miércoles 05 de octubre de 2022
PROTAGONISTAS el funeral de isabel ii ingresa en su última etapa

Carlos III pasó su primera semana como rey y se prepara para el funeral de Estado

Con su nuevo cargo, Carlos III cerró su gira por ciertos puntos de Inglaterra donde el clima independentista afloró con la muerte de Isabel II. Ya en Londres, pasó junto al féretro en compañía de sus hermanos para la llamada “vigilia de los príncipes”. Fuera de eso, un par de gestos innecesarios que tuvo en público generaron críticas, así como su día de descanso a cuatro días de asumir, y también el despido de cien empleados que tenía como príncipe.

17-09-2022 01:58

El adiós a Isabel lI comienza su última fase, que culminará el lunes con el funeral de Estado y todo el boato, el protocolo y la seguridad que demanda tener tantos invitados al acto que marca el fin de una era en la monarquía británica. Entretanto, Carlos III, su hijo y sucesor en el trono, cumplió su primera semana como rey de Inglaterra. 

Ayer, culminó en Gales su gira por el Reino Unido como nuevo monarca. “Diolch o galon ichi am eich geiriau caredig” (“Gracias de corazón por sus cálidas palabras”), dijo en galés luego de recibir el pésame del Parlamento regional. Según algunos medios ingleses detallaron estos días, la muerte de Isabel II –símbolo de cierta unidad durante siete décadas– reimpulsó el sentimiento independentista no solamente en Gales, sino también en Escocia e Irlanda del Norte. Por eso, esta gira de Carlos III se considera crucial para que ese impulso no detone en hechos concretos en un 2022 que presenta un país con una nueva y ultraconservadora primera ministra –Liz Truss– y un clima económico complicado producto de la guerra Ucrania-Rusia. 

Vigilia breve. Fuera de la gira, Carlos III se sumó ayer, ya en Londres, a otro de los actos programados: velar por la noche el féretro de su madre, junto a sus dos hermanos y su hermana en la llamada “vigilia de los príncipes”.Esta es una tradición que se remonta a 1936, cuando los cuatro hijos de Jorge V –abuelo de Isabel II– hicieron guardia en torno al ataúd.

Carlos y sus hermanos ya velaron el féretro el lunes en Escocia, donde Isabel II falleció. Pero ese día, Andrés no vistió su uniforme militar, un honor del que la propia reina lo había privado en vida debido a su famoso escándalo sexual, que se cerró con un acuerdo económico este año. Pero ayer, como excepción, se le permitió llevar ese uniforme, algo que también se le habilitó al príncipe Enrique hoy sábado, cuando participe junto a los otros siete nietos de la reina en una vigilia similar a la de anoche. Dos detalles que para el afuera no tienen significancia particular pero para adentro sí. Un detalle: la vigilia de hijos y nietos de Isabel II es, por su duración, un hecho simbólico. No excede los veinte minutos, tiempo que alcanza y sobra para sumar fotos e imágenes de televisión a las muchas que se acumulan desde que se oficializó la muerte de la reina.

Traspiés. Más allá de las imágenes de este funeral extendido, hubo hechos protagonizados por Carlos III que fueron objeto de críticas, algo a lo que toda la familia monárquica está acostumbrada. Dos fueron escenas provocadas por una lapicera durante una firma de documentos, y antes con un tintero. La cordialidad no acompañó al nuevo rey en esos dos momentos. A eso se sumó que se pidiera un día de descanso a cuatro días de asumir como monarca, y finalmente que unos cien empleados que estaban a su cargo siendo él príncipe de Gales fueran despedidos en medio de este clima de adiós a la reina. Según datos oficiales, como príncipe, Carlos tenía 101 empleados, mientras que su madre Isabel II tenía un staff permanente de 491 personas.

Sorpresa. Ayer, David Beckham fue una de las miles de personas que se acercaron a la capilla ardiente para despedir a Isabel II. “Es muy emotivo, el silencio y la atmósfera en la sala son muy difíciles de explicar, pero todos estamos aquí para dar las gracias a su majestad por ser tan amable y cariñosa a lo largo de los años. (...) “Era nuestra reina y el legado que deja es increíble”, dijo Beckham a un grupo de periodistas, vestido al estilo Peaky Blinders. “Este día siempre iba a ser un día difícil. El momento más especial para mí fue recibir mi orden del imperio británico (fue en 2003); llevé conmigo a mis abuelos, que eran grandes monárquicos (...) he tenido mucha suerte de poder tener algunos momentos así con la reina”.

 

Efecto colateral ‘post mortem’

Un efecto colateral quizás esperado de la muerte de la reina Isabel II fue el renovado interés por la serie The Crown (La corona). Si bien ya había tenido un excelente suceso cuando se estrenó la primera temporada, en 2016, ahora todas las temporadas disponibles se reposicionaron en la cima de las preferencias entre quienes son usuarios de Netflix. Según datos de dicha compañía, la serie registró 17,6 millones de horas de transmisión en lo que va de la semana. The Crown, creada por Peter Morgan, se centra en la vida de Isabel II y en la familia real británica; de hecho, se estaba filmando una nueva temporada que, lógicamente, se suspendió hasta que terminen los funerales de la monarca.

En esta Nota