toda la avenida luce como un gran muro catártico de funestos caracteres, a excepción de algún romántico "Paula de amo" que nunca falta

 

Avenida de Mayo 20210708
La Avenida de Mayo fue inauguraba oficialmente el 9 de julio de 1894.

 

Dicen los que saben que para cuidar algo, primero hay que amarlo. Entonces tal vez se pueda hacer algo desde estas entusiastas líneas. Intentaré. 

Por ejemplo, podría destacar que la Avenida tuvo el primer ascensor de la ciudad, que pasó el primer subte por debajo de ella y el primer ómnibus a motor por arriba

O que cruzando la 9 de Julio, Avenida de Mayo supo versar sobre la Divina Comedia a la altura del 1300 donde se emplaza el Palacio Barolo; o que cantó zarzuelas en el Teatro Avenida; o que se siguió de cerca la Guerra Civil española desde la "Esquina de la Hispanidad" en su cruce con la calle Salta; o que alojó a las delegaciones extranjeras durante los pomposos festejos del Centenario en el Hotel Majestic. 

El monumento a Julio Argentino Roca: un casus belli entre furor iconoclasta y miopía histórica

Podría rescatar alguna anécdota como la caminata periódica que hacía el presidente Marcelo T. de Alvear desde Casa de Gobierno hasta el Tortoni. Ese trayecto habitual tenía para el primer mandatario un lazo familiar ya que la Avenida había sido la gran obra de su padre Torcuato (primer intendente de la Ciudad).

Pero mas que nada, es importante entender que la memoria de esta avenida, como la de cualquier calle, está conformada por las vivencias de quienes la caminaron, de los comerciantes, de los vecinos, de los lustrabotas y de los canillitas. Esta Avenida es un pasaje de nuestra historia y como tal debe ser contada sin maquillaje.   

 

 

* Mariela Blanco. Periodista.