sábado 03 de diciembre de 2022
PROTAGONISTAS su secreto personal

Alfonso Prat Gay de paseo por Palermo junto a su novia Natalia

Se conocieron en el hotel donde ella trabajaba y en el que él suele usar para mantener reuniones. Cultor del bajo perfil en su vida privada, nunca la presentó socialmente.

16-06-2013 05:01

Siempre, dicen, detrás todo hombre hay una gran mujer. En el caso de Alfonso Prat Gay, uno de los políticos carilindos y merecedor del mote de baby face, tiene una compañera de ruta que él ha preferido mantener al margen de su vida pública. Quizá, movido por esa estrategia que se aconseja a los galanes noveles –en Argentina y en el exterior–, la de no mostrarse en pareja para “cotizar” mejor en el mercado: un galán sin novia genera mayor expectativa y deseos en sus fans que aquel que tiene compañía. Y, en el caso de un político, puede ser una herramienta para sumar votos femeninos. El marketing lo es todo.

En el caso de este economista, mantener a su pareja fuera del circuito mediático pueda suscribirse a una cuestión de estilo. Consultada por PERFIL, la asesora de prensa de Prat Gay se mostró sorprendida por que un medio se interesara por publicar una foto de su jefe caminando con su novia por Las Cañitas y, después de consultarlo con él, se excusaron de contestar cualquier pregunta respecto a la relación sentimental del político.

Identikit. Nacida en el seno de una familia italiana, Natalia, tal el nombre de la pareja actual de Prat Gay, es una treintañera, ex estudiante de hotelería que trabó primero amistad y luego una relación con el político mientras ella trabajaba en el hotel Sofitel de la calle Arroyo. En el restaurante de ese hotel, él solía mantener reuniones o entrevistas con sus pares o empresarios, ya que su oficina queda en diagonal a ese establecimiento. Si bien la relación es estable, la pareja aún no convive, al menos oficialmente.
Prat Gay tiene 47 años y es padre de tres hijos: Clara, Alfonso e Iñaki, fruto de su relación con Lourdes, con quien se casó a los 28 años. Curioso e interesado por la economía, y definido como un liberal ortodoxo y neokeynesiano, realizó posgrados en los Estados Unidos, donde luego trabajó para la controvertida JPMorgan, en Nueva York.

En 2002 llegó a ser presidente del Banco Central y ocupó ese sillón hasta 2004 –durante las presidencias de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner–. La ruptura con el fallecido ex presidente, señalaron las crónicas de entonces, se debió a diferencias en las estrategias que tenían aquel y su ministro de economía, Roberto Lavagna, respecto de las políticas inflacionarias y de la independencia del Banco Central.
Su amplio curriculum incluye la creación de la fundación Andares, dedicada al apoyo a las microfinanzas, es cofundador y socio de Tilton Capital, una empresa de asesoramiento en el manejo de activos, dicta cursos de posgrado en la Universidad Torcuato Di Tella y es miembro del Consejo Académico de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Católica Argentina.

“Soy muy exigente. Pero no sólo conmigo, también con los demás. Sin embargo, tengo claro que también se aprende mucho de los fracasos y que no se juega todo en una elección”, dijo una vez en una entrevista a la revista Para Ti. En 2008 lideró los equipos técnicos de la Coalición Cívica y ARI. El 10 de diciembre de 2009 asumió como diputado nacional integrando el bloque de la Coalición Cívica-ARI, donde presidió la comisión de Finanzas e integró como vocal las de Presupuesto y Hacienda, Economía, Ciencia y Tecnología, Pymes y Defensa del Consumidor. Desde 2009 es diputado electo por el acuerdo Cívico y Social por la Ciudad de Buenos Aires. Para las próximas elecciones se presentará como senador luego de romper con Lilita Carrió, con quien, como muchos, terminó enemistado.

Influencias. Alfonso Prat Gay nació el 24 de noviembre de 1965. Estudió en el secundario en el Colegio Cardenal Newman –como, por ejemplo, Mauricio Macri– y luego se recibió con medalla de oro de economista en la Universidad Católica Argentina. En la familia lo llaman “el Negro” porque su piel se curte fácilmente por el sol. En lo estrictamente privado, ha logrado la fidelidad de su presente círculo político, cuyos miembros, consultados por PERFIL, han preferido mantener silencio sobre Natalia. Sólo un “ex amigo” político se animó a enumerar cualidades sobre ella priorizando que es una mujer que entiende por qué debe vivir “escondida” de los medios.

En esta Nota