viernes 09 de diciembre de 2022
OPINIóN Economía

Las empresas en los tiempos de crisis

La actual crisis económica tiene un efecto directo sobre la microeconomía que se refleja en la disminución de la producción y la prestación de los servicios.

26-11-2019 13:48

1- LAS CRISIS EMPRESARIAS ACTUALES​

La presente crisis económica, con la caída permanente del producto bruto interno, el déficit fiscal, la disminución de los ingresos individuales que afectan el consumo, el incremento de los impuestos y de los costos de los servicios públicos, un dólar errático, tasas de interés y otros costos imposibles de incluir en los precios, una inflación galopante, tienen un efecto directo sobre la microeconomía que se refleja en la disminución de la producción y la prestación de los servicios, afectando el desarrollo normal de las empresas.

La MACROECONOMÍA se caracteriza en la actualidad:

• POR UNA ERRÁTICA POLÍTICA ECONÓMICA

•UN ALTÍSIMO RIESGO PAÍS (afecta y encarece el crédito)

•EL CRECIMIENTO DEL DESEMPLEO

•LA INFLACIÓN INCONTENIDA

•UNA CAÍDA DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA

La cara visible de la crisis es pública y notoria: noticias a diario del cierre de fábricas, anticipo de vacaciones, suspensión de actividades, múltiples locales con cartel “SE ALQUILA” / “SE VENDE”, estadísticas de incremento de cheques rechazados, juicios ejecutivos y concursos y quiebras. Su multiplicación realimenta el deterioro de la economía nacional en todos sus niveles.

La posibilidad de las empresas para operar normalmente se ve afectada por un desequilibrio generalizado en el mercado y en la macroeconomía que afecta sus actividades y su rentabilidad. A ello se suma la decepción generalizada ante las repetidas caídas y la incredulidad para confiar en las promesas electorales de los políticos, que nunca se cumplieron.

Crisis económica ¿es uno de los principales motivos de la infidelidad?

Como consecuencia, la insuficiencia de los ingresos, por los menguados negocios, no cubren los gastos de las empresas y genera problemas en sus finanzas (síntoma equivalente a la “fiebre”) que oculta la realidad económica (que es la “enfermedad”). El intento de solucionar el problema diario de “cubrir los bancos”, por los cheques ya emitidos imposibles de cubrir por la disminución de los ingresos o los créditos bancarios que no son renovados, incrementan los costos y aceleran la generalización y el desenlace de la crisis, en especial cuando no existen recursos propios que puedan aportarse y se debe recurrir a fuentes “alternativas” para obtener los fondos.

A su vez, los incumplimientos fiscales, cierran las puertas a nuevos créditos y pronto llegan los embargos de las cuentas bancarias, imprescindibles para operar normalmente en el mundo actual y obligatorios por la “bancarización” de las finanzas, el “pago de los salarios”, el “comercio exterior”.

Lo más grave aún, es la PERDURABILIDAD en el tiempo de esta situación y la INCERTIDUMBRE DEL FUTURO, imprescindibles para planificar y decidir cómo adaptarse para superar la crisis ya que, desde la MICROECONOMÍA, se tiene:

• UN AUMENTO DE LOS COSTOS FIJOS Y VARIABLES

•CRÉDITO RESTRINGIDO Y CON UN ALTO COSTO

•USO DE FUENTES FORZOSAS DE FINANCIAMIENTO EXTRABANCARIO

•FINANCIAMIENTO INCUMPLIENDO CON LOS FISCOS A UN ALTO COSTO Y POSIBLES EMBARGOS BANCARIOS

•DEMANDA DEPRIMIDA

•INCREMENTO DE LA MOROSIDAD / INCOBRABILIDAD

•DESABASTECIMIENTO DE IMPORTADOS

•DIFICULTAD PARA TRASLADAR LOS MAYORES COSTOS A LOS PRECIOS

Cuáles son los sectores más perjudicados por la crisis económica

Las consecuencias en las empresas son muy claras:

• DISMINUYE / DESAPARECE LA RENTABILIDAD

•CRECEN LOS PROBLEMAS FINANCIEROS

•LAS RELACIONES HUMANAS INTERNAS SE DETERIORAN

•SE PRODUCEN CIERRES, SUSPENSIÓN DE ACTIVIDADES, MENOR PRODUCCIÓN Y EMPLEO.

