lunes 06 de julio de 2020 | Suscribite
POLITICA / construccion en stand by
domingo 9 febrero, 2020

Obras barriales, la apuesta micro para generar empleo y actividad

Durante este año el Gobierno tendrá escaso margen para expandir el gasto en la gran obra pública federal.

La gran obra pública no tendrá lugar en 2020. Foto: Cedoc
domingo 9 febrero, 2020

El economista John Keynes afirmaba que era mejor hacer un pozo y volver a taparlo antes que tener gente desocupada. La obra pública suele funcionar como reactivador de la economía. Pero en 2020 el Gobierno tendrá escaso margen para expandir el gasto en este sector.

La falta de caja será un condicionante infranqueable. “La inversión en estos rubros se va a mover tímidamente en 2020 y con mucha fuerza en 2021”, señalaron a PERFIL voceros del Ministerio de Obras Públicas. No obstante, desde esa cartera confían en que “algo de reactivación se va a sentir, pero sobre todo en el interior”.

El principal anuncio que hizo el organismo que conduce Gabriel Katopodis es el programa Argentina Hace, que tendrá una inversión de $ 8.500 millones y apunta a la pequeña obra pública en barrios: construcción de veredas, rampas, bicisendas y puntos de accesibilidad, desarrollo de infraestructura para mitigar el riesgo hídrico y construcción de equipamiento social. El Gobierno confía en que genere 20 mil puestos de trabajo con mano de obra local y que promueva “paridad de género y capacitación en oficios”.

Lo que parece que no va a arrancar aún es la gran obra pública federal, más allá de la finalización de trabajos que quedaron pendientes. Por ejemplo, se está avanzando en un acueducto en Chaco, que comenzó a construirse en 2011. Según declaró Katopodis en el programa radial Toma y Daca, siete de cada diez obras están paralizadas.

Gabriel Katopodis: "En Obra Pública tenemos una deuda de $ 35 mil millones"

“Desde 2018 la construcción viene sufriendo dificultades financieras y recesión. Respecto a la obra pública, en la actualidad hay crisis de pagos, obras paralizadas y desconocimiento de cuál es el futuro”, comentaron a PERFIL fuentes de la industria de la construcción. También agregaron: “Si se resuelve la cuestión de la deuda y hay una nueva ley de presupuesto, la estabilización de la economía puede traer algo de movimiento. Pero en la actividad privada lo central en todos los países es tener un sistema hipotecario activo, con precios razonables para compradores”.

Pendientes. Al igual que sucede con el Ministerio de Obras Públicas, la cartera de Desarrollo Territorial y Hábitat también tendrá como prioridad de corto plazo terminar lo que quedó pendiente. Días atrás, la ministra María Eugenia Bielsa afirmó que trabajan en entregar 11 mil viviendas del Procrear que están casi finalizadas. El otro objetivo para estos meses es liberar los pagos que se adeudan para que no se frene ninguna obra.

La semana pasada, Bielsa se reunió con el titular de Anses, Alejandro Vanoli, para constituir el nuevo Comité Ejecutivo de Procrear. Sin embargo, no hay ninguna nueva línea de créditos de este tipo en el horizonte cercano.

Los sectores asociados a la inversión tendrán que esperar para reaccionar. La obra pública va a estar bastante parada y aún no hay incentivos para la inversión privada”, señaló un informe de la consultora Abeceb. “La construcción terminó 2019 con una baja del 7,8% y se espera para 2020 una merma del 0,1%”, indicó el documento.

La economista de LCG Julia Segoviano agregó: “El principal canal para no aumentar el déficit fiscal es siempre el ajuste en gastos de capital, ya que una gran parte del gasto público está indexado, es automático y no se puede tocar. Y los subsidios a la energía también son una carga fiscal para el Estado”.

Desde EcoGo, el analista Juan Ignacio Paolicchi añadió: “Creemos que el gasto en capital se va a mantener constante en términos del PBI: que va a seguir siendo el 1,1% como en 2019, viniendo del 1,4% de 2018”. Paolicchi destacó que la construcción es una de las actividades con mayor elasticidad empleo-producto: cuanto más crece ese sector, más empleo hay.

Por su parte, Matías Rajnerman, de Ecolatina, cree que es poco lo que puede mover la obra pública en 2020: “Si bien está determinado por lo que pase con la deuda, no hay margen. Porque las jubilaciones y pensiones son la mitad del gasto. El Gobierno anterior buscaba llevar adelante obra pública mediante las PPP (participación público-privada), pero no funcionó”, consideró.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5048

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.