miércoles 01 de febrero de 2023
POLITICA VII CUMBRE DE LA CELAC

Críticas a la justicia, defensa de Maduro y Unasur: todo lo que dejó la cumbre Lula-Alberto

El mandatario de Brasil estrechó lazos con su par argentino en materia de cooperación en lo que fue su primer encuentro bilateral internacional desde que asumió la presidencia. Críticas al lawfare, la mención a Bolsonaro y la defensa de Maduro.

23-01-2023 22:58

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, cerró su primer encuentro bilateral desde que asumió como presidente el 1 de enero. Aprovechando el viaje por la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), a celebrarse este martes en Buenos Aires, el mandatario se reunió con Alberto Fernández y dio inicio a una nueva etapa en las relaciones de Brasil con la comunidad internacional.

Lula da Silva inició su tercer y último mandato presidencial en medio de un clima de tensión por el asalto a Brasilia. Tal como prometió, apenas asumió tomó medidas que lo diferenciaron de su antecesor, entre ellas el retorno de Brasil a CELAC luego de tres años de ausencia. Había sido Bolsonaro quien retiró al país del mecanismo regional por las discrepancias con los regímenes de Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Massa explicó que Argentina y Brasil buscarán "una moneda común, no única"

Así, el líder del Partido de los Trabajadores dio su primera muestra de pragmatismo considerando que tomó esa decisión en la previa a la séptima cumbre de los 33 jefes y jefas de estado del foro de concertación regional, con sede en Argentina, que ostenta la presidencia pro témpore. El valor de la visita fue por partida doble: por un lado, la mayor economía de América Latina (y donde viven poco más de un tercio de sus 600 millones de habitantes) volvió a la escena internacional. Por otro lado, dedicó su primera visita internacional a la Argentina de los Fernández, un símbolo alentador considerando lo anclada que está la economía argentina a la brasileña. Tal como definió una periodista brasileña presente en el Salón Blanco: el vínculo entre Brasil y Argentina es como un noviazgo en el que uno de los dos está más enamorado que el otro, pero siguen juntos.

“Quiero que sea un gesto para Brasil", explicó Lula da Silva ante la prensa local e internacional congregada en la Casa Rosada. Lo hizo junto con Alberto Fernández, con quien lo une una amistad que data desde 2019 cuando lo visitó en la cárcel. En primera fila estaba Janja da Silva, esposa y artífice de la campaña electoral del líder del PT. Abrazo y mención a Messi mediante, los mandatarios celebraron la firma de los acuerdos por parte de sus ministros y se mostraron unidos, especialmente en temas incómodos como la presencia de Maduro o las críticas al lawfare.

Celac CCK 20230123
Lula, Alberto Fernández y Evo Morales.

Lawfare y derechos humanos: la declaración de Lula y Alberto

En una declaración conjunta de 82 puntos, los mandatarios dieron inicio a la nueva etapa de la relación bilateral que tiene un "carácter estratégico" a la que "ambos países consideran como una política de Estado con impacto en el proceso de desarrollo económico y social de la región". Entre los puntos destacados también figuran las críticas al lawfare y el pedido de respeto al Poder Judicial, algo que resonó a nivel local por las críticas contra el oficialismo por impulsar un juicio político a la Corte Suprema.

“Ratificaron su convicción de que la democracia, el pluralismo y el respeto de los derechos humanos y las libertades individuales constituyen factores de progreso, prosperidad y paz social. Resaltaron el insustituible rol que las instituciones judiciales poseen en sus ordenamientos constitucionales como garantía de los derechos de las personas frente a las persecuciones por razones políticas y el lawfare. Destacaron que los sistemas republicanos de gobierno necesitan que las instituciones judiciales mantengan su independencia e imparcialidad frente a los intereses económicos, políticos y mediáticos”, reza el artículo dos del escrito.

En este sentido cobra relevancia también las posturas sobre los gobiernos de Nicolás Maduro en Venezuela y Daniel Ortega en Nicaragua, los polémicos invitados a la Celac, por las investigaciones en su contra de organismos internacionales por violaciones a los derechos humanos. También por las críticas a la presencia del presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, otro de los cuestionados invitados. Este doble standard llegó a los oídos del presidente argentino en plena conferencia de prensa de este mediodía, cuando todavía era una incógnita si el presidente venezolano arribaría al país.

La visita de Lula da Silva en 20 fotos: el día 1 de su retorno a la escena internacional

"La verdad es que la inquietud por la presencia del presidente de Venezuela y de Cuba es más una inquietud de los medios de comunicación que de los miembros de la Celac (...) La preocupación que debemos tener es el diálogo entre venezolanos, que recuperen la convivencia democrática y que sus derechos sean respetados", consignó Fernández al respecto. Poco después, Maduro confirmó que declinaría su visita al país, alegando un plan de la "derecha fascista" local para agredirlo.

Por su parte, Lula indicó: "Creo que deberíamos permitir tranquilamente que la autodeterminación de los pueblos sea respetada en todos los países, así como estoy en contra de la ocupación territorial rusa en Ucrania, estoy en contra de muchas injerencias en procesos de Venezuela". "Brasil va a reestablecer relaciones diplomáticas con Venezuela, con embajadas, y vamos a restablecer la relación civilizada entre dos estados autónomos, libres e independientes, lo que quiero para Brasil, lo quiero para Venezuela: respeto a mi soberanía y respeto a la autodeterminación de los pueblos", siguió.

Luiz Inacio Lula DaSilva en Argentina
Lula da Silva y Alberto Fernández.

La vuelta de Brasil

Los jefes de estado también dieron prioridad a la integración regional. En ese sentido, acordaron avanzar en la elaboración de un "Plan de Acción de Relanzamiento de la Alianza Estratégica Brasil-Argentina", que será anunciado en junio en Brasil con la presencia de Fernández, en el marco de los 200 años de las relaciones argentino-brasileñas.

Además del regreso de Brasil a Celac, Lula y Alberto también sellaron el relanzamiento de la Unión de las Naciones Sudamericanas (UNASUR), y avanzar en "mejoras continuas" del MERCOSUR, el bloque regional que sufrió la embestida del uruguayo Lacalle Pou en los últimos años.

En esa línea, defendieron el multilateralismo "como principio político fundante de todo orden regional y global y se comprometieron a trabajar mancomunadamente para asegurar su vigencia y lograr que las necesidades, desafíos y posibilidades de nuestros países sean receptados en los foros globales".

CD / ED