domingo 25 de septiembre de 2022
POLITICA el rol del ministro de seguridad

Soldado de Alberto Fernández, Aníbal retomó el diálogo con Cristina

Desde febrero que no tenía contacto con la vicepresidenta. El atentado los volvió a juntar y fue ratificado en su puesto. El Presidente lo subió a su comitiva a los Estados Unidos. “Follow the money”, la frase de cabecera de Aníbal Fernández que ahora utiliza también para la investigación del ataque que sufrió Cristina Kirchner.

Ayer 01:06

Esta semana cumplió un año al frente del Ministerio de Seguridad, decimonoveno cargo que ocupa. Desde febrero no hablaba con Cristina Kirchner, a quien por el intento de asesinato fue a ver al Senado días atrás. Quedó ratificado por la vice y también por el Presidente. Defiende el accionar policial el día del ataque mientras repite que en este caso, como en otros, hay que seguir el dinero. “Follow the money”, dice. Una frase que tiene capturada en una imagen de su celular.

Un año atrás, después de la derrota electoral y una crisis política profunda, Aníbal Fernández asumía al frente de Seguridad. Sin ser parte del gabinete (era director de YCRT), fue uno de los mayores defensores de la gestión de Alberto Fernández, al igual que lo siguió siendo una vez que llegó al ministerio. Eso le valió un diálogo intermitente con Cristina Kirchner en los peores momentos del vínculo de la vice con el jefe de Estado.

El funcionario defiende a la custodia, pero reconoce que hay aprendizajes

La ex jefa de Estado y el ministro no se hablaban desde febrero. No volvieron a hacerlo el 27 de agosto cuando la Ciudad de Buenos Aires puso las vallas alrededor de su casa, sino recién tras el intento de asesinato se volvieron a sentar juntos. “Charlamos temita por temita y coincidimos casi en todo, por no decirte en todo”, dice Aníbal Fernández y asegura que “en ningún momento” le pidió el relevo de la cúpula policial por el accionar de la custodia el día del ataque. “Te lo resuelvo muy simple, te lo contesto para que te contestes sola, ¿Lo echaron a Diego Carbone?”, dice el ministro a PERFIL desde Nueva York, a donde llegó para acompañar al jefe de Estado y mantener encuentros con cuatro fuerzas de seguridad de Estados Unidos. Carbone es el histórico jefe de custodia de CFK, quien también cuidó a Néstor Kirchner. “¿Lo echaron a Fernando Tejerina que es el dos y el que se encarga de entrenar a las custodias? No. ¿Echaron a alguno? No. ¿Hay alguno preso? No. No hay una situación que pase por ese lugar. Son situaciones complicadas, situaciones que hay que aprender de ellas y prepararse para estar convencido de que no pueden dejarse flancos sueltos, nada más que eso”, agrega Aníbal.

Tras su paso por Nueva York, el ministro evalúa firmar un convenio con el FBI para capacitar agentes. Si de él dependiera, volvería a poner en debate el viejo proyecto con el que intentó avanzar durante la presidencia de Néstor Kirchner para crear un servicio secreto, pero cree que al quedar solo un año de gestión, sería difícil concretarlo.

Aníbal Fernández 20220831
Aníbal Fernández

 

Para este caso, Aníbal Fernández insiste con que hay que seguir el dinero, es decir, quién está detrás del financiamiento de la llamada “banda de los copitos”. “Aparecen personajes que por la estatura de trabajo que han llevado en otros casos, me dan a entender que cobran un dinero que no se puede pagar por los copitos, vendiendo copitos de azúcar ¿no?”, dice. Habla de los abogados (Brenda Salva y Gastón Marano) de los acusados que además trabajaban para dos legisladores del PRO, Karina Bachey e Ignacio Torres, quienes esta semana decidieron desafectarlos. “Todos estos no tienen ni estructura económica, ni capacidad intelectual, ni capacidad de cuadro para estar preparando una cosa de esas características”, asegura el funcionario.

También critica al ex presidente Mauricio Macri por calificar a los detenidos con unos “loquitos”. “Eso es de lo más poco serio e irrespetuoso. Porque por una casualidad no la mató como a un perro”, asegura.

“Follow de Money”, insiste el ministro. Ya no solo para llegar a quiénes están detrás del ataque a CFK, sino también para combatir los grandes delitos. Se convirtió en su frase de cabecera. Abre el celular y muestra una imagen que dice: “Forget what they told you. You want the truth, follow the money”.