POLITICA
La Libertad Avanza al poder

Milei apuesta a un ajuste con consenso social y cree en una luna de miel extendida

El Presidente electo cree que la sociedad avalará y apoyará con cierto margen de tiempo el ajuste mediante medidas de shock, que piensa instrumentar desde este lunes. Aun así, hay voces libertarias que consideran que ese crédito se puede agotar antes de tiempo y ven necesario mostrar reacomodamiento de variables con resultados en 2024.

Javier Milei 20231209
Javier Milei | NA

A días de asumir la conducción de la Casa Rosada, Javier Milei, con las cifras que maneja su equipo, sabe que la situación económica y social es más que delicada, que la estanflación es un hecho y que es necesario encarar reformas profundas, tanto a nivel fiscal, monetario y cambiario. Con una sociedad, que lo acompañó de manera inapelable el último 19 de noviembre, consciente y avalando el ajuste, con paciencia suficiente. Algo que propios y ajenos a La Libertad Avanza comienzan a desconfiar y ya estiman una luna de miel de poco aliento ante las medidas de shock que se aproximan.

El economista se prepara para describir este domingo, en su primer discurso como presidente en funciones, el escenario de la economía, con números muy duros. Una descripción bien detallada de lo que dejó la gestión Alberto Fernández, con una herencia “letal” y una conclusión: que el remedio no puede ser otro que poner en marcha disposiciones de shock, muchas de las cuales aparecieron en plena campaña. Y que su base electoral lo acompañará, sin lugar a dudas, porque en definitiva piensa cumplir con lo que prometió.

Los tiempos de Milei no coinciden con los de dirigentes de LLA

Bajo ese eje, como le señalan fuentes libertarias a PERFIL, Milei imagina una luna de miel de largo aliento y es por eso que en sus primeras palabras como jefe de Estado su apuesta estará colocada por moderar expectativas, por apuntar a la comprensión, con una estanflación que es una realidad (algo que recalca en su cuenta de Twitter, compartiendo mensajes de economistas que dan detalles de la herencia que generó Unión por la Patria). Eso sí: el principal referente de LLA, que pretende avanzar con modificaciones en el plano monetario, fiscal y cambiario, ya dio indicios de que hay cuestiones que llevarán muchísimo tiempo, como el descenso de la inflación.

Desde su visión, habrá un combate con resultados a 18 y 25 meses porque, como dijo en varias entrevistas, "el día que uno frena la máquina de emisión de dinero, se tarda ese lapso para que la inflación desaparezca. No puede tardar menos de un año y medio en bajar la inflación". En ese sentido, mencionó que la suba de precios de los meses que vienen es una responsabilidad de la era Sergio Massa y "el plan platita".

Una cantidad de tiempo que por lo menos incomoda a algunos cuadros libertarios, que consideran que es necesario enseñar éxitos con mayor antelación por lo menos, dando una señal de esperanza y que probablemente la luna de miel o los famosos “cien días” que dispone cada mandatario electo no sean de larga duración. “Hay que acomodar variables y mostrar que hay un horizonte, que hay avance, sino podemos salir eyectados de la Casa Rosada antes de tiempo”, remarcan. Diana Mondino, la próxima Canciller, fiel a su estilo, se desmarca de cualquier proyección de la cúpula libertaria y habló sin tapujos, en una conferencia de industriales de la UIA, de los próximos seis como un lapso necesario para visualizar cambios, una idea de la que está plenamente convencida pese a que entra en cortocircuito con lo que expresa su líder político, quien aparece en un plan de administrador de ilusiones de sus votantes.  

Javier Milei
Javier Milei. Foto: NA

Un detalle para nada menor es que esos tiempos que manejan en LLA no forman parte de los relojes de aquellos sectores de la Argentina que tienen poder de fuego en las calles, con la CGT y los movimientos sociales a la cabeza. Ninguno de los dos colectivos, con sus discrepancias y tensiones puertas adentro, posee como meta saltar a la vía pública desde el minuto uno del nuevo gobierno. La idea del paro preventivo no entusiasma, como explica ante este medio un dirigente social de recorrido por barrios de la provincia de Buenos Aires y la función pública: “No se sabe que va a hacer Milei instalado en la Casa Rosada y no podemos imaginar qué puede pasar, creo que ni él tiene muy en claro qué camino debe seguir todavía”, explica.

Pero, anticipa que si el libertario “hace el 50% de lo que dijo en campaña, en marzo el país vuela por el aire porque no hay margen para seguir ajustando a la gente”. En la calle Azopardo también observan que la situación es más que compleja y que la sociedad no dispone de demasiado tiempo porque no votó, en definitiva, “para estar peor”, tal como dice uno de los principales referentes cegetistas. Por lo cual, el crédito del gobierno puede ser escaso aunque avisan de manera enfática que no piensan ser los protagonistas “del primer tiro” contra la gestión libertaria.

“Vamos a esperar a ver qué hace, si finalmente nos convoca a dialogar. Hasta el momento, no vemos a un gobierno de sesgo antisindical, como el de Mauricio Macri que quiso encarar una reforma laboral salvaje y que nos llevó a tomar medidas de fuerza”, agrega una alta fuente gremial, que incluso admite contactos con Guillermo Francos, hoy el principal armador político de Milei y encargado a partir del domingo del ministerio del Interior. ¿De qué hablaron? En buenos términos, la conversación estuvo dedicada a la recomendación de cuadros técnicos de parte del sindicalista para la asistencia de organigramas para la cartera del ex legislador nacional de Acción por la República, el partido de Domingo Cavallo.