sábado 28 de marzo de 2020 | Suscribite
POLITICA / deja buen arrastre para 2021
domingo 9 febrero, 2020

Un acuerdo rápido con los acreedores limita la caída del PBI a 1,5% este año

El escenario positivo permite la vuelta del financiamiento. Una demora en los tiempos que plantea el Ejecutivo puede presionar sobre la brecha cambiaria y acelerar la inflación.

por Juan Pablo Álvarez

Mercados. Un mal resultado de la negociación puede generar un escenario caótico. Foto: cedoc
domingo 9 febrero, 2020

Si Argentina resuelve rápido el tema deuda, habría una caída tenue en la actividad económica y un camino fértil para que en 2021 comience el despegue. Lo que no parece posible es que haya un rebote rápido como en la salida de la crisis de 2001.

Una negociación rápida de la deuda permitiría volver a los mercados internacionales y financiarse. Y no solo beneficiaría al Estado nacional, sino también a provincias y empresas.

La opción B es que no se llegue a buen puerto en las discusiones con acreedores y, en ese caso, hay una cierta coincidencia en que lo que se viene puede ser caótico.

“Nuestro escenario base contempla que la renegociación de la deuda se hace dentro del calendario estipulado por el Ministerio de Economía y el resultado es favorable, en el sentido de que permite al país retomar el sendero de sostenibilidad de la deuda”, avizoró Lucía Pezzarini, economista senior de la consultora Elypsis.

La especialista agregó: “Aún si esto sucede, este año volverá a ser recesivo. Proyectamos una baja del 1,6% debido a que, en el mejor de los casos, la actividad podrá comenzar a recuperarse en los últimos meses, de la mano de cierta recomposición de los ingresos reales y mayor acceso al financiamiento, tanto de parte de las empresas como de las familias”. Para que haya recuperación de salarios, Pezzarini le otorga una gran importancia a que se cierre el acuerdo de precios y salarios.

Obras barriales, la apuesta micro para generar empleo y actividad

En tanto, el economista jefe de Ecolatina, Matías Rajnerman, también cree que el escenario más probable es el de un acuerdo y, en ese caso, pronostica una caída del PBI del 1,5%. En tanto, si hay una respuesta adversa por parte de los acreedores vislumbra una contracción de la actividad del 2,5%.

Desde la consultora EcoGo, Juan Ignacio Paolicchi también pronosticó una caída del PBI si la negociación es positiva, aunque destacó que el país quedaría mejor parado de cara a 2021. “Con un acuerdo rápido la economía en 2020 seguiría en baja, pero dejaría un arrastre muy positivo de 1% o 1,2%. Por otro lado, tendrías una inflación alrededor del 35%, salarios un poco por encima de este número y se recuperaría el poder adquisitivo de empleados y jubilados”.

Demoras. La mayoría de los consultados coinciden en que una postergación en el acuerdo con acreedores privados y FMI impediría un rebote. “Si la negociación se complica, la reactivación se va a postergar. Afectaría al riesgo país, puede llegar a presionar la brecha cambiaria y acelerar la inflación”, resumió Julia Segoviano, economista de LCG.

“Si no es exitosa la renegociación o si se extiende en el tiempo, la escasez de divisas será mayor. Los vencimientos en dólares son muy importantes después del segundo trimestre y las reservas disponibles muy pocas”, dijo Amílcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur. “El problema será la presión sobre el tipo de cambio. Si se dispara mucho la brecha, se puede acelerar la inflación. En ese caso, la recesión continuará impactando sobre el nivel de empleo”.

Uno de los debates que surgen es qué es un buen resultado. Sebastián Maril, de Research For Traders, explicó: “En los canjes de 2005 y 2010 el 92% entró y la economía siguió creciendo, pero el otro 8% complicó las cosas. Hoy un 90% de adhesión a la propuesta sería un gran avance”.Maril añadió: “Un no arreglo es catastrófico y un acuerdo con el 75% de los acreedores, por más que permita activar las cláusulas de acción colectiva y aprobar la negociación, también puede complicar las cosas, si en ese 25% hay buitres".

Días atrás, la directora ejecutiva de EcoGo, Mariana Dal Poggetto había opinado en una entrevista radial: “Es más importante que la negociación sea rápida a que sea sostenible en el tiempo. Una negociación siempre es partir en el medio, uno dice 100 y el otro 50”. 

Una negociación rápida de la deuda permitiría volver a los mercados internacionales y financiarse. Y no solo beneficiaría al Estado nacional, sino también a provincias y empresas. Por citar un ejemplo, durante el año pasado el economista Ricardo Arriazu dio conferencias en las que explicó que con este riesgo paísVaca Muerta es inviable”. Esto se debe a que no se consigue financiación para cubrir las inversiones que requiere la posible panacea energética.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4948

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.