1st de March de 2021
SALUD Pandemia
04-05-2020 21:20

Barrio por barrio: cómo está la situación del coronavirus en las villas porteñas

Informaron que hay 223 casos de COVID-19 y aumenta la preocupación. Los detalles de las medidas y campañas de concientización para evitar un pico de infectados.

04-05-2020 21:20

Uno de los posibles focos de contagios del coronavirus que más preocupan al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires son las villas porteñas. En los barrios vulnerables crece la cantidad de casos y empiezan a aparecer las primeras muertes.

En ese marco, el Gobierno porteño informó cómo avanza la situación en cada barrio vulnerable y detalló las medidas y campañas de concientización que llevan adelante para que no empeore la cantidad de infectados.

El Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires informó que hasta este lunes 4 de mayo se registraron 223 casos de COVID-19 en los barrios vulnerables. Asimismo, ubicaron a la Villa 31 (133 contagios) y al Barrio Padre Ricciardelli (1-11-14)  (67 casos) como los más afectados.

La distribución de los demás casos se completa con tres en el Barrio Ramón Carrillo; dos en Ciudad Oculta; dos en Barrio 20;  uno en Barrio Fátima; uno en Barrio 21-24; uno en Rodrigo Bueno; uno en Piletones; otro en el Barrio Mitre y once de vecinos que viven en barrios vulnerables pero eligen no dar a conocer su paradero.

Temor al contagio, hambre y hacinamiento: cómo se vive la cuarentena en las villas

En tanto, el equipo de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Ciudad trabaja con 75 casos sospechosos de haber contraído el virus, por tratarse de contactos estrechos de los casos positivos.

Para hacer frente a la pandemia, desde el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat se pusieron en marcha 4 líneas de acción orientadas a mitigar el impacto del virus.

En primer lugar, una campaña de concientización sobre el contagio. A partir de la tercera semana de marzo se comenzó con una campaña de concientización para prevenir contagios de coronavirus en todos los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires. Se repartieron folletos modalidad “bajo puerta” para evitar contacto entre las personas. También se comunicaron las medidas de prevención vía redes sociales, grupos de Whatsapp a cargo de los referentes de cooperativas barriales y las Juntas Vecinales, sms, llamados telefónicos, radios comunitarias y a través de instituciones religiosas.

Además, se realizan recorridas territoriales con megáfonos por las calles internas de los barrios, y se articuló la comunicación con comedores barriales para que entreguen material de difusión junto a las raciones de comida. En todas esas oportunidades se aprovechó para informar sobre la prevención del dengue.

El Gobierno porteño también apuntó a la seguridad alimentaria buscando reforzar los comedores, merenderos y centros de primera infancia. El Ministerio distribuye raciones de comida en 561 puntos de la Ciudad entre comedores (471), centros de primera infancia (75) y jardines comunitarios (16).  De los 471 comedores, 316 se encuentran en barrios populares, informaron,

Asimismo, se aumentaron la cantidad de raciones para los comedores en abril más de un 30% con respecto a febrero de este mismo año, pasando de alimentar alrededor de 90.000 personas a más de 105.000.

A fin de evitar el contacto entre personas, los vecinos no utilizan los espacios comunes para comer, sino que retiran la comida y la llevan a sus casas, y para evitar la aglomeración de personas, se extendió el horario de atención y se promovió la entrega de la comida mediante turnos. A todos los comedores se les mandó un kit de limpieza y también envases plástico descartables para aquellos vecinos que no tengan con qué llevarse la comida.

Entrevista al padre Pepe: "En las villas, la vereda es una extensión de la casa"

Durante el mes de abril se incorporaron distintos puntos de entrega de alimentos secos para atender la demanda creciente de los comedores. Estos nuevos puntos cubren la demanda de alimentos de aproximadamente 20.000 personas.

En cuanto a la higiene y salud, el Gobierno porteño informó que  se llevan adelante operativos de limpieza de hidrolavado, tanto en los complejos habitacionales como en los barrios. Reunieron a tres cooperativas que limpian con agua y cloro las calles, veredas y fachadas de casas que desinfectan los espacios comunes de los barrios.

Además, los equipos territoriales del ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat realizan operativos con camiones que limpian con mangueras, vivienda por vivienda. De las 34 cooperativas de barrido y saneamiento que actualmente desarrollan actividades, tres están rociando vivienda por vivienda con agua y cloro. También informaron que se agilizó el sistema de recolección de residuos.

Por su lado, tras los reclamos por la falta de agua de algunas villas, AySA informó que "colabora con el Gobierno de la Ciudad para encontrar la solución a través de su equipo técnico". "Debido a los inconvenientes en la infraestructura del Barrio 31 de Retiro -responsabilidad es del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires- la empresa AySA asiste, en caso de que sea solicitado, con el envío de camiones cisternas", comentaron en un comunicado.

En esa línea, agregaron que la presidenta de AySA, Malena Galmarini, y el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, mantuvieron una comunicación sobre los problemas en las villas. "La red interna del barrio fue construida y es operada por el Gobierno de la ciudad quien debe garantizar el servicio. AySA lleva el agua con presión suficiente para la distribución hasta la conexión en la línea municipal y la red perimetral que lo rodea", siguieron.

"Si bien la empresa no tiene jurisdicción técnica dentro de la red interna al barrio, AySA continúa trabajando y asistiendo a los vecinos del Barrio 31 mientras el inconveniente no pueda ser resuelto por el Gobierno de la Ciudad", manifestaron.

"En las villas el temor y el cuidado están, pero la realidad más grande es el hambre"

Por último, el Gobierno porteño informó sobre las medidas especiales para los adultos mayores -el mayor grupo de riesgo- en los barrios vulnerables. En esa línea, se refirieron a la campaña de vacunación para los mayores de 65 en los barrios populares, aclarando que todos los mayores tienen asegurada su vacuna contra la gripe.

Asimismo, agregaron que cuentan con 28 centros de resguardo en barrios, 339 camas totales, 189 para personas mayores, 150 para personas en situación de calle o personas con consumo de sustancias prohibidas, y 150 camas en hoteles. Como también ya está en funcionamiento 1 Centro en el Barrio 15, en la Parroquia Caacupé (4 adultos mayores haciendo aislamiento)

También comentaron que los mayores que viven solos en situación de vulnerabilidad: pueden realizar el distanciamiento en sus casas con la ayuda de promotores de salud de los barrios. Se va a asignar un promotor capacitado para que los asista en las compras, los acompañe afectivamente y fomente las medidas de cuidado e higiene del domicilio. Se establecerá un promotor barrial cada 10 adultos mayores.

En ese sentido, aclararon que esta asistencia también la puede ofrecer un familiar o un vecino siguiendo las mismas indicaciones. Para los mayores que viven con sus familias en situación de vulnerabilidad y por las condiciones de su vivienda no puedan hacer el distanciamiento en su propio domicilio, la Ciudad les ofrece alojamiento en establecimientos acondicionados para realizar el aislamiento sin descuidar su vinculación afectiva. Algunas opciones son centros comunitarios, geriátricos, clubes de barrio y hoteles.

ED/MC