 

También se promueven acciones judiciales contra los administradores por causas: fiscales, laborales, ejecuciones de garantías.

 

2-  ES POSIBLE SUPERAR LA CRISIS

En primer lugar, el empresario debe tomar conciencia de “donde está parado, para ello es necesario:

•             Un diagnóstico dinámico, producto del análisis interno y externo, evaluando la viabilidad de la empresa y de cada uno de sus negocios

•             Crear un comité de crisis con participación activa de todos los sectores

•             Decidir acciones inmediatas para continuar operando

•             Elaborar un plan integral a mediano plazo

•             Comunicación: definir la imagen a transmitir interna y externa, dar la cara.

•             No olvidar el orden interno y la seguridad de los bienes

•             Cuidar las relaciones humanas: entre los socios, con el personal, con los clientes, con los proveedores, con las entidades financieras.

•             Es la oportunidad, que brinda la causa y la excusa, para tomar decisiones claves que se demoraron en el tiempo, la reducción drástica de gastos, la suspensión de las inversiones.

En base a los resultados obtenidos es imprescindible la realimentación con el control y el ajuste permanente de los planes, teniendo presente tanto lo urgente como lo importante.

 

Mientras tanto, ¿qué espera el empresario del ESTADO?

•             REGLAS ESTABLES Y PERMANENTES

•             FUTURO SIN DEFAULT

•             MENOR RIESGO PAÍS

•             REDUCCIÓN DE CARGAS FISCALES, LABORALES

•             PAGO DE IMPUESTOS CON PLANES AMPLIOS

•             SEGURO DE CAMBIO O DÓLAR PREFERENCIAL

•             PLANES DE OBRAS PÚBLICAS

•             “SANATORIO” PARA LOS SALVATAJES DE EMPRESAS

•             ELIMINACIÓN DE “CORRALITOS

Como en épocas anteriores, la presente situación obliga a los empresarios a dedicar sus mayores esfuerzos al “lobby”, intentando obtener:

¡¡¡LA LEY SALVADORA!!!

Muy útil, cuando la misma le brinda herramientas para superar la crisis y muy lamentable cuando se obtienen “prebendismos”–contrarios a los principios democráticos–, que sólo sirven para ocultar negocios despreciados por avances tecnológicos, una ineficiente gestión empresaria o facilitar la obtención de beneficios extraordinarios que afectan a toda la Sociedad.

Para que la empresa continúe activa,cuando la “caja” es insuficiente para cubrir los vencimientos, las prácticas no judiciales son,habitualmente:

•De rutina: el reemplazo de los cheques rechazados, renegociar los vencimientos, un mayor endeudamiento.

•Nuevas deudas con garantías personales y reales.

•Disminución de las existencias.

•Venta de bienes prescindibles para operar.

•Ofertas para mejorar las ventas y acortar los plazos de cobro.

•Fragmentar los abastecimientos.

En algunos casos se efectúan convenios tipo “club de bancos” o acuerdos preventivos extrajudiciales.

No debe olvidarse la responsabilidad por los aportes de los socios y la eventual posibilidad de incorporar nuevos miembros que se integren, personalmente o con acuerdos empresarios, aportando capitales y/o nuevos enfoques de los negocios.

Si estos medios no resultan suficientes, se abren las puertas a los procedimientos judiciales que facilitan el desarrollo de las finanzas mientras llegan las soluciones de fondo:

•El concurso preventivo

•El cramdown (art. 48) cuando fracasa el concurso.

                              

3- LA CRISIS COMO OPORTUNIDAD PARA DECIDIR CAMBIOS.

En épocas de crisis existe una doble mirada que permite, frente a la caída de los negocios anteriores, la posibilidad de emerger hacia el futuro aprovechando el potencial anterior o nuevos emprendimientos. Así surgen visionarios que, remando contra la corriente (la cual arrastra a muchos), llegan primero a la costa y se consagran como nuevos empresarios exitosos.

* Contador Público. Lic. en Administración. Posgrado Sindicatura Concursal. Especialista en Empresas en crisis. Síndico Concursal desde el año 1981. Profesor Universitario en carreras de posgrado en la especialidad, en varias Universidades.