jueves 26 de mayo de 2022
OPINIóN Política en crisis
21-03-2022 17:55

La inflación no es un maleficio ajeno al gobierno

Como una muestra de la irresponsabilidad, reconociendo la propia ineptitud, la portavoz presidencial sostuvo que la inflación es “un maleficio”. Me pregunto si se les habrá prendido sola la maquinita de emitir billetes.

Como una muestra de la irresponsabilidad, reconociendo la propia ineptitud, la portavoz presidencial sostuvo que la inflación es “un maleficio”. Me pregunto si se les habrá prendido sola la maquinita de emitir billetes.

Desde el Senado de la Nación voy a insistir con el proyecto que oportunamente presenté (S-2409-21) para derogar la ley de Abastecimiento y sacarle al Ejecutivo ese instrumento que el gobierno amaga con usar como si fuera una navaja en su guerra contra la inflación.

Gabriela Cerruti se cruzó con Martín Tetaz: de la "inflación a propósito" al "ah, pero Macri"

Resulta ahora que el gobierno quiere tomárselas con los empresarios y comerciantes como si ellos fueran los culpables de la inflación, cuando en 2 años triplicaron la base monetaria del Banco Central. Y hasta algún sindicalista pidió expropiar empresas; como si la experiencia de Vicentin no le hubiera bastado al Presidente, quieren someterlo de nuevo a otra derrota política.

El gobierno debe enfrentar seriamente los problemas que causó, emitiendo dinero para Previajes, para subsidios, para financiar el “Plan Platita” electoral y para cuanta medida populista se le ocurrió. Y ahora, de pronto, se encuentra con una galopante inflación a la que la vocera presidencial caracteriza como un “maleficio”, como si el gobierno no tuviera nada que ver. Es claro que esto se puede solucionar, pero el primer paso es la seriedad y atreverse a llamar a las cosas por su nombre.

Gabriela Cerruti, sobre la relación de Alberto y Cristina

Por eso, lo primero que hay que hacer es derogar la trasnochada ley de Abastecimiento, que fue la antesala del Rodrigazo de 1975. Obligaremos al gobierno a pensar en serio y dejar de lado los atajos que conducen al abismo. Derogándola no vamos a dejar a nuestros ciudadanos “a merced de los mercados”, sino bajo el imperio de la ley de Defensa de la Competencia, que es la única ley que debe regir el comercio. Ella da suficiente autoridad y determina sanciones graves como para evitar los comportamientos abusivos. Y lo hace de un modo institucional y no al arbitrio de un secretario de Estado.

De una buena vez sería interesante que, en vez de buscar culpables en cualquier lado, el gobierno se mirara al espejo y se arremangase para trabajar en serio.

 

* Pablo Daniel Blanco – Senador Nacional – UCR – Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.