viernes 10 de julio de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Política
martes 28 enero, 2020

¿Puede y quiere el presidente de los argentinos enfrentar la corrupción?

Tras las severas críticas al Gobierno de su actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner habrá que ver cómo procede.

Cristina Kirchner y Alberto Fernández Foto: CEDOC
martes 28 enero, 2020

Complicada la situación de un presidente que debe quedar al margen (no “interferir”) en varias investigaciones penales contra la ex presidenta y actual vicepresidenta de los argentinos, quien fue al mismo tiempo la encargada de elegirlo y colocarlo para el cargo de presidente de la nación en la fórmula que la acompañó por el nuevo Frente de Todos.

Más difícil aún parece ser la tarea de que el presidente defienda “a capa y espada” a su actual vicepresidenta, cuando un tiempo atrás se encargó de difundir en varios programas periodísticos “la pésima gestión” de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK), principalmente de su segunda presidencia, al mismo tiempo que cuestionaba conductas que obraron al margen de la ley, actos de corrupción que para el ex jefe de gabinete debían investigarse a fondo.

Cristina Fernández de Kirchner declaró un patrimonio de 3,7 millones de pesos

Pocos días atrás se conocieron los indicadores del año 2019 sobre el ranking global sobre corrupción, y en dicha clasificación, Argentina mejoró su posición (indicando una menor corrupción) a partir de la gestión del gobierno de Cambiemos. Dicha medición, elaborada por Transparencia Internacional, analizó el comportamiento en materia de corrupción en 180 países, y fue centrada en observar la corrupción en el sector público (en el ámbito político y administrativo) y realizada a partir de encuestas a empresarios y expertos. El mejoramiento de la posición argentina podría explicarse en parte a los méritos del gobierno de Cambiemos, que buscó que la lucha contra la corrupción sea su bandera política, y también puede responder al reconocimiento de que muchos países bajaron su puntuación y por eso Argentina quedó en un mejor lugar en la tabla de corruptos.

Por qué Alberto Fernández y Cristina Kirchner van a violar la ley desde que asuman

Al margen de posiciones ideológico-políticas, y de que hubo infinidad de denuncias de corrupción contra funcionarios kirchneristas y macristas, los números indican que Argentina está en un mejor lugar, descendió 19 posiciones, aunque su puntuación en la escala de corrupción sigue siendo alta y un tema preocupante, que debería estar en la agenda del nuevo gobierno del Frente de Todos. ¿Pero puede estarlo si la vicepresidenta, y gran parte de su entorno más cercano, cargan sobre sus espaldas graves acusaciones sobre ilícitos durante su gestión como presidenta, y al mismo tiempo fue la promotora absoluta para que hoy Alberto Fernández sea el presidente de los argentinos?

Alberto Fernández se expresaba hace un tiempo sobre la ex presidenta CFK afirmando:

“…Tal vez lo más ponderable de estos años de Cristina han sido aquellos aspectos que tuvieron que ver con la puesta en marcha del Código Civil, después toda su acción institucional es deplorable, todo lo que hizo en materia judicial es deplorable, toda su intromisión en la justicia es deplorable, lo que hizo con el Consejo de la Magistratura y con la designación de los jueces subrogantes, lo que inició con la llamada democratización de la justicia, todo eso es deplorable. Lo que hizo con el tratado de Irán es deplorable, la muerte de Nisman es deplorable, la no resolución de la muerte de Nisman es deplorable. En el segundo mandato de Cristina a mí me cuesta muchísimo, muchísimo encontrar un elemento valioso”.

“…No me voy a callar… Lo que era perverso en otros tiempos se convierte en valioso ahora, era perversa la re-reelección de Menem y es buena la re-reelección de Cristina, ¿por qué? Era perversa la corrupción menemista ¿y no es perversa esta corrupción revolucionaria?... En verdad lo que ella quisiera y cree (CFK) es que es una ventaja ser funcionaria pública y no presentar declaraciones juradas y que nadie te investigue”.

Para Duran Barba, "Cristina K es la mujer más brillante de la historia argentina"

“Yo creo que Cristina va a dejar su gobierno con dos máculas indudables, que es el haber hecho dictar dos leyes para protegerse penalmente de dos delitos cometidos, el primero el encubrimiento a Boudou estatizando Ciccone, y el segundo el encubrimiento al haber hecho aprobar por ley el tratado con Irán, que es definitivamente un acto de encubrimiento, el delito comenzó a ejecutarse con la firma del convenio...”

“… Es difícil creer en Gils Carbó después de verla actuar como actuó, es difícil creer en Cristina cuando pretendió dejarle a la fiscal la posibilidad de cambiar fiscales en las causas a su antojo para poner el fiscal que en cada caso convenga…”.

“yo lo que siento … es que el peronismo hace mucho tiempo dejó de representar los intereses de la gente, se ha convertido en un partido cerrado….se parece mucho más a un regimiento que a un partido político, es un lugar donde no se debate, donde solo se cumplen las ordenes que imparte un general que se llama Cristina Kirchner, o una generala como le gustaría que le digan a ella, pero el partido carece de todo debate… Hoy en día en el peronismo … lo que más se valora y lo que más se premia es la obediencia, y como la verdad siempre me costó ser muy obediente de lo irracional no creo que me tengan a mí de ese lado”. Estas palabras las pronunció Alberto Fernández en marzo de 2014, y cómo su visión de futuro falló muchísimo, actualmente, no solo “lo tienen de su lado”, sino que ocupó el honorable cargo de presidente de la nación, acompañado en su fórmula por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Así, hoy el presidente cuenta con el tremendo desafío de articular sus anteriores dichos lapidarios contra CFK, su actual lugar cogobernando con ella, y cumplir con lo esbozado en su discurso híper republicano de asunción, al margen de “ex generalas” o gratitudes personales por haber sido “el elegido”.

El fiscal Félix Crous, de "Justicia Legítima", será el director de la Oficina Anticorrupción

Algunas de las numerosas designaciones polémicas del nuevo gobierno que indican que por este camino no se estaría enfrentando a la maldita corrupción:

  1. Daniel Reposo fue designado como subdirector general de la Coordinación Operativa de los Recursos de la Seguridad Social en la AFIP, y dicho funcionario se encuentra procesado por falsear un acta de Papel Prensa.
  2. El caso del cuñado del canciller Felipe Solá, Guillermo Chaves, viola la norma que prohíbe la designación de familiares de ministros en cargos del gobierno nacional, y este señor fue designado como jefe de su Gabinete de asesores.
  3. Otra designación polémica fue la del joven chef Ángel Francisco Mercado, como nuevo director del Banco Nación, quien tiene como único mérito para ocupar dicho cargo, ser el sobrino de la gobernadora santacruceña Alicia Kirchner.
  4. Ricardo Nissen, apoderado de Máximo y Florencia Kirchner en la causa Hotesur, será designado titular de la Inspección General de Justicia (IGJ), el organismo que justamente debe regular y controlar a esta y otras miles de empresas más.

Un lunes de curiosas designaciones: Daniel Reposo a la AFIP y Claudio Lozano al Nación

Solo algunas de las recientes designaciones “cuestionables”, y sin duda la designación de Ricardo Nissen (apoderado de los hijos de Cristina en la causa Hotesur) es la que despierta más dudas sobre las intenciones concretas y la libertad de acción de Alberto Fernández, de que no se siga operando contra la justicia y de que la corrupción deje de ser un enorme flagelo para los argentinos.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5052

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.