domingo 05 de febrero de 2023
PROTAGONISTAS MONARQUÍA BRITÁNICA

La reina Isabel II sufrió un "doloroso" cáncer en el último año de vida, reveló un amigo

Gyles Brandreth, confidente del fallecido príncipe Felipe, trazó en un nuevo libro cómo fue la vida de la monarca británica en sus últimos meses: "Siempre supo que el tiempo que le quedaba era limitado". Afirmó, además, que la muerte de su marido fue tan repentina que ella no pudo despedirse.

28-11-2022 12:40

La reina Isabel II de Gran Bretaña luchó contra un "doloroso" cáncer de médula ósea en el último año de su vida, a pesar de la afirmación oficial de que murió de "vejez" en septiembre de este año, según afirmó en un nuevo libro el autor Gyles Brandreth, amigo cercano del también fallecido príncipe Felipe.

"Había escuchado que la reina tenía una forma de mieloma, cáncer de médula ósea, lo que explicaría su cansancio y pérdida de peso y esos 'problemas de movilidad' de los que con frecuencia nos hablaron durante el último año de su vida", escribió Brandreth sobre Isabel II, fallecida a los 96 años.

En su libro Elizabeth: An Intimate Portrait, el autor explicó: "El síntoma más común del mieloma es el dolor óseo, especialmente en la pelvis y la parte baja de la espalda, y el mieloma múltiple es una enfermedad que suele afectar a los ancianos.

¿De qué murió Isabel II? Tres semanas después, se reveló la causa de muerte de la reina

reina isabel
La foto que compartió el palacio de Buckingham al anunciar la muerte "en paz" de Isabel II, de 96 años.

"Actualmente, no existe una cura conocida, pero el tratamiento, que incluye medicamentos para ayudar a regular el sistema inmunitario y medicamentos que ayudan a prevenir el debilitamiento de los huesos, puede reducir la gravedad de los síntomas y prolongar la supervivencia del paciente en meses o dos o tres años".

En el último año de su vida, la salud de la monarca británica se agravó y su fragilidad creció, lo que la obligó a no participar en varios compromisos públicos. El palacio informó que sufría de "problemas de movilidad" y el certificado de defunción indicó que había muerto de "vejez".

"La verdad es que Su Majestad siempre supo que el tiempo que le quedaba era limitado. Ella aceptó esto con todo con la gracia que era de esperarse", escribió.

reina isabel
La última aparición pública de Isabel II fue durante los festejos por sus 70 años de reinado, el Jubileo de Platino.

Las últimas horas de Isabel II: primeros ministros, animales y un "adiós" que no pudo decirse

"¿Le dieron esteroides a la reina para ayudarla a pasar ese importante último día de servicio hace dos semanas? ¿Ese moretón en el dorso de la mano que vimos en las fotografías de ella con Liz Truss era la marca dejada por una cánula intravenosa? ¿O fue simplemente el tipo de hematoma accidental que viene con la vejez? Todo lo que sé es que la 'causa de la muerte' en su certificado de defunción se dará simplemente como 'vejez', tal como lo fue para el duque de Edimburgo el año pasado", dijo Brandreth.

Brandreth escribió que la monarca con más años de servicio en el Reino Unido sufrió episodios de baja energía, a pesar de que les dijo a sus asistentes que estaba decidida a mantenerse ocupada después de la muerte del príncipe Felipe, que fue su esposo durante 73 años.

"Mi esposo ciertamente no lo habría aprobado", se dice que dijo, anulando cualquier intento de hacerle disminuir su agenda pública. "No quería ceder a ninguna forma de autocompasión", dijo Brandreth. La nuera de Isabel II y actual reina consorte, Camilla, le dijo al autor que la monarca se mantuvo "imparable" durante su último año de vida.

reina isabel
"¿Ese moretón en el dorso de la mano que vimos en las fotografías de ella con Liz Truss era la marca dejada por una cánula intravenosa? ¿O fue simplemente el tipo de hematoma accidental que viene con la vejez?", se pregunta el autor del nuevo libro.

Sin embargo, Gyles Brandreth escribe que para octubre de 2021 la reina se había esforzado tanto en cumplir sus actividades oficiales que sufrió un repentino "bajo de energía", tuvo que ser hospitalizada y los médicos la instaron a que se lo tomara con más calma.

Isabel II, una "reina de hierro" en medio de tormentas

En los últimos meses de su vida, la salud de la reina se deterioró rápidamente: "La verdad es que Su Majestad siempre supo que el tiempo que le quedaba era limitado", escribió Brandreth. "Ella aceptó esto con toda la gracia que cabría esperar", agregó.

La reina Isabel II no pudo despedirse de su marido

reina isabel
Una de las últimas fotos de la reina, cuando confirmó a Liz Truss como primera ministra.

Cuando el príncipe Felipe se retiró de la vida pública en 2017, él y la reina pasaban semanas sin verse, aunque hablaban regularmente por teléfono. Aunque a algunos les pareció extraño, Isabel II entendió que su esposo quería "terminar sus días a su manera", dijo Brandreth.

El autor dijo, sin embargo, que el longevo matrimonio "descubrió un nuevo consuelo en la compañía mutua" durante el extenso confinamiento por el covid, que pasaron juntos en los castillos de Windsor, Sandringham y Balmoral (Escocia).

Cuando la salud del príncipe, de 99 años, se deterioró, Isabel II se mostró  "decidida a estar con su esposo cuando este muriera, y apenas se separó de su lado en las últimas semanas de su vida", explicó Brandreth. "Pero Felipe se fue tan rápido el 9 de abril del año pasado que el personal no pudo despertarla a tiempo para verlo".

El amado tío y consejero del rey Carlos III, ¿un perverso abusador de menores?

"El duque de Edimburgo había estado en una cama de hospital, instalada en su vestidor en el Castillo de Windsor. Esa mañana fue al baño ayudado por una enfermera", escribió. "Cuando regresó, dijo que se sentía un poco mareado y que quería ayuda para volver a la cama".

La enfermera llamó al ayuda de cámara del duque y al paje de la reina, Paul Whybrew, en busca de ayuda, y murió antes de que se pudiera llamar a Isabel. "La reina aún no se había levantado. Y no la llamaron hasta que llegó un médico y declaró muerto al duque"

Isabel II asistió al funeral de su marido el 17 de abril. "A pesar de su intenso dolor personal, fue una fuente de gran consuelo para su familia y vio que era su 'deber cristiano' seguir adelante lo mejor que pudiera", escribió el autor. "La vida continua", dijo la reina.