POLICIA
Neuquén

Drogas, alucinaciones y fuga: un joven murió incendiado en su casa y el padre confesó el crimen

Federico Cosetich (39) aseguró que "había sicarios que lo querían asesinar”, por lo que inició las llamas que mataron a Nazareno Jara (19). Antes de la tragedia, ambos habían tenido un fuerte altercado.

Incendio en Neuquén
Según los investigadores, Federico Costich estuvo consumiendo drogas con sus hijos antes del incendio | Gentileza: LMNeuquén

Un joven falleció durante la noche del martes luego de que se incendiara su casa en el barrio Cumelén de la capital neuquina. El padre de la víctima primero se dio a la fuga, pero más tarde se entregó a las autoridades y confesó ser quien provocó las llamas. Según relataron los investigadores, ambos habrían estado consumiendo drogas, siendo que el presunto perpetrador inició los focos debido a alucinaciones que estaba sufriendo.

La víctima fue identificada como Nazareno Jara, de 19, quien había discutido con su padre, Federico Costich, de 39, en los momentos previos al desenlace fatal. Según describieron desde el Ministerio Público Fiscal, los hechos tuvieron lugar en el domicilio en el que Costich convivía con sus hijos: Jara y una joven que también tenía 19 años.

Evacuaron el edificio de LuzuTV en Belgrano tras un incendio: la reacción de los conductores

La fiscal del caso, Lucrecia Sola, relató que los incidentes comenzaron el domingo pasado, cerca de las 3 de la madrugada, cuando el imputado golpeó a la chica en la cara y la arrojó al piso. Acto seguido, tomó un insecticida, inició un fuego y le quemó el rostro. La joven intentó escapar, pero su padre trabó las puertas y le impidió salir.

“Estamos frente a un caso de violencia de género, con una víctima en una clara situación de vulnerabilidad, producto de una situación de consumos problemáticos y que fue objeto de una violencia física y psicológica a lo largo de mucho tiempo”, explicó Sola.

Dos días más tarde, durante la noche del martes, se desencadenó una violenta discusión entre Costich y Jara, siendo que ambos tomaron un elemento contundente para atacar al otro: un palo de amasar y una jarra de vidrio. Sin embargo, la joven logró separarlos y evitar que la situación escalara.

Luego del altercado, el padre "mandó a dormir" a su hijo, quien obedeció y se dirigió a su habitación en el piso superior; mientras que él y su hija se fueron a comprar bebidas alcohólicas. Al regresar, el imputado tuvo alucinaciones, ante lo que alegaba escuchar ruidos arriba que pertenecerían a un grupo de personas con las que tenía una disputa previa. Por ese motivo, incendió el garaje.

En ese sentido, testigos aseguraron que el sospechoso afirmó que "había sicarios que lo querían asesinar” y que por eso inició las llamas, siendo que incluso quemó el auto que estaba estacionado dentro. Al respecto, la mujer que se encontraba junto a él indicó que el hombre no paraba de repetir que “la casa estaba llena de sicarios”.

Se incendió una planta de reciclaje en Barracas y debieron evacuar a algunos vecinos

Según informó LMNeuquén, Costich prendió fuego unos trapos y los arrojó a distintos lugares de la casa. Sumado a esto, habría encendido las hornallas de la cocina y arrojado encima un buzo bañado en aceite, producto de la paranoia. Cuando el fuego comenzó a propagarse por la propiedad, “arrastró a su hija al exterior y cerró con llave. Ella le decía que adentro estaba Nazareno, pero hizo caso omiso”, describió la fiscal Sola.

Los bomberos arribaron a la escena y, tras apagar el incendio, encontraron los restos calcinados de Jara en el sector del lavadero. Era el único individuo que se encontraba en la casa durante el hecho.

Costich permaneció sentado en una plaza que se encuentra frente a la vivienda por unos instantes, mientras veía cómo las llamas consumían el lugar, indicaron testigos. Luego, ayudado por familiares, se escapó y se mantuvo prófugo durante tres días. Sin embargo, se entregó en la Comisaría 3° de Neuquén, donde llegó acompañado por su abogado y confesó los hechos.

La audiencia y los cargos que le imputaron a Costich

La Justicia de Neuquén imputó a Costich por el delito de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haber sido cometido por un medio empleado para causar un peligro común respecto a Nazareno, por lo que le dictó prisión preventiva por cuatro meses. De acuerdo a la reconstrucción de los investigadores, el padre y los jóvenes estuvieron consumiendo drogas antes del incendio, hasta que en un momento los dos varones empezaron a discutir.

Sumado a esto, le formularon cargos por haber golpeado y quemado a su hija unos días antes del siniestro. Allí se solicitó que sea imputado por el delito de lesiones leves, doblemente agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género, en concurso real con privación ilegal de la libertad.

Incendio Neuquén
Federico Costich (39) había discutido con Nazareno Jara (19) antes del trágico desenlace.

Este sábado se desarrolló la audiencia imputativa, donde el detenido fue formalmente acusado de los delitos contra sus dos hijos. Tras presentar los cargos, la fiscal explicó que en el caso se dan los tres riesgos que prevé el Código Procesal Penal de Neuquén: de fuga, de entorpecimiento de la investigación y el peligro para la integridad de víctimas o testigos.

En esa línea, Sola resaltó un historial de situaciones y hechos de violencia que testigos le atribuyen a Costich y el temor que les infunde, pero también se refirió a que la pena de prisión perpetua que enfrentaría en caso de ser declarado responsable acrecienta el riesgo de fuga. Por eso, pidió ocho meses de prisión preventiva.

Incendio Neuquén
Costich fue imputado por el homicidio de su hijo y las lesiones a su hija (Fuente: Gentileza Diario Río Negro)

Luego de escuchar a las partes y descartar los distintos planteos que realizó la defensa, la jueza de Garantías Estefanía Sauli hizo lugar a la formulación de cargos y coincidió en la existencia de los tres riesgos procesales planteados por la fiscal, aunque fijó la prisión preventiva por cuatro meses, en coincidencia con el tiempo ordenado para la investigación.

Según detalló Diario Río NegroCostich pertenece a una familia de la comunidad gitana de Neuquén, vinculada al comercio de vehículos. Su hijo utilizaba el apellido materno (Jara) y por eso en las primeras horas fue difícil cotejar datos filiatorios. Por su parte, la hermana de Nazareno sigue siendo asistida por el Servicio de Atención a Víctimas y Testigos (SAVyT) de la fiscalía.

MB / ED